<
>

El Barcelona espera luz verde para firmar un delantero en 72 horas

play
Barcelona remonta y vence al Betis en el Villamarín (1:23)

Los azulgranas derrotaron en un duro partido a los béticos con tres asistencias de Lionel Messi. (1:23)

BARCELONA -- El Barcelona espera recibir el permiso para poder firmar un delantero en las próximas 72 horas, después de que Ousmane Dembélé haya sido operado hoy en Finlandia de una rotura del tendón proximal del bíceps femoral de la pierna derecha.

Fuentes confirmaron a ESPN que esperan autorización para activa el plan y poder darle a Quique Setién, entrenador del equipo azulgrana, un jugador más de ataque que se sume a Lionel Messi, Antoine Griezmann y Ansu Fati, los tres atacantes sanos que tiene el equipo.

Desde hace días que los responsables de la dirección deportiva están trabajando con un posible delantero, muy condicionado en su contratación. Si la RFEF da luz verde a la operación, el Barça sólo podrá contratar futbolistas que actúen en LaLiga o bien que estén en paro.

Tal y como ha ido informando ESPN en los últimos días, el presupuesto para contratar es limitado, sobre unos 12 millones de euros. Además, el Barça se encuentra con la circunstancia de que ningún equipo de LaLiga valora debilitar su ataque para reforzar al equipo azulgrana en forma de aceptar un préstamo.

Ángel (Getafe) y Loren Morón (Betis) siguen con vida en la lista azulgrana, aunque hace dos días parecían descartados. El primero encaja por perfil de rol secundario y por precio; el segundo tiene un valor de mercado disparado (60 millones de euros), aunque Setién lo conoce muy bien por su etapa en el Benito Villamarín.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que el actual técnico del Barça considera que Loren, al que dirigió dos temporadas, mostró cierto estancamiento en su progresión la pasada temporada, algo que sorprendió al entrenador tras el excepcional nivel mostrado por Loren el primer año.

El nombre de Willian José también fue tanteado y gusta, teniendo en cuenta las opciones que hay, pero su precio (70 millones de euros) lo hacen prácticamente imposible a no ser que la Real Sociedad, su club, se abra a una negociación.