<
>

Cien historias rumbo a Qatar 2022: Achraf Hakimi, la prueba de que desde los laterales puede nacer el fútbol

Achraf Hakimi, lateral derecho marroquí de 23 años y figura excluyente de su Selección de cara al Mundial de Qatar 2022 AP

Muchos especialistas marcan que la posición de lateral es de las menos elegidas por los jóvenes a la hora de iniciar su carrera futbolística, por la obvia dificultad de resaltar y trascender desde una función que durante toda la historia estuvo a la sombra de otras más luminosas. Sin embargo, en los últimos tiempos la relevancia de los marcadores de punta ha crecido y surgieron grandes figuras desde las bandas. Achraf Hakimi es una prueba viviente de esto.

El defensor marroquí de 23 años es la figura excluyente de su Selección de cara a la Copa del Mundo de Qatar 2022 y lo hace desde el lateral derecho.

Aún cuando podría destacar más adelantándose en el campo, Hakimi se mantiene firme en su posición, otorgando solidez en la marca y plena libertad para atacar y aportar su despliegue en la fase ofensiva. Es el líder de la defensa y también del ataque.

Pero no solo es fiel a su posición predilecta en el campo, sino que lo es a sus raíces. Hijo de padres marroquíes, decidió defender esta bandera desde siempre, aun cuando posee la ciudadanía española por haber nacido en Madrid.

Surgido de las divisiones menores de Real Madrid, Hakimi en pocos años ya ha jugado en cuatro de las mejores ligas del mundo. Debutó en el Merengue en la temporada 2017/18 y luego fue cedido a Borussia Dortmund donde tuvo su explosión como uno de los mejores laterales del continente.

En el año 2018 y 2019 fue elegido el mejor futbolista africano Sub 21 de esas temporadas, lo que llamó la atención del Inter de Milán, que desembolsó más de 40 millones de euros al Madrid para adquirir su ficha.

En 2021 fue pieza importante del Inter campeón de Serie A que rompió la hegemonía de Juventus tras muchos años. El defensa participó de 15 goles para el nerazzurri y su crecimiento no se detuvo, ya que Paris Saint-Germain decidió apostar por él y gastó 60 millones de euros para convertirlo en el lateral derecho de su súper equipo, junto a enormes estrellas como Lionel Messi, Neymar y Kylian Mbappé.

Con este último desarrolló una gran amistad, siendo de los más cercanos al francés en el plantel, hoy en la mira por su complicada relación con sus compañeros de vestuario.

"Somos muy buenos amigos. Nuestro entendimiento es algo que sucedió naturalmente. Tenemos la misma edad, nos gustan las mismas cosas y eso es lo que nos une dentro y fuera de la cancha", relató el marroquí en el pasado. Incluso fue su guía en Madrid, cuando los medios marcaban la inminente llegada de Mbappé al conjunto Merengue, pero el propio defensor admitió que se enteró de la permanencia de su amigo en PSG varios días antes y no podía contárselo a nadie.

Esta relación tan cercana dio lugar a un video que se viralizó en los últimos meses, donde Mbappé le reclamaba efusivamente a Hakimi que le dé el balón: “No basta con lamentarse, tienes que darme los pases”, fue la frase que llamó la atención de todos, pero su cercanía puede explicar este nivel de confianza entre ambos.

Hakimi puede ser comparado a los inicios de otro gran lateral como lo fue en su momento el galés Gareth Bale en Tottenham.

Tras destacarse por la banda izquierda como defensa con el correr de los años fue adelantándose en el campo de juego, terminando como uno de los mejores extremos del mundo en Real Madrid.

La vocación defensiva de Hakimi es más destacada que la del galés en el pasado, pero su enorme velocidad y habilidad en el último tercio de la cancha lo convierte en un arma ofensiva muy potente.

Poco tiempo le llevó al lateral en convertirse en el líder de Marruecos dentro del campo. Su debut con Marruecos fue el 11 de octubre de 2016, en un amistoso que Los Leones le ganaron por 4-0 a Canadá. Menos de un año después, el 1° de septiembre de 2017, convirtió su primer gol con la camiseta de su Selección, en una goleada 6-0 ante Mali.

Esta será su segunda experiencia mundialista, tras un decepcionante Mundial de Rusia 2018, quedando fuera en fase de grupos, tras perder ante Irán y Portugal y empatar frente a España.

Hakimi ya no es la gran promesa, sino que es una realidad y buscará cambiar la cara de su selección en Qatar, pero no la tendrán nada fácil. Marruecos comparte el grupo F con Bélgica, Croacia y Canadá.

Si quieren igualar su mejor actuación mundialista (octavos de final en México 1986) deberán superar, al menos, a una de las potencias europeas y al sorprendente equipo norteamericano.

Para esto, será vital que Hakimi lidere a ‘Los Leones’ desde el lateral derecho, un lugar no tan habitual para ser el faro de un equipo.