<
>

El Personaje: Akinfenwa, el futbolista más fuerte del mundo

play
Un gol de peso para la victoria del Wycombe (0:13)

Akinfenwa, delantero de más de 100 kg, sello la victoria para su equipo frente al Stourbridge. (0:13)

Nunca llegó a jugar en la Premier League ni tampoco en la Championship (la segunda categoría del país), pero su popularidad en la Inglaterra futbolística es absoluta. Camino de los 38 años ha repartido sus goles en multitud de equipos, siendo el Wycombe Wanderers, de tercera, el actual. Se llama Adebayo Akinfenwa, es conocido como The Beast y pesa más de 100 kilos. Probablemente sea el futbolista más fuerte del mundo.

Imposible de pasar desapercibido por su imponente físico, Akinfenwa ha sido protagonista de no pocos reportajes en Inglaterra, recibido homenajes de los aficionados de todos los clubs, hasta 14 diferentes, de su carrera y convertido en un personaje sin igual.

Con cerca de 203 mil seguidores en twitter, su figura le persigue allá donde va, algo que se toma con toda la naturalidad del mundo. “No sigo ninguna dieta especial” reconoció durante una entrevista en la que se le preguntaba por su peso, habiendo convertido las burlas de sus inicios en elogios cuando se acerca al final de su carrera.

Nacido en Londres e hincha del Liverpool, la carrera deportiva, modesta, de Akinfenwa comenzó en Lituania, enrolándose a los 19 años en el Atlantas porque el cuñado de su representante conocía a un directivo del club, en una aventura de la que nunca guardó buen recuerdo por los ataques raciales que allí sufrió. “Yo venía de Londres, donde nadie me faltaba al respeto y allí fue muy duro” explicó durante una entrevista. A mediados de 2002 rescindió su contrato y regresó a Gran Bretaña, fichando por el Barry Town de la Premier League de Gales, que abandonó no mucho después por los problemas financieros del club para incorporarse al Boston United, donde comenzó su colección de cambios.

Incapaz de asentarse y no recibiendo la confianza de sus entrenadores, pasó hasta por cuatro clubs diferentes en una misma temporada entre la tercera y cuarta división hasta recibir una llamada que cambió el curso de su carrera. Leroy Rosenior vio en su imponente físico una buena ocasión para el Torquay United, recién ascendido a la League One (tercera división) y le ofreció una temporada de contrato. Cerró el curso con 16 goles y una buena reputación en las categorías de segundo nivel, lo que le abrió las puertas del Swansea, al que se marchó rechazando la oferta de renovación en el Torquay.

Autor del primer gol oficial en la historia del Liberty Stadium, permaneció dos años en el club, no logrando nunca la titularidad y fichando en 2007 por el Milwall, que dejó al cabo de pocos meses para unirse al Northampton, con el que marcaría 76 goles en 188 partidos durante cinco temporadas (con un breve paso entre ellas por el Gillingham) para convertirse ya en una celebridad y en el futbolista más estimado de la hinchada.

“Le fichamos para atraer el interés de los seguidores... pero hizo mucho más por el equipo”, admitió el entrenador que le llevó al Northampton, Gary Johnson, no olvidando nunca que Akinfenwa no dejó en la estacada al club cuando estaba al borde de la bancarrota y que llegó a subastar su camiseta, donando los beneficios a un fondo para los seguidores.

EL TIPO QUE RECHAZÓ A LA MLS
Popular en todo el país y con propuestas para jugar en Championship, en 2014 sorprendió a propios y extraños aceptando la oferta del Wimbledon, histórico club de Londres que jugaba en cuarta categoría (League Two) con la ambición de ascender.

Los Dons quedaron lejos del ascenso en su primera temporada, la 2014-15, pero disfrutó de jugar un partido de FA Cup frente al equipo de su vida, el Liverpool, en Kingsmeadow, anotando el gol en la lógica derrota (1-2). “Si alguien me quita la camiseta vamos a tener un problema”, bromeó al acabar el partido, con la zamarra de Steven Gerrard, su ídolo, en la mano.

Y en verano viajó, por sorpresa, a Estados Unidos...

Propietario de una marca de ropa, Beast Mode On, cuyo nombre hace referencia a su físico, Akinfenwa permaneció durante dos semanas en Estados Unidos paralizando la firma de renovación con el Wimbledon y allí recibió el interés de algunos clubs de la MLS. “Fui por motivos comerciales y por un documental que querían filmar conmigo... Y también me reuní con un par de clubs, pero mi corazón estaba en el Wimbledon”, explicó para argumentar su regreso.

Su segundo año en el Wimbledon permanece en la leyenda. Marcó goles trascendentales y el equipo se clasificó para la final del play-off de ascenso, un partido dramático jugado en Manchester frente al Luton Town y que se decidió en la tanda de penalties... siendo él, Akinfenwa, el autor del lanzamiento definitivo.

Pudiendo permanecer en el club, en el verano de 2016 solventó aceptar la oferta del Wycombe Wandererers, donde cumple su cuarta temporada, habiendo ascendido el curso pasado a League One y siendo, también en los Chairboys uno de los jugadores más estimados por la afición.