<
>

Wilder vs Ortiz: El séptimo round que casi cambia el panorama en los pesos pesados

Mientras el campeón mundial de peso pesado Deontay Wilder y el principal contendiente Luis "King Kong" Ortiz se preparan para su revancha el sábado (Fox PPV, 9 pm ET) en el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas, es difícil no pensar cuál podría haber sido el presente si en la primera entrega entre ambos el peleador cubano hubiera concretado el nocaut que estuvo cerca de conseguir.

Wilder (41-0-1, 40 KOs) defendió su título contra Ortiz (31-1, 26 KOs), quien era por mucho al oponente más peligroso de su carrera. Wilder, ahora de 34 años, y Ortiz, de 40, se habían enfrentado previamente el 3 de marzo de 2018, en el Barclays Center en Brooklyn, New York, en un combate muy esperado entre dos invictos e incluidos entre los más fieros pegadores de peso completo.

Fue una pelea horrible antes de que eventualmente emergiera como contendiente a 'Pelea del Año'. Finalmente las cosas se calentaron en el quinto round cuando Wilder logró romper con la derecha la guardia de su oponente. El golpe aterrizó en la cara de Ortiz y le dobló las piernas; acto seguido, Wilder volvió a golpearle en el rostro con la derecha.

Luego vino el drama del séptimo capítulo. Después de más de dos minutos en los que hicieron poco más que jabearse mutuamente, provocando abucheos de la multitud, Ortiz sacudió a Wilder con un gancho de derecha y casi lo noquea con un frenético ataque en los últimos 45 segundos. Wilder logró sobrevivir ese tiempo del episodio, pero sufrió tanto daño que los tres jueces anotaron 10-8 para Ortiz, a pesar de que no hubo derribo.

Wilder se recuperó y consiguió un espectacular nocaut con un uppercut de derecha en el décimo asalto.

Esta es la historia, contada por los involucrados, de los 45 segundos finales del séptimo round en el que Ortiz estuvo a punto de una victoria por KO que le hubiera dado un título mundial e impuesto una nueva narrativa en la escena de los pesos pesados.

Jay Deas, co-entrenador y cutman de Wilder: Ortiz es un luchador tremendo, bien entrenado. Su experiencia como boxeador aficionado le ha servido bien. Es inteligente, experimentado y muy astuto. Entró en esa pelea convencido de que iba a ganar el título, absolutamente convencido. El 100 por ciento creía que iba a ganar y luchó así. Deontay no estaba al cien por cien esa noche. Tenía un resfriado y síntomas parecidos a la gripe. Seguía escupiendo moco en el vestuario. Nunca pensamos en posponer la pelea, pero su fuerza no había regresado totalmente; el 72 por ciento era sobre dónde estábamos.

Shelly Finkel, co-manager de Wilder: Al entrar en la pelea, supe que este era un tipo peligroso.

Deas: Lo que recuerdo es que Deontay había establecido el control de la pelea y sentí que la pelea habría terminado en la quinta ronda si hubiera tenido un poco más de tiempo después de la caída. Nos sentimos muy bien al entrar en el séptimo momento en que estábamos justo donde necesitábamos estar.

Herman Caicedo, entrenador de Ortiz: Simplemente [Ortiz] se ajustó en la pelea [en la séptima ronda], descubriendo un poco el estilo. Él estaba boxeando. Él solo estaba entrando en su ritmo, como lo hace. Cuando hace eso, es muy peligroso y eso es todo. Después de eso, una vez que hizo la conexión y lo lastimó, me sentí como todos los demás: era el nuevo campeón de los pesos pesados.

Deontay Wilder: Mirando esa ronda, incluso en la televisión, fue como, 'Oh, Dios mío, el árbitro está por detener esta pelea'. Fue muy intenso. Fue electrizante. Te tenía en el borde de tu asiento, ni siquiera podías sentarte. Tiró todo y el fregadero de la cocina y no pudo sacarme de allí y creo que eso se le metió en la cabeza mentalmente. El séptimo round fue un momento increíble para mí. Me permitió ver de lo que realmente estoy hecho. Le permitió al mundo ver qué tipo de campeón y al verdadero campeón que tienen en Estados Unidos.

Con 45 segundos restantes, Wilder y Ortiz aterrizaron golpes casi al mismo tiempo, Wilder con la mano derecha y Ortiz con el gancho derecho. Ortiz conectó un momento antes y comenzó el problema de Wilder. Ortiz luego conectó una izquierda recta y Wilder se lanzó hacia Ortiz, quien lanzó una ráfaga de golpes mientras Wilder intentaba aguantar para no caer.

Luis Ortiz: Tan pronto como conecté el golpe y lo lastimé, vi donde estaba y supe que iba a terminar con él y que la pelea había terminado, básicamente. No he tenido ninguna otra situación como esa en la que no haya tenido un golpe de gracia en un escenario como ese. Entonces es solo una cuestión de juntar algunos golpes y ganar esta pelea. Realmente no recuerdo qué golpe fue. Es como un flash. Probablemente fue el gancho correcto el que causó el daño, pero después de eso no puedo recordar qué estaba haciendo más daño.

Wilder: Me aturdió. Me aturdió bastante cuando me golpeó, pero estaba lejos de estar herido.

David Fields, el árbitro: Sé que a Wilder le agarraron con el golpe. Esto es boxeo, hombre. Lo aturdió un poco, lo tambaleó un poco. Tenía mi ojo en él. A veces, un hombre se lastima o queda aturdido y si recibe el segundo golpe contundente, queda noqueado o se acabó. Ortiz no consiguió ese segundo golpe y Deontay realmente no se desplomó.

Wilder: La forma en que sucedió primero es que lanzamos un golpe juntos, pero él conectó primero que yo y eso fue lo que me aturdió la primera vez, pero fue como un ligero zumbido. Y luego traté de engañarlo, pero no lo hice. Cuando lo hacía no me estaba separando de él. No tenía suficiente distancia alejado de él. Estaba lanzando mi jab solo para hacerle saber que todavía estaba en la pelea. Él es un luchador experimentado y comprendió que me aturdió y definitivamente volvió a conectarme con su mano derecha y entonces fue cuando me aturdió severamente. Nunca estuve lastimado. Creo que la gente usa demasiado el dolor. Lo arrojan demasiado porque no entienden la diferencia entre aturdido y dolor. Entendí todo lo que estaba pasando conmigo. Me estaba entrenando internamente. Mi voz interior me decía que continuara. Asegúrate de que el árbitro te vea. Asegúrate de seguir golpeándolo.

Deas: Deontay lastimó a Ortiz con la mano derecha y se abalanzó para tratar de acabar con él y quedó atrapado con la mano derecha. ¡Bam! Deontay trató de disfrazarlo porque nunca quieres mostrar que te pegaron con un buen golpe. Ortiz, siendo un veterano y un gran luchador, reconoció que el momento estaba allí e hizo lo que se suponía que debía hacer y trató de acabarlo.

Ortiz: Cuando vi que estaba herido, me puse a trabajar, haciendo lo que mejor hago, que es lanzar mis golpes hasta quedarme sin gasolina.

Con Wilder en mal estado, Ortiz siguió lanzando golpes los 30 segundos restantes. Wilder estaba agarrando a Ortiz y aferrándose a su querida vida.

Fields: Me encontraba a segundos de detener el combate. Si le hubiesen propinado un golpe, o no hubiese sonado la campana, posiblemente lo hubiese detenido.

Wilder: No quería desperdiciar energía innecesaria, porque quería tener la capacidad para recuperarme. Le golpeaba donde me fuera posible, sin importar el lugar, con el fin de que el árbitro pudiera entender de que estaba bastante activo. Estoy consciente y puedo seguir peleando. No creo que me dieron suficientes méritos por ello.

Deas: Estoy pensando, ¡muy bien! ¡Golpéalo, golpéalo! Yo pensaba en que Deontay estaba resolviendo problemas. Cuando estás padeciendo de un dolor terrible, no estás resolviendo problemas. Estás completamente vulnerable y no te puedes defender. Él estaba adolorido y recibiendo buenos golpes, pero seguía resolviendo problemas.

Finkel: Ortiz propinó un montón de golpes, pero Deontay fue capaz de cubrir y hacer lo suficiente para que el árbitro no detuviera la pelea. Hemos hablado al respecto y él me dijo que no estaba realmente lesionado, pero sí afectado.

Durante los segundos finales, Wilder se inclinó contra las cuerdas y Ortiz le estremeció con un largo zurdazo. Ortiz le siguió con aproximadamente 10 golpes sin respuesta, incluyendo un zurdazo hacia el rostro. Ortiz lo combinó con varios golpes al cuerpo y Wilder quedó contra las cuerdas. Perdió la estabilidad y Ortiz lo remató con dos derechazos por la mandíbula, mientras la campana ponía fin al asalto.

Wilder: Él me estaba golpeando con esos puñetazos furiosos, pero no tenían demasiado veneno. Lanzaba combinaciones que me sacaban de equilibrio. Solo tenía que recuperar mi rango y mis fundamentos y fui capaz de hacerlo. Les demostré que era un verdadero campeón.

Deas: Recuerdo haber pensado que ojalá (Fields) no detuviera la pelea; estábamos bien. Esperaba que él viera lo que yo estaba viendo, que aún estábamos involucrados en la pelea y que podíamos superarla para que así él no nos terminara desconectando. No estoy entrando en pánico. Seguimos en esta, pero obviamente se trata del momento más importante.

Caicedo: Creo que lo mejor que nos favoreció fue como él boxeaba: apoyándose en un buen jab y simplemente superándolo sin permitir a Wilder caer en locuras con sus excentricidades y que saliera airoso, para que al final nos lamentáramos. Por eso, creo que solo tenía que estar un poco mejor de él en el ámbito técnico y los fundamentos básicos.

Fields: Deontay se estaba tambaleando, aunque algunos dicen que estaba al borde del colapso. La gente que jamás ha boxeado no tiene idea de lo que implica ser un combatiente y aguantar un golpe. (Fields fue peleador profesional antes de convertirse en árbitro). Él hizo lo que se supone que se debe hacer. Si estás a punto de caer, no sabes cuándo quedarás fuera o que hacer. Él mostraba que aún tenía cómo mantenerse. Como árbitro, eso me dice que te mantienes dentro de la pelea.

Deas: Pensé que Deontay como venía la mano izquierda, pero fue un gran golpe. Ahí viene y Deontay regresó de vuelta contra las cuerdas, pero mientras puede ver el golpe venir, estamos bien. Desde nuestro punto de vista en la esquina, lo que estoy buscando es una señal de que Deontay todavía está resolviendo el problema. Aunque estás en un tornado, mientras estés buscando una resolución al problema, todavía estás bien.

Finkel: Cuando estaba contra las cuerdas aguantando golpes, me decía que no era una pelea que necesitábamos. Me preocupaba qué si no hacía nada y seguía recibiendo golpes, el referí la iba a parar. Pero entonces sonó la campana y regresó a la esquina, y su recuperación en el próximo round fue asombrosa.

Wilder: Yo sabía lo que hacía cuando sonó la campana, como pueden ver, sabía exactamente dónde estaba. Regresé directo a mi esquina y no paré de hablar mientras volvía.

Ortiz: Casi lo tuve, y creo que con unos segundos más en el round, lo habría logrado. La campana definitivamente salvó a Wilder. Pero hay que darle crédito, soportó la tormenta. No tengo ningún problema con el referí.

Deas: En la esquina, somos el equipo de mecánicos. Escuchamos la advertencia de 10 segundos. Ahora preparamos la esquina. Tener el hielo listo, lograr que se siente. No fui testigo de los últimos dos golpes porque usualmente no veo los segundos finales. Revisó la vasalina, la medicina para la cortadura, etc. Tengo una lista de tareas que cumplir en la esquina.

Wilder: No diría que la campana me salvó porque todavía tenía 40 segundos. ¿Cuántos segundos tuve yo para terminarlo en el quinto? Él tuvo 40 segundos y no pudo hacerlo. Lanzó todo lo que tenía. Fields: Podrías decir que la campana lo salvo. ¿Quién sabe? Pero estaba bien para continuar.

Deas: Cuando sonó la campana para terminar el séptimo round, la señal positiva más clara era que Deontay caminó de vuelta a la esquina. Si se hubiera mantenido en las cuerdas o habría caminado a la esquina incorrecta, entonces me preocuparía. Y lo estaba, claro. Fue un tornado de golpes y nunca quieres ver a tu púgil bajo esas circunstancias. Pero nunca pensé en parar la pelea.

Wilder lucía un poco inestable mientras caminaba a su esquina, pero parecía lúcido y atento durante el minuto de descanso. Cuando sonó la campana para comenzar el octavo asalto, Fields solicitó un tiempo fuera a pedido del doctor que quería examinar a Wilder, lo cual es típico de la Comisión Atlética del Estado de Nueva York en estos casos. Wilder recibió unos segundos extra de recuperación.

play
0:23

Dana White y Floyd Mayweather risueños en el juego Clippers vs. Celtics

NBA: Clippers vs. Celtics

Fields: Wilder estaba un poco sacudido. Lo caminé de vuelta a su esquina, y lo estoy observando. No quiero que nadie se lastime, pero al mismo tiempo le voy a dar al peleador, sin importar quien fuera, una oportunidad de poder continuar. Al inicio del octavo, uno de los doctores me dice que desea examinar cuando suena la campana. El doctor lo instruyó, y yo no voy a ir en contra del médico. Le dije a la esquina de Ortiz que cuando suene la campana lo envíen a una esquina neutral porque el médico quiere examinar a Wilder.

Deas: Pensé que resistió la tormenta, y que Ortiz gastó todos sus cartuchos. En la esquina le dije a Deontay que pensaba que (Ortiz) lo dejó todo en el séptimo round. Le dije que (Anthony) Joshua tuvo su momento cuando superó un mal momento (al ser derribado) contra (Wladimir) Klitschko y le dije que este era su momento para superar la adversidad. En verdad pensaba que el octavo round sería el asalto más importante de la pelea mientras pudiéramos superarlo.

Finkel: En el octavo round comenzó a darle vuelta a la pelea, conectando y lastimando a Ortiz. Es probable que ese séptimo asalto terminó mentalmente con Ortiz ya que no pudo detener a Deontay. Físicamente quizás tiró todo lo que tenía.

Wilder: Me sentí muy orgulloso ya que pude superar el mal momento que viví en el séptimo. Ser capaz de batallar en el momento, inclusive tomar la pelea bajo los efectos de la gripe. El protocolo dice que se cancela y se pelea después. Pero soy obstinado. Siempre hago cosas que otros boxeadores no se atreverían a hacer, y eso es parte del legado que quiero dejar. No quiero lo mismo de siempre. Quiero ser diferente. Pore so hago las cosas que hago.