<
>

Diego Maradona y las enseñanzas que nos dejó

Fotobaires.com

Un 2020 para el olvido. Perdimos a un prócer, a un semidiós en la tierra, a un artista y un poco de nosotros. La muerte de Diego Maradona, el Pelusa, el Diego, el Pibe de Oro y el 10, fue un golpe que todavía nos cuesta tragar. Pero Maradona dejó miles de enseñanzas y recuerdos que no se borraran en la mente de todos nosotros.

No me quiero comparar con el mejor de la historia en ningún momento de este relato. Pero siento que tengo escribirle algo porque mi vida también es la de gran parte de los argentinos, que se siente identificada con su ídolo. Maradona amó la pelota más que a nadie en el mundo, nose si otro artista en el planeta tierra podría sentir lo mismo que el 10 con el balón. Creo que gran parte de los argentinos (mujeres y hombres) no siendo artistas sienten lo mismo por jugar un picado, sea donde sea, en un country hasta en un potrero de Villa Fiorito. Es parte del legado que Diego nos dejo, el amor por el fútbol y por la camiseta. Todo sienten esa pasión y esa emoción por una pelota. Cuando perdemos nos amargamos y no queremos saber nada, heredamos esa tristeza del 10 llorando por la Copa perdida en 1990. Cuando ganamos nos sentimos como si estuviéramos en el mejor día de nuestras vidas, festejamos con una locura interminable un triunfo futbolístico, sea logrado por nosotros o por nuestro equipo. Nos cambia el humor del día la victoria o la derrota deportiva.

De Maradona aprendimos el caer y levantarse varias veces. ¿Cuántas veces estuvimos en la lona por amores, por dinero o por algún tema familiar? ¿Cuántas veces sufrimos alguna crisis económica que pronosticaba el peor final? Pero salimos, nos cortaron las piernas, pero afrontamos el desafío de frente y vamos para adelante.

De Maradona aprendimos a que a la "vieja" (mamá en argentina) hay que darle todo. Como hizo el con Doña Tota, le dio todo lo que tenía y más. "Por la madre uno tiene que estar dispuesto a matar y darlo todo..."

De Maradona aprendimos a que cuando uno se equivoca tiene que pedir perdón. A veces es un gran dolor en el alma a nuestro orgullo, pero nuestro corazón no se mancha por pedir disculpas por equivocarse. No existe el ser perfecto todos nos confundimos a veces en la vida. Si Jesús tropezó porque nosotros no tendríamos que hacerlo...

De Maradona aprendimos a que nunca hay que olvidarse donde uno viene. Jamás hay que perder la memoria de los orígenes, siempre tenerlo presente. No olvidarse de lo que nos enseñó el potrero o jugar con amigos un picado. Desde el juego hasta de la artimaña más importante que le permitió robarle a un ladrón y tener 100 años de perdón.

De Maradona aprendimos en que los sueños se cumplen, pero hay que ir a buscarlos con firmeza y dedicación. Es un largo camino con espinas pero que al final hay recompensa. La resiliencia ante cualquier obstáculo nos va a permitir llegar al éxito. "Mi sueño es jugar un mundial…"

Creo que el futbolera/o argentino si se muere quiere volver a nacer en este país y a ver visto nuevamente a Maradona. Disfrutar de las alegrías que nos dejó el mejor jugador del mundo. El dolor seguirá estando, pero el recuerdo no se borrará jamás en el corazón. Gracias Diego, por tanto y perdón por tan poco. Volvé a nacer para ser nuevamente feliz a todos nosotros con la pelota en los pies.

¡Te quiero Diego!