<
>

El gran desafío de Lionel Messi en PSG: ganar la UEFA Champions League 2021/22

play
Messi: "Caí al lugar ideal para ganar la Champions" (2:04)

Lionel y la ilusión de volver a levantar la Orejona. (2:04)

Quizá no muchos seguían al PSG en la era "pre Lionel Messi". Hay un antes y un después tras la llegada del astro argentino. Lo que sí posiblemente muchos sepan del equipo parisino es su necesidad de ganar la Champions League. Su obsesión por besar a La Orejona. Su deseo desesperado de conquistar Europa.

El PSG fue fundado en 1970 y puede pasear orgulloso por las calles de toda Francia diciendo que es el único equipo francés que nunca descendió. Además, ganó nueve ligas locales, doce Copas de Francia, ocho Copas de la Liga y nueve Supercopas de Francia. ¿Y la Champions? La Champions es como la zanahoria de los inversores cataríes: la persiguen, la persiguen, la persiguen, pero aún no la han alcanzado. Nunca.

En la Champions de 2012-13 fueron eliminados en cuartos de final justamente ante Barcelona. ¿Quién les hizo gol en aquel entonces? Messi. En la ida fue 2-2 con goles de Leo y Xavi. Y en la vuelta fue 1-1, pero la regla del gol de visitante hizo que el PSG quedara eliminado. Para la siguiente temporada, los parisinos trajeron a refuerzos como Cavani y Marquinhos. Su objetivo era el mismo: la zanahoria de la Champions. Otra vez quedaron afuera en cuartos de final por la regla del gol de visitante. Esta vez ante Chelsea.

La Orejona era la única que se hacía desear. Mientras tanto desfilaban Supercopas, más Ligas, Copas de la Liga, pero nada de Champions. Por si fuera poco, la espina volvía a ser la misma: en la temporada 2014-15, el PSG quedó eliminado por tercera vez consecutiva en cuartos de final... y otra vez ¡ante el Barcelona de Messi! La ida fue triunfo 3-1 de Barcelona con doblete de Suárez y uno de Neymar, y en la vuelta el equipo azulgrana ganó 2-0 con doblete de Neymar, ahora en las filas del equipo parisino también.

Puede parecer una maldición, pero lo cierto es que en la temporada 2015-16 de la Champions, PSG volvió a quedar eliminado en cuartos de final. Ni la llegada de Ángel Di María ni los goles de Zlatan Ibrahimovic lograron romper con el maleficio de Europa. Tras empatar 2-2 ante Manchester City en la ida, viajó a Manchester y perdió 1-0 por un gol del belga De Bruyne. En ese entonces el DT era Laurent Blanc, Le Président, quien pese a ganar 11 títulos en sus tres años en París, tuvo que dejar el puesto por la asignatura pendiente: La Orejona.

En la temporada 2016-17 de la Champions, ocurrió una de las remontadas más históricas en el mundo del fútbol. Una remontada que... una vez más... le juega en contra al PSG: el famoso encuentro en octavos de final ante Barcelona. El equipo parisino aplastó 4-0 en la ida al conjunto español con doblete de Di María, uno de Draxler y otro de Cavani. Parecía todo dicho. Pero no. El Camp Nou habló. Y sus jugadores también: la vuelta fue 6-1 por parte del Barcelona con un gol de Messi de penal, un doblete de Neymar en los minuto 88 y 91, y el famoso gol de Sergi Roberto en el 95. Un gol que pintó uno de los cuadros más icónicos de Messi con Barcelona: el 10 levantando el puño por encima de un grupo de hinchas que no podían creer lo que acababa de suceder.

El PSG seguía con la Champions atravesada y ni siquiera las estadísticas le jugaban a favor: nunca un equipo había logrado remontar un 0-4 en la Liga de Campeones y el Barcelona lo venía a hacer ante ellos. Por tercera vez en los últimos cinco años, el conjunto español -de la mano de Messi- era verdugo del conjunto parisino.

¿Quién podía llegar al PSG para lograr conquistar la Champions? O Rei Ney. El delantero brasileño Neymar dejó Barcelona y se transformó en el traspaso más caro de la historia del fútbol. Su objetivo también tenía forma de zanahoria y de Orejona: La Liga de Campeones. Pero en la temporada 2017-18, el Real Madrid de Cristiano Ronaldo los dejó afuera en octavos de final. Fue victoria 3-1 del Madrid en el Bernabéu y luego otro triunfo 2-1 de los españoles en el Parque de los Príncipes.

En 2018-19 nada cambió. La Champions fue una vez más una zanahoria podrida. Ni Mbappé, ni Paredes, ni Neymar, ni siquiera el gran Gigi Buffon pudo evitar otra caída en octavos de final. Fue ante el Manchester United. En el Teatro de los Sueños, PSG ganó 2-0, pero en el Parque de los Príncipes esos sueños se hicieron añicos y cayó 3-1 por un doblete de Lukaku y un gol de Rashford.

PSG seguía ganando todos los títulos locales, pero tenían sabor a poco. Era el cuarto año consecutivo que conquistaba la Supercopa, la Ligue 1, la Copa de Francia y la Copa de la Liga, pero sin el gustito de la Champions, esos torneos parecían una hamburguesa mal cocida y era difícil de disfrutar. En la temporada 2018-19, la Liga de Campeones -y el mundo entero- fueron sorprendidos por la pandemia y a partir de los cuartos de final los encuentros se disputaron a partido único y sin público.

Con Thomas Tuchel como DT, PSG llegó esa temporada a su primera gran final de Champions. Dejó en el camino a Borussia Dortmund, al Atalanta, al RB Leipzig, y se encontró en el partido más importante de su historia con un tal Bayern Munich. El Estadio Da Luz de Portugal fue todo menos luz para el equipo parisino que perdió 1-0 y se quedó, una vez más, con las ganas de besar la Orejona.

play
1:22

Lio, ¿qué tiene que tener un equipo para ganar la Champions?

Messi habló de su máximo objetivo en su presentación oficial con el PSG.

Javier Pastore, Thiago Silva, Thiago Motta, Ángel Di María, Ezequiel Lavezzi, Zlatan Ibrahimovic, Marco Verratti, David Beckham, Edinson Cavani, David Luiz, Marquinhos, Kylian Mbappé, Icardi, Navas, Neymar, Buffon, Paredes. Ancelotti, Blanc, Emery, Tuchel, Pochettino. Cerca de 1.000 millones de euros invertidos en los mejores jugadores y entrenadores en los últimos 10 años, y ninguna Champions.

Llegamos al presente. O casi. A la última Champions. La de 2020-21. La que conquistó Chelsea ante Manchester City. ¿Y PSG? PSG Alcanzó las semis, pero no tuvo oportunidades en esa instancia ante el City de Pep Guardiola: fue derrota 4-1 en el global. "Estamos muy decepcionados", dijo en aquel momento Pochettino, DT argentino a cargo del PSG. Y agregó: "No tuvimos ese porcentaje de suerte que hace falta cuando el partido está igualado".

No sé si Messi traerá consigo la suerte, pero seguro talento. Y ganas de Champions. El crack argentino dijo en su conferencia de despedida con Barcelona que quiere seguir ganando títulos, tanto que su deseo es superar al más ganador de la historia: su amigo Dani Alves, quien con 38 años suma 43 trofeos.

Messi tiene 38 títulos, le faltan cinco para alcanzar a Alves. Para los inversores cataríes del PSG, una Champions League con el club parisino seguro equivale a cinco o incluso a los 43 títulos que tiene Dani Alves. Es la zanahoria que más desean.

Desde el 10 de agosto de 2021 que PSG tiene en su plantel a Messi. El que lo sacó tantas veces de la Champions puede ser quien lo meta en una nueva final y le dé, de una buena vez, el tan ansiado título europeo. Para Messi, este trofeo también se transformó en un objeto de deseo: desde la temporada 2014-15 que no logra conquistarlo.

Si uno se focaliza e intenta visualizar la Liga de Campeones 2021-22 puede ver que tiene forma de zanahoria. Una zanahoria ya conocida y repetida para el PSG, pero nueva para un Leo Messi insaciable.