<
>

Sebastian Vettel alarga sus años de pesadilla en Fórmula 1

play
Que carrerita para Vettel... (1:14)

En su estreno en Aston Martin, el alemán se llevó puesto a Ocon (Alpine) y hasta se quejó... (1:14)

Después de un adiós complicado a Ferrari, el piloto alemán Sebastian Vettel buscaba un nuevo inicio en la escudería Aston Martin, cambiar el aire y relanzar su carrera; sin embargo, el debut fue igual de frustrante que sus épocas más recientes en la Fórmula Uno: lejos de los puntos y como el blanco de las críticas de aficionados y ex conductores.

El germano tuvo una calificación difícil en el Gran Premio de Bahréin que inauguró la temporada 2021 de la máxima categoría, en su presentación al frente del auto verde no pudo superar la primera etapa, con el tercer peor tiempo de la sesión, sólo por arriba de los dos monoplazas de Haas; por si fuera poco, recibió una sanción de cinco lugares por no respetar las banderas amarillas y partió desde el último puesto de la parrilla.

En la carrera, la situación no mejoró, tuvo un toque con el auto del francés Esteban Ocon (Alpine) y recibió una sanción de 10 segundos, para terminar en el sitio 15, a una vuelta de los líderes e incluso superado por el Williams de George Russell. El peor comienzo imaginado para el cuatro veces campeón del serial.

Las críticas no se hicieron esperar. Uno de los más contundentes fue el ex piloto británico Damon Hill en el podcast F1 Nation: “Es cómo ver ese juego mexicano de las fiestas, la piñata, lo atacan de forma constante; lo que le está ocurriendo es difícil de observar, algo debe hacer click en su constelación psicológica, necesita ver a un místico y que le quite esa especie de espíritu maligno, habrá hecho algo negativo para merecer esto”.

El resultado en Bahréin se unió a los años de pesadilla que Vettel vivió al final de su ciclo en Ferrari. Luego de ser el principal rival por el título para Lewis Hamilton en las temporadas 2017 y 2018, la llegada del joven monegasco Charles Leclerc a la Scuderia en lugar de su amigo Kimi Räikkönen en 2019 pareció afectar su rendimiento.

De cinco victorias en 2018 pasó a una en el calendario siguiente, de 12 podios a nueve y de ser segundo en el campeonato con 320 puntos cayó al quinto puesto con 240 unidades, superado incluso por su coequipero, quien sólo tenía una campaña de experiencia y con un carro Sauber.

Para 2020, la situación fue aún más desesperante para el cuatro veces monarca con Red Bull entre 2010 y 2013, con Ferrari totalmente enfocado en Leclerc y con el anuncio de la firma de Carlos Sainz para reemplazarlo en el 2021, el germano tuvo su peor año en F1 desde su etapa como novato, con apenas un podio (tercero en Turquía) y 33 puntos para ubicarse 13º del campeonato.

Por ello, el también ex piloto David Coulthard dio una hipótesis sobre el presente del alemán: “Me pregunto si es parte de una construcción de marca, pero no para Aston Martin, sino para Lance Stroll (su nuevo compañero). Si él puede vencer a Vettel, puede decir que también puede ser campeón en el futuro, no digo que lo sea o que no, pero todavía hay dudas acerca de dónde se ubica en el orden jerárquico. Si le hace a ‘Seb’ lo que le hizo Charles (Leclerc), no sé cómo pueda terminar la temporada”, afirmó el escocés en el podcast On the Marbles.

Por varias semanas se especuló con que Sebastian tomaría un año sabático o incluso se retiraría del serial a la edad de 33, hasta que el millonario Lawrence Stroll lo reclutó para el nuevo proyecto de Racing Point, una escuadra que fue cuarta en la tabla de constructores en 2020, con 64 puntos más que Ferrari, pero que está lejos de tener un auto capaz de pelear por las victorias en cada carrera.

“El equipo no es ganador todavía, está en crecimiento, él lo sabe, lo entenderá, pero ¿cómo lo ayudará en términos de motivación y de momento? Estoy nervioso”, expresó su ex compañero en Red Bull, Mark Webber también en el podcast On the Marbles.

La caída de Vettel coincidió con el descenso de la Scuderia, pero toma una nueva dimensión con el mal debut en un garaje en el que debería sentirse más cómodo. “¿Cuántas balas le quedan en la recámara? No lo sé, creo que disfrutará el entorno, no hay duda, el no estar en Maranello y sí en un ambiente inglés, siempre la ha pasado bien, lo sé, en lo que no se traducirá automáticamente es en el rendimiento; le gustará más, pero no sé cómo saldrá eso en el cronómetro y eso es de lo que se trata la F1”, abundó el australiano.

El de Heppenheim tomó por asalto la máxima categoría. En su debut con Sauber en el Gran Premio de Estados Unidos 2007 fue octavo y para cerrar esa campaña fue cuarto con Toro Rosso en China, incluso menos de un año después y todavía en el segundo equipo de Red Bull, ganó en Italia, para dejar en claro su calidad.

El ex piloto Gerhard Berger fue el director del garaje con el que compartió aquel éxito hace más de una década y él también hizo un análisis de lo que ocurre con el alemán. “Sebastian es un cuatro veces campeón, es uno de los conductores destacados, sin duda, pero nunca reacciona bien bajo presión, recordemos cuando Daniel (Ricciardo) llegó a Red Bull, era muy fuerte y fue una amenaza para ‘Seb’, para él es difícil lidiar con eso”.

El austriaco se remontó a 2014, cuando Webber se retiró tras la cuarta corona del germano y Red Bull ascendió a Ricciardo, quien también había brillado con Toro Rosso. En esa temporada, la primera de la era híbrida, la hegemonía dejó de ser de la escudería de las bebidas energizantes para comenzar la época de Mercedes; no obstante, Daniel tuvo 71 puntos más que su compañero, quien de monarca pasó al quinto sitio en la tabla.

En 2015, ‘Seb’ se marchó a Ferrari, para ser compañero de Räikkönen, “en Ferrari fue lo mismo (con Leclerc), ahora creo que no está suelto, relajado, tal vez quiere demostrar cosas, pero en este momento no es posible porque el auto no es lo suficientemente bueno, o él no está en buena forma, cuando estás en esa situación debes sentarte, dar un paso atrás y calmarte y el éxito regresará”, ahondó Berger en el podcast In the Fast Lane.

“De alguna forma, no ha funcionado para él, comienza a cometer errores, la gente lo cuestiona, y ahí va poco a poco, más y más presión y no le gusta. Es una situación incómoda cuando estás en un equipo y tu compañero es más rápido (Stroll fue décimo en Bahréin) y obviamente tal vez le dedican más tiempo a él, pero es algo con lo que debes lidiar”, concluyó el ganador de 10 carreras en el serial.

Sin embargo, la motivación para el de Aston Martin es que apenas va una carrera de las 23 programadas en el calendario 2021, tiene un par de semanas para entender mejor su nuevo auto y sacar conclusiones de lo ocurrido en la pretemporada y en el comienzo de la campaña; con su experiencia tiene la capacidad de darle vuelta a la situación.

“Él siente ese castigo, y los golpes que ha recibido lo preocupan, temo que esto empeore, debe soltar todo lo malo, los sentimientos negativos, cuando lo haga, tiene toda la capacidad del mundo, puede correr al frente junto a Lewis y Max (Verstappen)”, adelantó Damon Hill. Es tarea de Vettel reclamar el lugar que le pertenece en la élite del automovilismo.