<
>

Luis Díaz y los demás herederos que pueden marcar el futuro de la Selección Colombia

Luis Díaz fue el autor del 1-0 y asistió para el segundo de Colombia. EPA

Sin Mundial, el panorama no es del todo claro para lo que viene en Colombia. Algunos nombres ilusionan. El de Luis Díaz es el que más expectativas despierta en la afición, pero el jugador del Liverpool no podrá hacerlo solo cuando ya no vea al lado a referentes como Falcao, Cuadrado, James y Ospina.

Luis Díaz: a sus 25 años es el jugador llamado a liderar a la nueva generación de futbolistas de la Selección Colombia, su nivel en el Liverpool es superlativo, se acopló al más alto nivel de la Premier League y en el seleccionado ya ha tenido grandes presentaciones, de hecho, salió co-goleador de la última Copa América y fue elegido como jugador revelación del certamen en el equipo de Rueda que terminó tercero.

Ya ya se ganó el respeto de sus rivales, su protagonismo en Europa lo tiene en boca de todo el mundo del fútbol y desde ya seguirá acumulando jerarquía para cuando llegue el momento poder lucir la cintilla de capitán de los colombianos.

Luis Sinisterra: el jugador del Feyenoord con apenas 22 años sale continuamente como gran figura en Países Bajos, su velocidad y capacidad para anotar lo tienen en la mira de algunos de los grandes del fútbol europeo.

Rueda le dio la oportunidad de debutar de manera oficial con la Selección y aunque sus actuaciones no fueron determinantes, se entiende que en su proceso con la camiseta amarilla puede llegar a explotar de cara al próximo proceso eliminatorio, más cuando tenga más libertad para moverse en todo el frente de ataque y ya sin la limitante de robarse espacios con hombres de peso que seguramente no estarán.

Carlos Cuesta: además de Díaz, el zaguero del KRC Genk es de lo poco que descrestó durante el segundo ciclo de Reinaldo Rueda como seleccionado de la Tricolor. A sus 23 años demostró que no le pesa jugar con la camiseta amarilla, ni en pleno debut cuando le tocó ante Chile por Eliminatorias o cuando hizo parte de los empates sin goles ante Uruguay en Montevideo y Brasil en Barranquilla, también por la clasificatoria.

Sin ser el más veloz nunca se vio superado en velocidad por sus rivales, mostró aplomo y seguridad en defensa, sacó con balones limpios al equipo desde atrás y no se desesperó ante la presión de los rivales.

Yaser Asprilla: la nueva promesa del fútbol colombiano se robó las miradas en la Selección Colombia de mayores cuando Rueda le dio la oportunidad en el amistoso ante Honduras. A sus 18 años debutó con el seleccionado y su entrada le dio un aire nuevo al equipo, aquel día deslumbró con su desparpajo para jugar.

En Envigado por su velocidad, dominio del balón, capacidad para pisar el área para anotar, pero también su sacrificio para bajar y defender, lo llevaron a que el Watford se fijara en él y decidiera adquirir sus derechos.

Rafael Borré: aunque ya es un experimentado que demostró grandes logros por ejemplo en el River de Gallardo y quien ahora es uno de los inamovibles en el Eintracht Frankfurt de la Bundesliga, a sus 26 años el atacante se ha ganado un lugar en el equipo debido a su polifuncionalidad, entrega y sacrificio dentro del campo.

Para Reinaldo Rueda fue una ficha clave que le ayudó en ofensiva, pero sobre todo haciéndolo como tapón tirado hacia los costados, presionando o abriéndole espacios a los volantes ofensivos o al otro delantero. Su actitud en la cancha no es negociable y con su segunda experiencia en el viejo continente tiene como ser uno de los líderes del futuro para el seleccionado colombiano.