<
>

Andy Ruiz dio la sorpresa, pero Anthony Joshua debe remontar

play
Conoce la trayectoria de Andy Ruiz (0:49)

Así ha sido la carrera del primer mexicano en lograr un campeonato de peso pesado. (0:49)

Campana de Apertura: La autopsia de Joshua-Ruiz

NUEVA YORK -- En una noche inolvidable, Andy Ruiz logró la enorme sorpresa y viró de cabeza la división de peso pesado y al boxeo con su sorprendente, impactante e inesperada victoria por nocaut sobre Anthony Joshua para llevarse sus tres títulos mundiales más importantes el sábado en el Madison Square Garden.

Se suponía que era formalidad. Se suponía que Joshua anotaría un gran nocaut que serviría como plataforma de lanzamiento para la mega estrella británica para elevar su perfil en su debut en Estados Unidos en una arena sagrada, porque si puedes hacerlo en Nueva York puedes hacerlo en cualquier lugar, como Sinatra cantó en una ocasión.

En cambio, se convirtió en la sorpresa de esta era estilo Buster Douglas-Mike Tyson, aunque no tan grande porque Douglas-Tyson no solo fue la mayor sorpresa en la historia del boxeo, sino también una de las más grandes en la historia del deporte.

A pesar de que es el tipo más simpático que hayas conocido, al despreocupado Ruiz nadie le daba oportunidad de ganar, principalmente debido a un cuerpo fofo que no grita exactamente al campeón de peso pesado, y porque no había nada en su currículum que indicara que él era capaz de cualquier cosa de este tipo. De hecho, su única derrota, aunque por decisión discutible, por un título vacante en 2016, fue contra un hombre, Joseph Parker, a quien Joshua superó fácilmente para unificar cinturones en 2018.

Pero Ruiz hizo historia al convertirse en el primer boxeador de decendencia mexicana en ganar un título de peso pesado y lo hizo de manera impresionante en una pelea increíble que probablemente resulte ser la Sorpresa del Año y el Asalto del Año porque el tercero fue extraordinario, cuando Ruiz se levantó de la primera caída de su carrera para derribar a Joshua dos veces en un asalto tumultuoso.

Ruiz derribó a Joshua dos veces más en el séptimo asalto para terminar con él mientras la arena vendida en su totalidad de 20,201, en su mayoría británicos que habían hecho el viaje para apoyar a Joshua. Ruiz había acabado el registro perfecto de Joshua y su aura de invencibilidad, sin mencionar que terminó cualquier posibilidad de un enfrentamiento de Joshua con Deontay Wilder por el título indiscutido que alguna vez tuvo el mismo significado que tendría antes del sábado.

Eso es porque incluso si AJ derrotara a Ruiz para reclamar los cinturones en una revancha a la que tiene derecho, y la que el promotor Matchroom Boxing, Eddie Hearn, fijó para noviembre o diciembre en el Reino Unido, y entoces enfrentar a Wilder luego, no será lo mismo porque ya no será una reunión cumbre entre los titulares invictos en su mejor momento. Eso nunca puede recapturarse gracias a que Ruiz hizo lo que hizo.

(Nota aparte, esto debería ser otra lección para los agentes de poder que se negaron a hacer Joshua-Wilder debido a la codicia y porque no les importaba lo que el público quería. Joshua-Wilder fue echado por la borda en términos del significado que debió tener como las peleas más recientes en demanda, aunque no tan grandes, también tuvieron: Vasiliy Lomachenko-Mikey Garcia, gracias a la derrota unilateral de García ante Errol Spence Jr. en marzo, y Jermell Charlo-Jarrett Hurd, gracias a que ambos perdieron en lugar de enfrentarse entre sí. Que esto también sea una lección para Spence y Terence Crawford para no esperar mucho más para que el público tenga su mega pelea de unificación en el peso welter).

El sábado por la noche fue uno que ningún fanático del boxeo olvidará ni los boxeadores. Para Ruiz (33-1, 22 KOs), de 29 años, hijo de inmigrantes mexicanos de Imperial, California, es la culminación de sus esperanzas y sueños, y una historia para sentirse bien.

"Quería probar que todos los escépticos estaban equivocados y que pensaban que iba a perder. ¿Sabes qué? Soy el primer campeón mexicano de peso pesado del mundo", dijo un sonriente Ruiz, que vestía una camiseta de los Knicks de Nueva York, en la conferencia de prensa posterior a la pelea. "Es una bendición. Todavía me estoy pellizcando para ver si esto es real, hombre".

Seguro que lo es y él lo sabe porque luego gritó a su madre.

"Mamá te amo; Te amo y nuestras vidas van a cambiar", dijo, refiriéndose a los millones de dólares que ganó el sábado y los millones más por venir. "No tenemos que luchar más".

Para Joshua (22-1, 21 KOs), de 29 años, cuya séptima defensa del título no fue nada menos que el afortunado número 7, las preguntas apenas comienzan: ¿Se tomó la pelea a la ligera? ¿Necesita una nueva esquina? ¿Fue él complaciente? Aún no sabemos las respuestas.

También hubo fuertes críticas a quienes opinaron sin base que quedó expuesto; no tiene quijada, ni resistencia, y que abanadonó.

Sobre estar "expuesto", aquellos que recorren esa ruta deberían estar callados y hacer su pequeña tarea estudiando el registro de Joshua en el que verán victorias sobre pesos pesados ​​de calidad como Wladimir Klitschko, Dillian Whyte, Joseph Parker, Alexander Povetkin y Carlos Takam.

En la pregunta de la barbilla, tal vez no tenga una fuerte barbilla, pero solo ha estado abajo contra Klitschko (un gran golpeador de todos los tiempos) y Ruiz, un hombre de 268 libras, que lo golpeó repetidamente, y se levantó en cada ocasión.

¿Sin corazón? Todo el mundo necesita relajarse. Que incluso haya salido del tercer asalto es un testimonio de su corazón. Los chicos sin corazón no se levantan cuatro veces. Y fue conmocionado, según un anuncio posterior a la pelea, así que a pesar de que Joshua, cuyas piernas habían desaparecido, dijo que sí cuando el árbitro Michael Griffin le preguntó si quería continuar después de la segunda caída en el séptimo asalto, Griffin leyó su lenguaje corporal y correctamente detuvo la pelea porque ya estaba acabado. Hay una diferencia entre estar acabado y abandonar.

Todos los críticos de Joshua deberían recordar esto: la gente dijo exactamente lo mismo sobre los medallistas de oro olímpicos Lennox Lewis, después de sus nocauts ante Oliver McCall y Hasim Rahman, y Klitschko, después de sus nocauts ante Corrie Sanders y Lamon Brewster. Es fácil quedar atrapado en el momento pero estoy mirando a largo plazo. Lewis y Klitschko se recuperaron enfáticamente y se convirtieron en grandes campeones de peso pesado de todos los tiempos después de sus contratiempos.

Ahora depende de Joshua ver si él puede hacer lo mismo. Es un buen tipo (que no merece críticas tan duras y mezquinas) y un boxeador talentoso que ha brindado a los fanáticos del boxeo muchas noches grandes y peleas emocionantes hasta hora. Probablemente haya más por venir, mientras busque digerir la sirpresiva derrota y regresar más fuerte.

La mayoría de los miembros de los medios abandonaron MSG después de que se anunció que Joshua (22-1, 21 KOs), de 29 años, no aparecería en la conferencia de prensa posterior a la pelea por una conmoción cerebral. Pero más de una hora después, cuando lo sacaron de la arena, tomó el asunto en sus propias manos y fue al área de la prensa para enfrentar las preguntas, incluso si la mayoría de los reporteros se habían ido. Fue su primer paso en su camino hacia la reconstrucción.

"Confíen en mí, vengo de una buena familia, pero en lo que me encontraba en la vida (antes de dedicarme al boxeo) lidié con más m-- que esto", dijo Joshua, quien no puso excusas y le dio a Ruiz el crédito total por la victoria. (como lo hizo Hearn). "He lidiado con grandes derrotas reales y me he recuperado, y la vida es un viaje. Si tuviera que mirar mis reveses en aquel entonces, y dejara de hacer lo que estaba haciendo, entonces habría estado j---. Pero no hice eso. Mantuve mi cabeza fuerte, trabajé como un campeón y logré recuperarme.

"Entonces, siento que esto es solo parte de un viaje en el que estoy. Esto es boxeo, y lo que tengo que hacer es reevaluar la situación, mejorarla y volver. No hemos llegado hasta aquí para detenernos. No hemos llegado tan lejos para plegarnos bajo presión. Llegamos hasta aquí, y creo que definitivamente podemos ir mucho más lejos".

Peleas que pudiste perderte

Sábado, en San Jacinto, California

Peso welter Ivan Redkach (23-4-1, 18 KO) KO6 Devon Alexander (27-6-1, 14 KOs).

En el evento principal de Premier Boxing Champions, Redkach, de 33 años, una ex estrella amateur de Ucrania que pelea con base en Los Ángeles, anotó un sorpresivo nocaut explosivo que pudo haber acabado con la carrera de Alexander como un peleador de evento principal. Alexander, de 32 años, de St. Louis, ex campeón de peso welter y peso welter junior, se separó del entrenador y mentor durante toda su carrera Kevin Cunningham para entrenar con Roy Jones Jr. en preparación para Redkach, quien entró al ring entrenado por otro ex Rey libra por libra, Shane Mosley. Alexander, el mejor técnico, se adelantó 48-47 en las tres tarjetas al entrar en el sexto asalto cuando el más agresivo Redkach anotó tres caídas. Atrapó a Alexander con un uppercut para la primera caída, derribó al muy inestable Alexander de nuevo unos momentos más tarde y luego, por tercera vez, con un aluvión de golpes, lo que provocó que el referí Thomas Taylor terminara la pelea al 1 minuto, 10 segundos. Es el mejor triunfo de su carrera para Redkach, que ascendió al peso welter, y un desastre para Alexander, que falló malamente el límite (llegando en 151.5 libras) y cayó a 1-4-1 en sus últimas seis peleas.

Peso mediano Willie Monroe Jr. (24-3, 6 KOs) G10 Hugo Centeno Jr. (27-3, 14 KOs), tarjetas: 98-92, 97-93, 96-94.

Monroe, de 32 años, zurdo de Rochester, Nueva York, debía desafiar a Jermall Charlo por su título interino de peso mediano mundial el 22 de diciembre, pero Monroe fue retirado de la pelea cinco días antes por dar positivo por una sustancia prohibida en una prueba de drogas al azar. Entonces, en su primera pelea en 10 meses, Monroe, quien perdió peleas por el título mundial ante Gennady Golovkin y Billy Joe Saunders, regresó para enfrentar a Centeno, de 28 años, de Oxnard, California, y le dio su segunda derrota en tres peleas. Monroe tomó el control desde el principio, ensangrentó a Centeno y usó sus habilidades de boxeo para ganar la decisión, que fue sorprendentemente cercana en una de las tarjetas de puntuación.

Viernes en Belfast, Irlanda del Norte

Peso pluma junior Ryan Burnett (20-1, 10 KOs) KOT6 Jelbirt Gomera (14-6, 7 KOs).

El ex campeón mundial de peso gallo unificado Ryan Burnett subió de peso para enfrentar al dispuesto, pero fuera de clase Gomera, de 26 años, zurdo de Filipinas, quien cayó a 2-5 en sus últimas siete peleas. Burnett, en su primera pelea desde que firmó con Top Rank, también estuvo peleando por primera ocasión desde que perdió su título de peso gallo por paro en el cuarto asalto ante Nonito Donaire en los cuartos de final de la World Boxing Super Series en noviembre cuando Burnett no pudo continuar debido a un músculo oblicuo desgarrado en su lado derecho. Burnett fue penalizado en un punto por el reg}ferí John Latham por un golpe bajo al comienzo del sexto asalto. Pero continuó atacando el cuerpo de Gomera durante el asalto y cuando lo afectó gravemente con un par de golpes, Latham detuvo la pelea a los 2 minutos, 1 segundo.

Sábado en Macau, China

Peso semicompleto Meng Fanlong (15-0, 9 KOs) G12 Adam Deines (17-1-1, 8 KOs), eliminatoria de título, tarjetas: 117-109, 116-110, 115-111.

Fanlong, de 31 años, de China, obtuvo una oportunidad mandatoria ante el campeón mundial Artur Beterbiev con su victoria sobre su compatriota zurdo Deines, de 28 años, de Alemania, que se celebró en una cartelera que tuvo lugar durante la convención anual de la FIB en el Palacio Wynn. En otra pelea de ritmo lento, Deines tuvo su mejor momento en el octavo asalto cuando anotó una caída, pero Fanlong estaba un poco más ocupado e hizo un poco más para ganar el visto bueno de los jueces. Deines también dañó su causa cuando golpeó a Fanlong en el descanso en el asalto 12, lo que llevó al referí Eddie Claudio a penalizarlo con un punto.