<
>

Piqué deja de ser intocable en el Barcelona, que le exige centrarse solo en el club

play
Laporta se reúne en Barcelona con el representante Jorge Mendes (1:18)

La cúpula del equipo blaugrana analiza las opciones para los fichajes de verano, explica Jordi Blanco. (1:18)

BARCELONA -- Gerard Piqué seguirá en el Barcelona la próxima temporada. El veterano central, de 35 años, mantiene contrato hasta 2024 y su intención es cumplirlo, pero por primera vez en los últimos diez años su figura ha dejado de ser intocable en el club.

Una fuente del Barça confirmó a ESPN la existencia de una reunión entre el futbolista y Xavi Hernández en la que el entrenador le trasladó la exigencia de centrarse únicamente en el club, aparcando sus actividades personales y empresariales, y le avisó que su papel en el equipo, probablemente, será menor.

La continuidad de Piqué se puso en duda el lunes, a cuenta de una información según la cual el técnico le habría dicho que no contaba con él, extremo que fue matizado desde el club por más que la noticia fue ampliamente secundada por varios medios catalanes. "Han hablado, sí. Y volverán a hacerlo en interés del equipo y del club”, ratificó la fuente consultada, sin entrar a valorar el fondo de ese encuentro en el que Xavi le pidió máxima implicación física y deportiva, además de aparcar su papel mediático al margen de su profesión.

En este sentido, el jugador está siguiendo una pauta de recuperación de su última lesión y le dejó claro a su entrenador que comenzará la pretemporada en plenas condiciones, dispuesto a mantener ese status en el once del que se desconfía en el club, al que el propio Piqué propuso el fichaje de un central top, convencido de ganarle la partida por la titularidad, asegurando que aparcará sus negocios al margen del futbol en los próximos dos años.

Esta no es la primera vez que la figura de Piqué atraviesa un momento difícil en el Barcelona. El propio jugador reconoció que en la temporada 2011-12, la última de Guardiola al frente del equipo azulgrana, se planteó dejar el club debido a las tensiones entre ambos surgidas a raiz del inicio de su relación con Shakira.

Aquel curso, el central, que había jugado 51 partidos la temporada anterior, se quedó en 38 apariciones (de un total de 63 posibles) y 32 titularidades, señalado públicamente por un Guardiola que le afeó públicamente tener "demasiados intereses al margen del futbol".

Gerard, en una entrevista concedida al programa La Sotana en septiembre de 2021, explicó que el hoy técnico del Manchester City "quería tener un control absoluto de todo lo que pasaba y nuestra relación, desde que empecé a salir con Shakira, cambió".

En abril de 2012, días después de la eliminación en la Champions a manos del Chelsea, Guardiola anunció su marcha del club, insinuando ("nos haremos daño") como una de las principales causas el deterioro de su relación con algunos jugadores de peso en el vestuario entre los que se adivinó, obviamente, a Piqué.

REBAJA
La situación actual del central mantiene cierto paralelismo con el de hace una década... Pero ahora se suma, además, otro aspecto para nada menor como es el económico.

Gerard renovó con el club, al margen de las discusiones de ese momento entre la plantilla y la directiva, prolongando su contrato hasta 2024, rebajándose parte de su salario... Y difiriendo otra muy importante para el final de su contrato.

Una información del diario L'Equipe, no desmentida por el Barcelona, descubrió que Piqué mantiene un salario anual bruto superior a los 27 millones de euros y a ello se añade un cobro al final de su contrato en el que sumando las cantidades que difirió en su momento que algunas fuentes cifran por encima de los 45 millones de euros.

En este momento el club ya ha iniciado contactos con el representante de Sergio Busquets (quien se quejó públicamente de conocer las intenciones de la directiva a través de la prensa) para reducir su salario, algo que continuará con Jordi Alba y, también, con Piqué, que ya transmitió a la junta su disposición a discutir este extremo.

Los tres capitanes mantienen a día de hoy los salarios más altos de la plantilla, toda vez que Sergi Roberto ya firmó renovación por una temporada rebajando el suyo por debajo de los 5 millones de euros, pero mientras el lateral izquierdo y el mediocentro parecen, de momento, indiscutibles en el plano deportivo, con Piqué no ocurre lo mismo, una vez confirmado el papel de Ronald Araújo, el fichaje de Andreas Christensen o la apuesta por Eric García.

El protagonismo fuera de los terrenos de juego de Piqué, con su última polémica al saberse que medió a través de su empresa para la atribución de la Supercopa de España a Arabia, le han puesto en la diana durante los últimos meses y todo ello habría desembocado en la reunión que mantuvo con Xavi. El entrenador le exigió centrarse únicamente en el futbol o, en caso contrario, replantearse su permanencia en el club.

La respuesta de Gerard fue clara: va a seguir. Lo que no está tan claro ya es cuál será su rol a partir del mes de julio porque, de momento, es evidente que ha dejado de ser intocable.