<
>

Katie Taylor anticipa que pelea ante Serrano será la más importante en la historia del boxeo femenino

play
Jake Paul dice que Amanda Serrano es un buen fichaje (1:31)

Jake Paul explica por que fichar a la boxeadora Amanda Serrano para MVP Promotions es una buena opción. (1:31)

La campeona indiscutible peso ligero, Katie Taylor, está al borde de un gran año, que probablemente incluirá una pelea contra Amanda Serrano, una de las mejores de esta generación.

Esa pelea, que supuestamente se llevará a cabo en el Madison Square Garden en abril, se considera potencialmente la pelea más grande en la historia del boxeo femenino.

Taylor, nacida en Bray, Irlanda, jugó fútbol para Irlanda en las eliminatorias de la Copa Mundial mientras aún boxeaba como aficionada. Ganó la medalla de oro en boxeo en los Juegos Olímpicos de 2012 y cinco campeonatos mundiales, antes de convertirse en profesional en 2016 y firmar con Eddie Hearn de Matchroom Boxing.

Un pleito contra Serrano sería una promoción conjunta entre Hearn y el nuevo promotor de boxeo, Jake Paul.

Mientras se embarca en 2022, Taylor reflexiona sobre su pasado y le dice a ESPN cuál espera que sea la recompensa si todo sale según lo planeado:


Creo que 2022 podría ser potencialmente el año más importante de toda mi carrera, debido a las oportunidades que tendré de participar en las peleas más importantes que ha visto el boxeo femenino.

No sé con certeza el orden en que irán mis peleas, pero sé que la próxima pelea tiene que ser contra Amanda Serrano. Me decepcionaría enormemente si no fuera así.

Parece que la gente ha estado hablando de esta pelea de Serrano durante años, y la gente está emocionada de ver que finalmente suceda. Obviamente, se programó para que sucediera un par de veces anteriormente y fracasó por cualquier razón. Pero ojalá esta vez suceda.

Después de eso, no estoy segura. Solo lo tomo una pelea a la vez. Este juego, esa es la forma en que tienes que ver las cosas. Pero creo que podría dar inicio a un año decisivo para mi carrera. Estoy buscando la oportunidad de convertirme en una campeona indiscutible en múltiples divisiones y la oportunidad de participar en las peleas más importantes del boxeo femenino.

Fuera de Serrano, tienes a Jessica McCaskill o Chantelle Cameron, si pelea contra Kali Reis y se vuelve indiscutible en el peso welter junior. Estos son los tipos de nombres que podrían generar peleas enormes, enormes. Estas son súper peleas, no solo en el boxeo femenino sino en el boxeo en general.

Cuando comencé, mi objetivo era participar en grandes eventos como este. Encabezar en el Madison Square Garden contra Serrano, en la primera pelea de mujeres en hacerlo, sería verdaderamente espectacular. Gran parte de la historia del boxeo está vinculada a MSG, y he tenido la suerte de pelear allí en un par de ocasiones. Es un lugar tan icónico.

Recuerdo cuando me reuní con Eddie Hearn en su oficina en Londres para convertirme en profesional en 2016. Fue al final de una racha difícil para mí en los aficionados donde tuve dos derrotas consecutivas, pero definitivamente tenía el deseo de convertirme pro en ese momento.

Le dije a Hearn que quería llevar el boxeo femenino a un lugar donde el UFC ya estaba en ese momento. En aquel entonces, Ronda Rousey era probablemente el nombre más importante de la UFC, y desde entonces han surgido muchas más estrellas femeninas en las MMA. Sin embargo, el boxeo profesional femenino todavía estaba bastante por debajo del radar en ese momento. Al comienzo de mi carrera profesional, cada vez que peleaba sentía que tenía que probarme a mí misma, incluso ante la gente que miraba. Y estás pensando para ti mismo, 'OK, ¿me están mirando como si esto fuera un acto de circo, o me van a tratar como a una verdadera peleadora?'.

Quería ser tratada como una peleadora genuina que ama el deporte y se lo toma muy en serio, y afortunadamente ahora estamos en una posición en la que creo que muchos de los nombres conocidos son en realidad peleadoras.

Hubo tantas mujeres que me precedieron como pioneras del deporte, como Christy Martin y Deirdre Gogarty, que tuvieron esa gran pelea en la cartelera de Mike Tyson-Frank Bruno en 1996. Ese fue el primer gran evento en el boxeo femenino. Gogarty fue una de mis héroes mientras crecía y fue un gran apoyo para mí. Martin era una de las atletas femeninas más grandes del mundo en ese momento.

También tienes a Laila Ali, Ann Wolfe, Lucia Rijker, estas mujeres allanaron el camino para nosotras. Estoy tan agradecida, y el boxeo femenino no estaría en la posición en la que se encuentra hoy si no fuera por las mujeres que nos precedieron también.

Cuando miro a algunos de mis peleadores favoritos de todos los tiempos, Floyd Mayweather, Marco Antonio Barrera, Sugar Ray Leonard y Mike Tyson, esos siempre estuvieron involucrados en las peleas más grandes posibles. Cada vez que peleaban, era un evento 'ppv'. No sé si estoy en ese punto, pero ese es el nivel al que quiero llegar.

Sin embargo, tengo 35 años y sé que esta es una carrera corta. Pero quiero aprovecharlo al máximo, y realmente siento que la gente no ha visto lo mejor de mí. Siento que estos próximos años de mi carrera serán los mejores hasta ahora.

Definitivamente entiendo que no puedo hacer esto para siempre, desafortunadamente, por mucho que me encantaría. Mucha gente ha hablado de mi jubilación en los últimos meses. Cuando me preguntan al respecto, solo respondo cortésmente, supongo, pero por dentro se me revuelve el estómago. Entiendo que es una conversación natural para las personas. Es una pregunta genuina que la gente puede hacer, pero no estoy pensando en jubilarme en este momento.

Fuera de esos momentos y esas preguntas, la jubilación no es algo en lo que piense mucho. Solo estoy realmente enfocada en la próxima pelea, y realmente no miro mucho más allá de eso. Obviamente, el boxeo ha sido mi vida y es una gran pasión para mí, así que me encantaría seguir involucrada en el deporte de alguna manera cuando me retire, especialmente si eso significa trabajar con boxeadoras jóvenes y ayudarlas a desarrollar su potencial. Pero cuál es ese papel exactamente, no estoy segura.

Cuando comencé a boxear como una niña de 10 años, todo mi enfoque en ese entonces era convertirme en campeona olímpica. Esto fue antes de que el boxeo femenino fuera permitido en Irlanda. Siento que he tenido que romper límites toda mi vida, incluso en aquel entonces, cuando recién comenzaba en el deporte.

Siempre he dicho que el mayor legado que puedo dejar es inspirar a la próxima generación. Ahora, todos los gimnasios de aficionados de Irlanda están repletos de chicas jóvenes y talentosas, así que esa ha sido definitivamente la parte más satisfactoria de mi viaje.

Siento que he sacrificado mucho por este deporte. Es mi pasión absoluta, por lo que ver el boxeo femenino donde está ahora y visualizar a dónde puede llegar, siento que todo se unió. Todos los sacrificios que he hecho en mi vida y toda mi carrera me han llevado a este punto, así que estoy muy agradecida.