<
>

¿Tottenham y Neymar en la cima? Pronósticos improbables para 2022-23 que quizás no sean tan inverosímiles

¿Podría el Tottenham de Harry Kane sincreramente quedar campeón de la Premier? Vince Mignott/MB Media/Getty Images

Entonces, hay un chico llamado Steve. Aquí tenemos una descripción de él: "Steve es muy tímido y retraído, invariablemente servicial, aunque siente muy poco interés en el mundillo social. Su alma es mansa y ordenada; siente necesidad por el orden, la estructura y es un apasionado por el detalle". Aportaré una pista más: Steve vive en Estados Unidos.

¿Lo entienden? Muy bien. Y esta es la razón por la que (probablemente) se equivocaron. Aunque ciertamente suena como si fuera bibliotecario, Steve tiene muchas más probabilidades de ser vendedor o agricultor. Para ser específico, tiene 83 veces más probabilidades de ser vendedor y 22 veces más probabilidades de ser agricultor. ¿Por qué? Pues bien, en Estados Unidos hay muchos más agricultores y vendedores que bibliotecarios.

Si han leído esta historia antes, probablemente la leyeron en el libro "Thinking, Fast and Slow" ("Pensando, lento y rápido"), escrito por el economista del comportamiento Daniel Kahneman, ganador del Premio Nobel. La traigo a colación para hacer la siguiente observación: Somos pésimos a la hora de hacer predicciones.

Por ello, en vez de intentar decirles ahora mismo (a principios de julio) qué pasará en la temporada 2022-23, quería mencionar un par de probables desenlaces que a estas alturas del verano suenan increíblemente improbables, pero quizás no sean tan inverosímiles como se pueda creer.

play
3:11

¿Quién sería el fichaje bomba en Europa?

Analizamos entre Di María, Lewandowski y Neymar, los destacados de este mercado

El Tottenham es campeón de la Premier League

Empezaremos con el más probable de estos escenarios.

¿Dices que es el más probable? Creía, pues, que el Liverpool y Manchester City se podían considerar como los dos mejores equipos de la historia de la Premier League. Por cierto, ¿no acaban de fichar al tipo de jugador que les faltaba: delanteros centros gigantescos, atléticos y dominantes?

Sí, todo eso es cierto. Superaron a gran parte de sus rivales, tanto en puntos como en diferencia de goles:

Y su actuación no fue producto de la casualidad, ya que la gran mayoría de sus estadísticas estaban muy por encima de sus oponentes.

Aparte de todo ello, quizás en este momento piensen: "El Tottenham ni siquiera fue tercero en puntos ganados, goles marcados u oportunidades creadas y evitadas". Nuevamente: ¡Tienen razón! Sin embargo, hubo un gran punto de inflexión en la temporada del Tottenham: los Spurs cambiaron de director técnico el pasado 2 de noviembre, sustituyendo a Nuno Espirito Santo con Antonio Conte. Y aquí podemos ver cómo fueron esos puntos y diferencial de goles en los últimos 28 encuentros de la temporada:

Entonces, Liverpool y City se mantienen en la punta, aunque no por tanta diferencia. Ahora, intentan defenderse del Tottenham en vez del Chelsea. Desde la perspectiva de las estadísticas, tanto Chelsea como los Spurs tuvieron diferenciales xG casi idénticos tras la contratación de Conte: plus-26 y plus-25.9, respectivamente.

Muy bien, ya hemos establecido que la brecha entre los Spurs y los dos grandes no es tan grande como nos sugieren los totales del torneo completo, aunque sigue siendo muy sustancial. ¿Cómo se podría reducir?

Desde el punto de vista del Liverpool y el City, en años recientes hemos visto grandes fluctuaciones de puntuación para ambos clubes. Entre las temporadas 2018-19 y 2019-20, el City disminuyó su producción de 98 a 81 puntos. El Liverpool no se quedó atrás, pasando de 99 puntos en la campaña 2019-20 a 69 en 2020-21. Incluso dentro de este duopolio de dominio multianual, ambos equipos han experimentado amplios grados de variación entre una temporada y otra. Si bien podemos explicar fácilmente un escenario poco probable en el que uno de sus totales de puntos disminuiría sustancialmente (problemas de definición para el City en 2019-20, una crisis de lesiones para el Liverpool en 2020-21, etcétera), el problema para el resto de la liga es que probablemente esas crisis deben ocurrirles a ambos equipos a la vez para que otro plantel pueda tener una oportunidad.

Sin embargo, existe un historial creciente que nos sugiere que Conte es el único técnico capacitado para alinear las estrellas por sí mismo. En su primera temporada como entrenador de la Juventus en 2011-12, no sólo guio a la Vecchia Signora a alcanzar su primer título de Serie A desde su regreso a la Primera División de Italia en 2008; también fue el primer equipo en terminar la campaña invicto desde la expansión de la liga a 20 equipos. Posteriormente, llevó a una selección italiana relativamente carente de talentos a clasificar a cuartos de final de la Eurocopa 2016, superando a Bélgica y España para luego llevar a Alemania a tanda de penales. Después, alzó el título de Premier League con el Chelsea al año siguiente, sumando 93 puntos (la misma cantidad alcanzada por el City en el torneo recién concluido) una temporada después que los Blues quedaran en el décimo puesto de la tabla. Y más recientemente, ganó el Scudetto en su segunda y última temporada al mando del Inter Milan, acabando con el ciclo de nueve campeonatos consecutivos de la Juve (O lo que es lo mismo, el ciclo iniciado por el propio Conte).

Sin embargo, para lograr una carrera improbable hacia el título, se requiere que algunos jugadores individuales enloquezcan de forma simultánea. Cuesta imaginarse un mundo en el que las cifras de goles esperados del Tottenham sean mejores que las del Liverpool o el City, por lo que estos clubes requerirían que algunos de sus jugadores no sólo produzcan un montón de remates, sino que logren convertir dichos disparos en goles a un ritmo muy superior al promedio.

Pues bien, según los datos de FBref, Harry Kane y Son Heung-Min se ubicaron en el tercer y cuarto puestos, respectivamente, en xG más asistencias esperadas por cada 90 minutos, excluyendo penales. Los únicos jugadores que superaron a las figuras del Tottenham fueron Mohamed Salah y Diogo Jota, ambos del Liverpool. Y si bien Kane tuvo la primera temporada discreta de su carrera en cuanto a definición, tanto él como Son habían sido dos de los definidores más constantes de la Premier (convirtiendo sus índices de xG en una cifra significativamente mayor de goles) de la última década. Ambos se encuentran disfrutando de los últimos momentos de su mejor nivel (Kane cumplirá 29 años este mes y Son llegará a los 30 esta semana). Sin embargo, ¿qué pasaría si ambos disfrutan a la vez de la mejor temporada de su carrera? Sumen el potencial de que alguno de los dos grandes clubes experimente cierta regresión, el historial de éxitos inmediatos de Conte y una buena cantidad de fichajes con experiencia comprobada en Premier y Champions, y tienen un equipo que no mira hacia el futuro. Al contrario: si todo sale bien, el Tottenham cuenta con un equipo capaz de ganar aquí y ahora.

play
4:00

¿Se ha estancado la carrera de Neymar en el PSG?

La mesa de ESPN FC analiza y califica el desempeño del futbolista brasileño durante su paso por el club parisino.

Neymar gana el Balón de Oro

¿Neymar? ¿El jugador que nadie quiere? ¿Ese mismo? ¿Estás seguro? ¿De verdad? Sí, hablamos del mismo jugador.

La semana pasada, el periodista de ESPN Julien Laurens informó que el Paris Saint-Germain estaba dispuesto a dejar en libertad a Neymar, y que el delantero de 30 años también estaría más que conforme con salir del club francés este verano. Mientras el nuevo dueño del Chelsea Todd Boehly parece intentar fichar a cuanto atacante haya visto que sus hijos utilicen a la hora de jugar FIFA, o mientras revisa lentamente su listado de potenciales fichajes clasificado de acuerdo con su cifra de seguidores en Instagram, no sorprende ver que los Blues sean mencionados en los rumores que hablan de su interés en el atacante brasileño. El problema, obviamente, es que Neymar es uno de los futbolistas mejor pagados del mundo y muy pocos clubes (si es que existe alguno) estarían dispuestos a pagarle el mismo salario que ha ganado en el PSG. Por eso, a menos que Neymar acceda a una sustancial reducción salarial (y el PSG no intente recuperar la mayor parte de los €222 millones invertidos en su fichaje), su lista de pretendientes será muy pequeña.

Hagamos este ejercicio hoy: digamos que Neymar jugará la próxima temporada con el Chelsea o el PSG. El escenario más probable es que se quede en París, mientras que el segundo escenario más probable es que Boehly no pueda resistirse a dar un golpe importante como director deportivo interino de su nuevo club. Sin embargo, ninguna de estas posibilidades repercute demasiado en el pronóstico antes mencionado.

¿Cómo se gana un Balón de Oro? En un año sin torneos internacionales, se deben acumular estadísticas llamativas en el ataque, aparte de ganar un trofeo importante con tu club. Sin embargo, en un año en el que se celebra un torneo internacional, el rendimiento constante parece importar mucho menos que los trofeos.

Jorginho terminó en el tercer puesto de la votación del año pasado, en gran medida porque ganó la Champions League con el Chelsea y la Eurocopa con la selección de Italia. Pero, quizás exceptuando a sus familiares más inmediatos, nadie más podía pensar, en la profundidad de su corazón, que Jorginho fue uno de los tres mejores futbolistas del mundo.

En el 2018, el Real Madrid terminó a 17 puntos por debajo del Barcelona en la tabla de LaLiga a pesar de que alzaron la Champions, como suelen hacerlo. Nadie creía que Luka Modric era el mejor futbolista de esa temporada: ni siquiera sumó 2.000 minutos de actividad en LaLiga. No obstante, el seleccionado de Croacia llegó hasta la final del Mundial de ese año (ayudado por un sorteo más accesible y victorias en tandas de penales sobre Dinamarca y Rusia) y de repente, Modric se alzó con el Balón de Oro.

Por su parte, Neymar es el maestro de la inconsistencia constante. A pesar del debate generalmente tóxico que despierta la mayoría de sus actuaciones, el brasileño es uno de los mejores jugadores de su generación. Con la excepción de Lionel Messi, ningún otro futbolista ha marcado, creado oportunidades, movido el balón hacia el área contraria y hecho avanzar el balón por la cancha al mismo nivel de elite que él. Son hechos. Más hechos: El chico no ha jugado 1.900 minutos de una temporada de liga desde que saliera del Barcelona hace cinco años.

Dicho en otra forma: el analista Michael Imburgio creó un modelo llamado "DAVIES" que estima cuántos goles suma un jugador al rendimiento de su equipo gracias a sus acciones con el balón. Entre las 20 menores temporadas jugadas en las Cinco Grandes ligas de Europa desde 2017-18, el nombre de Neymar no figura una sola vez. Sin embargo, en cuanto a promedios por minuto, Neymar tiene cuatro de las 12 mejores campañas. En otras palabras: es un verdadero jugador de elite cuando está en la cancha, sólo que rara vez juega.

Si bien eso lo descalificaría de la contienda al Balón de Oro en la mayoría de los años, no importará en 2022. ¿Pueden adivinar qué selección es la favorita para ganar el Mundial de Qatar a finales de este año? Es Brasil. Y aparte de ello, el PSG es tercero entre los favoritos para ganar la Champions, mientras que el Chelsea es sexto. ¿Es probable que alguno de esos escenarios ocurra? No, pero ¿pueden ganarla? Absolutamente.

El Villarreal es campeón de LaLiga

Aquí es donde empezamos a sentir cierta resistencia en contra de nuestra realidad concebible. Entre los distintos mercados de apuestas, el Villarreal se ubica actualmente con probabilidades cercanas a +5000 para ganar su primer título de LaLiga. Eso, de forma muy aproximada, se convierte en una probabilidad del 2%, o de 1 entre 50. Suena como algo muy poco probable, claro. Pero aquí tienen una lista de cosas con menores probabilidades de ocurrir que el Villarreal alce el título de la Primera División de España: que te caiga un rayo, encontrar un trébol de cuatro hojas, ser auditado por Hacienda, ser ambidiestro, conseguir dos yemas en un mismo huevo.

Las cosas con probabilidades de 1 entre 50 ocurren todo el tiempo. Pues bien, para ser precisos, ocurren el 2% del tiempo. Entonces, ¿Qué convertiría al Villareal en un contendiente digno del título de LaLiga? Examinemos tres cosas:

Para empezar, rindieron mejor que lo que reflejó su posición final de la temporada pasada. A pesar de quedar séptimo (más cercano al descenso que al primer lugar), el Villarreal produjo la tercera mejor diferencia de gol y la cuarta mejor diferencia xG en LaLiga. A pesar de que su ciclo en Champions en el que llegaron hasta semifinales sorprendió a propios y extraños, para el final de la campaña doméstica fueron uno de los mejores equipos de una de las mejores ligas del mundo. Los equipos que ganan menos puntos de lo que nos sugieren sus diferencias de goles y xG en una temporada determinada suelen ganar más unidades al año siguiente.

En segundo lugar: la defensa del Real Madrid estuvo encendida durante toda la campaña. Apenas toleraron 31 goles con 48.7 de xG. Su portero Thibaut Courtois tiene gran calidad, pero no tanta. Del otro lado de la cancha, el artillero Karim Benzema tuvo una campaña digna del Balón de Oro a sus 33 años: lo hizo todo de una forma en la que nunca lo había hecho. Todo el mediocampo titular del Madrid, conformado por Toni Kroos (32), Luka Modric (36) y Casemiro (30), seguirán siendo treintañeros para el inicio de temporada. Es probable que este cuarteto de jugadores experimente cierto bajón de nivel debido a las lesiones, el empeoramiento de su rendimiento, o ambas causas a la vez. Si todos empeoran de forma simultánea, el Madrid tiene varios talentos a la espera (específicamente Aurelien Tchouameni y Eduardo Camavinga). Pero ¿podrán todos rendir al mismo nivel que las superestrellas que sustituirán? La dependencia madridista de sus viejas leyendas sigue funcionando, pero no durará eternamente. Además, la filosofía táctica de Carlo Ancelotti nunca ha producido dos títulos de liga consecutivos.

Y tercero: según FBref, los atacantes del Villarreal Arnaut Danjuma y Gerard Moreno quedaron empatados en el segundo puesto de LaLiga en xG+xA por cada 90 minut0s (excluyendo penales), solo superados por Benzema. Entonces, ¿por qué no le fue mejor al Submarino Amarillo? Pues bien, sólo sumaron 2.663 minutos de liga entre ambos jugadores, lo que apenas supera a la carga de trabajo asumida por Benzema y son menos minutos que los aportados por Vinicius Junior (cuarto de la categoría). Si Danjuma se queda este verano en el club y él y Moreno logran mantenerse sanos esta temporada, el nivel del Villarreal debería ser mejor que el año pasado (si restamos la variación en su definición), cuando se convirtió en uno de los cuatro mejores equipos de LaLiga. Sumen el potencial de que el Madrid experimente cierta regresión y el Villarreal podría ser campeón… aunque, como todo lo demás, probablemente no lo será.