<
>

Una asistencia de lujo y poco más: los números de James en el triunfo de Everton ante Rotherham

play
La magistral asistencia de James bajo la lupa (0:48)

El colombiano fue clave en el segundo gol de Everton para imponerse 2-1 ante Rotherham por FA Cup. ¡No te pierdas el análisis de la jugada! (0:48)

James Rodríguez volvió a jugar noventa minutos después de más de un mes y, aunque no mostró su mejor nivel, fue fundamental en la sufrida victoria de Everton sobre Rotherham en la tercera ronda de la FA Cup, con una lujosa asistencia para el gol de Abdoulaye Doucouré.

El cucuteño no salía como titular desde el empate 1-1 frente a Burnley, el 5 de diciembre pasado. Una lesión lo tuvo a maltraer durante todo el último mes del año y recién volvió en el debut del equipo en la copa inglesa, que terminó con triunfo pese a la gris actuación colectiva e individual.

James volvió a ser determinante con una pincelada de su talento, a pesar de que durante buena parte del encuentro no pudo mostrar su juego. Jugó 95 minutos (salió a los 5 del primer tiempo suplementario) y solo creó una ocasión de gol, la del 2-1. Ese dato sirve para describir su tarea.

Tocó 82 balones e intentó 65 pases, de los cuales 53 fueron positivos, es decir que tuvo un 81 por ciento de efectividad. En el último tercio del campo intentó 22, con un buen porcentaje: 63.

Sus compañeros lo buscaron 61 veces y tuvo 22 pérdidas. Sus principales socios fueron mediocampistas: André Gomes (18 encuentros) y Tom Davies (17). En tanto, con Seamus Coleman se encontró 16 veces.

Estuvo más activo en el segundo tiempo, cuando tuvo sus dos remates al arco y sus tres centros al área. En tanto, tuvo dos gambetas positivas, ambas en la primera etapa.

play
5:44

Everton sufrió, pero venció a Rotherham en la FA Cup

Con goles de Cenk Tosun y Doucouré (asistido por James Rodríguez), el equipo de Ancelotti se impuso 2-1 y avanzó a la cuarta ronda.

Su partido habría sido pobre sin ese pase espectacular en el inicio de la prórroga. Everton necesita a un James comprometido, pero sobre todo a un jugador capaz de torcer el destino de un encuentro con un simple toque.