<
>

Para repetir siempre: a dos años del gol de Yerry Mina a Inglaterra

A Colombia se le había extraviado el fútbol en los octavos de final. Perdía 1-0 sin un dominio abrumador de los ingleses con un medio campo muy plano que se agitó a partir del ingreso de Matheus Uribe por Carlos Sánchez a los 79 minutos.

El antioqueño impulsó a la Selección por el empate. Lo tuvo cerca en tiempo de adición con un derechazo potente al ángulo que el portero Jordan Pickford sacó al tiro de esquina.

El aviso estaba claro desde que Yerry Mina arribó al área para adueñarse de esa última oportunidad. El estadio del Spartak en Moscú ya lo sospechaba cuando Juan Guillermo Cuadrado levantó el córner desde la derecha.

El central se empinó, ganó por arriba y clavó el frentazo al piso que se metió con rabia al arco de Inglaterra. Kieran Trippier intentó frenarlo en la línea pero la pelota entró con rebeldía.

Un golazo para el 1-1 que levantó la emoción del equipo para el tiempo extra. Colombia recuperó las ganas, fue más desequilibrante y llevó la serie a la definición en los penales. Los europeos clasificaron a las semifinales.

Esa fue la tercera anotación de Mina en el Mundial, con la que además terminó como el máximo artillero del equipo en el torneo. Un golazo que le abrió el camino sin escalas a la lista de ídolos de la tricolor.