<
>

No dejes que el nombre te engañe: Joe Smith no es un boxeador común

play
Joe Smith Jr. fue el último rival de Hopkins a los 51 años (0:35)

En diciembre de 2016, Joe Smith Jr noqueó a Bernard Hopkins a los 51 años, en la que fue su última pelea. (0:35)

Joe Smith.

Una búsqueda en Boxrec.com revela siete páginas y media, casi 200 peleadores profesionales, que se llaman, o se han llamado "Joe Smith". El nombre en sí es una sugerencia genérica: solo un tipo, un tipo normal, un tipo regular, obrero, cualquiera en el mundo.

El Joe Smith en cuestión, Joe Smith Jr. de Mastic, Long Island, que pelea por el título vacante de peso semipesado de la OMB este sábado, lo ha escuchado todo antes. Y también le agrada.

"Trabajo duro", dice. "Cómo todo el mundo."

Aun así, con el debido respeto, la noción de este Joe Smith como ordinario o regular es absurda. Y en cierto nivel, a pesar de toda su modestia, él también lo sabe.

El primer tipo que le hizo saber a Smith que era, bueno, especial fue su eventual entrenador. Jerry Capobianco conoció a Smith cuando era adolescente en el gimnasio Heavy Hitters en Ronkonkoma. "Jerry creyó que podía ser un campeón mundial la primera vez que me conoció", recordó Smith una vez. "Le dije que estaba loco".

El segundo tipo fue Will Rosinsky, con quien peleó en la cartelera del combate por el título de peso mediano Danny Jacobs-Peter Quillin 2015 en el Barclays Center en Brooklyn. Smith idolatraba a Rosinsky, como lo haría cualquier peleador que llegó a la mayoría de edad en Nueva York después del cambio de siglo. Rosinsky ganó la división Open de los Guantes de Oro de Nueva York cuatro años seguidos, de 2005 a 2008, sin mencionar un campeonato nacional de Estados Unidos. Era favorecido para vencer a Smith. Sin embargo, en ese momento, Rosinsky probablemente sabía más sobre Smith de lo que Smith sabía sobre sí mismo. Rosinsky había estado en el ring con algunos oponentes de mano dura, incluyendo una pelea con Kelly Pavlik en 2009 y sesiones de entrenamiento con Curtis Stevens de Brooklyn. Pero Smith, con quien entrenó en Bellmore Kickboxing, podía pegar como cualquiera de ellos.

Hay un millón de tipos ahí fuera, pensó Rosinsky en decirle a su manager. ¿Por qué Joe?

Smith ganó por decisión unánime esa noche. Rosinsky recuerda: "Solía decirle: 'Joe, siempre buscas el nocaut. Necesitas algo más'".

Entonces, por supuesto, Smith salió esa noche y sorprendió a Rosinsky con su jab.

"¿Ordinario?" pregunta Rosinsky, ahora bombero de la ciudad de Nueva York (por cierto, no es una vocación para los tipos comunes). "Definitivamente no es ordinario".

La pelea de Rosinsky no solo le dio a Smith la confianza que necesitaba, sino que también sentó las bases para su carrera.

Seis meses después, se encontró en Chicago contra un popular de peleador local, Andrzej Fonfara, un favorito 30-1.

"Pensé que iba a ser una noche larga y dura", dice Smith. "Realmente me sorprendí a mí mismo".

Eliminó a Fonfara en el primer asalto.

Luego fue el gran Bernard Hopkins, un futuro miembro del Salón de la Fama, un peleador que nunca había sido noqueado. Hopkins era favorito 3-1.

Smith lo noqueó fuera del ring en el octavo asalto, enviando a Hopkins al retiro.

¿Jesse Hart? Favorito 3-1. Smith ganó por decisión.

play
1:09

Joe Smith Jr. noquea a Eleider Álvarez fuera del ring

Joe Smith Jr. aterriza un golpe brutal con la mano derecha que deja fuera a Eleider Álvarez para llevarse una victoria por nocaut técnico en el noveno asalto.

¿El ex campeón Eleider Alvarez? Favorito 2-1. Smith ganó por nocaut, enviando a Álvarez a través de las cuerdas.

"Hizo algunos ajustes", reconoce Marc Ramsay, quien entrena a Álvarez y al campeón de dos cinturones de la división, Artur Beterbiev. "No es Sugar Ray Leonard, pero es grande, poderoso y tiene huevos. Y dará el 100 por ciento".

Sin embargo, eso no quiere decir que nada de esto sea normal. Los boxeadores normales, como la gente normal en todas partes, no son conocidos por vencer las probabilidades. Tal vez una vez. Pero no de nuevo. Y otra vez. Y otra vez.

Incluso las derrotas de Smith, bueno, dos de las tres, no fueron normales. Hace un par de años, logró tambalear al campeón de la AMB, Dmitry Bivol, en la décima ronda. Aun así, Bivol, un excelente boxeador técnico, ganó por una amplia decisión unánime. Las otras dos, sin embargo, fueron el resultado de mandíbulas rotas.

La primera fue en 2010, básicamente una pelea de club contra un tipo llamado Eddie Caminero. Smith lo lastimó temprano, luego Caminero lo atrapó con un derechazo en el segundo asalto.

"Me golpeó bastante bien", dice Smith. "Mi mandíbula estaba completamente rota en ambos lados, simplemente colgando".

Superó la ronda, y luego la siguiente. Pero ya en el cuarto asalto "el dolor era demasiado”, recuerda Smith. “Lo empujé y salí del ring. Fui directo al hospital".

Un análisis dental fue lo siguiente; aparentemente sus cordales estaban devorando el hueso. Pero eso parecía irrelevante en ese momento. Cuando se le pide que describa el dolor, Joe Smith se vuelve inusualmente irritable, aunque es comprensible: "Es una mandíbula rota. Es una mie---. ¿Qué quieres que diga?"

De hecho, la mandíbula parece haber sanado mejor que la memoria.

"Pero todavía estoy aquí", dice. "Regresé al ring y lo hice de nuevo".

Se refiere a su pelea de 2017 contra Sullivan Barrera. Nuevamente, Smith lastimó a su oponente temprano, derribándolo en la primera ronda. Pero Barrera lo atrapó en el segundo.

"Sabía que estaba rota", dice Smith, quien una vez más tuvo problemas dentales en el periodo previo a la pelea.

Sin embargo, esta no era una pelea de clubes. Era HBO. Y Barrera no era un peleador de club; era un producto decorado de la reconocida fábrica de boxeo cubano, The Farm (La Granja). Un tipo cuya única derrota profesional en ese momento fue por decisión ante el gran Andre Ward.

Smith, el supuesto tipo normal, tomó una decisión noble, aunque irregular: Smith peleó hasta el final, ocho rondas más, con la mandíbula rota. "Me dije a mí mismo que no me iba a ir", dice. "Si esta es mi última pelea, me voy de pie”.

"Y aquí estoy".

"Aquí estoy".

Lo repite, no solo con orgullo, sino con una mueca de desprecio por todo lo que supuestamente es "regular".

"Si no tengo boxeo, no tengo mucho", dice. "Pero no llegué tan lejos en mi carrera para volver a romperme las pelotas todos los días y matarme trabajando para otras personas, por un sueldo regular cada semana".

En otras palabras, lo normal y lo ordinario están enormemente sobrevalorados. Smith, que tiene 31 años y se casará el próximo mes, quiere peleas grandes y pagos grandes. Quiere a Beterbiev, la clase de la división. Quiere una revancha con Bivol. Pero primero necesita vencer a Maxim Vlasov (45-3) por el título. El peleador ruso es más grande, más largo e incluso más experimentado que Smith, quien se convirtió en profesional en 2009. Pero también es el desvalido.

Esta vez es el tipo regular es el favorito, 4-1. Tal vez a los apostadores les tomó mucho tiempo darse cuenta. Este Joe Smith es especial.