<
>

El fichaje de Griezmann, una novela de tres capítulos

play
Así amanecieron las portadas en España (0:42)

El francés Griezmann es la bomba del Barcelona (0:42)

BARCELONA -- Antoine Griezmann se convierte en jugador del FC Barcelona, por fin, y cerró de esta manera una serie digna de televisión, grabada en tres actos y que vivió su primer capítulo hace ya nueve años, cuando el club azulgrana quiso incorporarle al filial, protagonizó el segundo en 2018 cuando volvió a rechazar (esta vez en el último instante) su fichaje y el tercero y definitivo en este 2019, cuando aterriza, por fin, en el Camp Nou.

“Guardiola me quiso para que jugase en el Barça B y fuera familiarizándome con el estilo de juego del club, pero en aquel momento no me interesaba” desveló el jugador francés en noviembre de 2017, recordando que su eclosión en la Real Sociedad en 2ª División durante la temporada 2009-10 provocó, a sus 18 años, la atención azulgrana.

Bien relacionado con el club vasco, el Barça le siguió muy de cerca y con conocimiento de la Real le propuso fichar para jugar en el filial, que bajo el mando de Luis Enrique ascendió de 2ªB. El ascenso de la Real Sociedad a Primera y la confianza ciega en él mostrada por su entonces entrenador Martín Lasarte, motivó que Griezmann rechazase su fichaje y permaneciera en San Sebastián durante las siguientes cuatro temporadas.

ÍDOLO FRUSTRADO
En el verano de 2014, tras una excepcional temporada con la Real y un destacado papel con la selección en el Mundial de Brasil, Griezmann fichó por el Atlético de Madrid, que pagó por su incorporación 30 millones de euros para que ocupase, junto a Mandzukic y Raúl Jiménez (más tarde volvería Fernando Torres), el vacío dejado por Diego Costa y David Villa.

Su adaptación al entonces campeón de Liga fue inmediata. Marcó 24 goles en 53 partidos oficiales y de forma inmediata se convirtió en uno de los ídolos para la hinchada colchonera, alcanzando la consideración absoluta apenas un año después, alcanzando los 31 goles en 54 partidos.

Su futuro atlético comenzó a estar en duda a partir del verano de 2017, cuando fue relacionado con un interés del Manchester United que no fue a más... Pero reapareciendo en el plano el Barça. En noviembre de aquel año el jugador negó que sopesara su marcha del Atlético, pero al cabo de las semanas supo del interés del club azulgrana y su traslado al Camp Nou fue tomando forma, hasta que, dándose por hecho en la primavera de 2018, sorprendió anunciando su permanencia, y renovación, por el Atlético de Madrid a pocos días de comenzar el Mundial de Rusia.

CAPÍTULO FINAL
La decisión de rechazar, por segunda vez, al Barcelona y quedarse en un Atlético que le convirtió en el jugador mejor pagado de la historia del club y líder en la búsqueda de la Champions cuya final se disputaba en el Wanda, produjo frustración y enfado en el Camp Nou, tanto por el desenlace como, también, la forma en que se comunicó.

La temporada, sin embargo, se fue convirtiendo en un vía crucis para Griezmann, quien comunicó a sus allegados, ya en noviembre de 2018, su decepción, que dio paso al arrepentimiento y, después, a reabrir la puerta del Barça, muy reacio de entrada a estudiar su fichaje pero que con el paso de las semanas lo comenzó a considerar.

Hasta que en mayo el delantero comunicó al Atlético de Madrid su decisión de dejar el club al terminar la temporada. El Barça intentó, de entrada, desmarcarse pero que acabaría por ser su destino se supo desde un primer momento.

EL DESENLACE
Hasta que en junio, antes de que su cláusula se rebajase de los 200 a los 120 millones de euros, Miguel Ángel Gil Marín descubrió lo conocido y el trasvase comenzó a tomar forma.

El Barça espero al mes de julio para dar los pasos oficiales, intentando una negociación que fue rechazada desde Madrid por la negativa azulgrana a incluir en la operación a Nelson Semedo y viéndose abocado a pagar al contado la cláusula de rescisión del francés.

play
2:28

¿Qué posición tomará Griezmann en Barcelona?

Manu Martín analiza el fichaje del francés por el club Blaugrana

Y, finalmente, se acabó la novela; se acabó una serie digna de televisión que tuvo, incluso, su documental en el verano de 2018 y que nació en 2010. Pep Guardiola, aconsejado por los entonces scouters del Barça, quiso tenerle cerca cuando era un joven de 18 años, Roberto Fernández trabajó desde los últimos meses de 2017 su fichaje y, por fin, la operación se cerró en julio de 2019.