<
>

Vasily Lomachenko fue dominante ante Anthony Crolla en su defensa

play
"La gente vio un concierto de técnica y de poder" (1:22)

Salvador Rodriguez analiza el desempeño del ucraniano ante Anthony Crolla (1:22)

Campana de Apertura: Lomachenko es el hombre

LOS ANGELES -- El rey de libra por libra, Vasiliy Lomachenko, el campeón de peso ligero unificado, es todo lo que los fanáticos deberían desear en un boxeador profesional.

Él pelea regularmente. Siempre viene en forma. Siempre entretiene. No evita a nadie tampoco, porque está dispuesto a pelear contra los mejores oponentes disponibles. Y tiene habilidades tan supremas y tan inusuales que es difícil compararlo con cualquier otro boxeador, al menos en lo que puedo pensar en casi 20 años cubriendo boxeo.

En la encuesta de los top 10 libra por libra de ESPN, Lomachenko obtuvo nueve de los 10 votos de primer lugar con el campeón de peso welter Terence Crawford obteniendo uno. El acuerdo casi unánime sobre cualquier cosa en el boxeo es raro, pero eso es lo bueno que es Loma.

Lomachenko mostró esas habilidades en un impresionante nocaut en el cuarto asalto del ex campeón Anthony Crolla, su retador mandatorio, el viernes por la noche en el Staples Center de Los Ángeles. Sí, Crolla era un gran perdedor, pero nadie lo había dominado tan profundamente y lo había despachado como lo hizo Lomachenko, con una derecha limpia en la cabeza que lo derribó primero. Fue un golpe tan devastador que el árbitro Jack Reiss abandonó el conteo porque Crolla (34-7-3, 13 KOs), de 32 años de Inglaterra, se había ido.

Todos sabemos que Lomachenko prefería estar en una pelea de unificación de tres cinturones con Richard Commey, como se había planeado originalmente, pero una la lesión en la mano de Commey lo descartó. Una pelea de unificación con Mikey García, quien semanas antes había perdido cada segundo de una pelea de 12 asaltos en la que desafió a Errol Spence Jr. por un cinturón de peso welter, tampoco fue factible.

Lo que me sorprende es que siempre que Lomachenko pelea, los guerreros de las redes sociales encuentran faltas en su oponente y se quejan de esto o de lo otro. ¿Cómo puede ser el No. 1 libra por libra si tiene una derrota, se quejan? ¿Con quién ha peleado? Oh por favor.

Lomachenko (13-1, 10 KOs), de 31 años, dos veces medallista de oro olímpico de Ucrania, llegó al profesionalismo en 2013 como quizás el mejor peleador amateur de todos los tiempos y prácticamente no necesitaba adiestramiento profesional. Se convirtió en profesional en 10 rounds y fue todo acerca de hacer historia. Luego procedió a establecer récord para la menor cantidad de peleas necesarias para ganar un título mundial (tres, un empate), la menor cantidad necesaria para ganar un título en dos divisiones (siete), la menor cantidad necesaria para ganar un título en tres divisiones (12) y luego títulos ligeros unificados en su 13ª pelea. De sus 14 peleas profesionales, 13 han sido peleas de título mundial.

Para aquellos que se quejan de que tiene una derrota: Deténgase. peleó contra Orlando Salido, un ex campeón de dos divisiones en su SEGUNDA pelea profesional. Hay boxeadores que no considerarían pelear contra alguien tan fuerte como Salido nunca, y mucho menos en su segunda pelea. En esa pelea, por cierto, Lomachenko estuvo a punto de ganar un título vacante de peso pluma, pero perdió una decisión dividida contra un Salido que había sido despojado del cinturón porque no hizo el peso, lo que le daba una ventaja de peso injusta. También se pasó toda la pelea varias veces, cometiendo faltas a Lomachenko con golpes bajos sobre los que el referí nunca hizo nada.

Yo estaba en esa pelea en San Antonio y luego me encontré con un miembro del equipo de Salido. Esa persona me dijo, y parafraseando, "gracias a Dios que tenemos a este tipo en su segunda pelea porque después de un par de más será imbatible". Resulta que Lomachenko solo necesitaba una pelea más porque en su tercera pelea jugó con el también Gary Russell Jr. (24-0 en ese momento) para ganar el cinturón que había sido despojado Salido por sobrepeso.

Entonces, cuando alguien pregunta "A quién venció Loma", la primera respuesta debería ser Russell, un excelente boxeador que tiene una derrota y actualmente posee un título de peso pluma.

Esa pregunta también puede responderse con estos nombres: Román Martínez, Nicolás Walters, Guillermo Rigondeaux, Jorge Linares y José Pedraza. Loma ha peleado contra más oponentes de calidad en los últimos años que algunos de los mejores peleadores en una carrera.

Perforó a Martínez en el quinto asalto en un candidato del nocaut del año 2016 para ganar un título de peso ligero junior. A García le llevó ocho asaltos en la única otra derrota de Martínez. Walters era un ex campeón de peso pluma invicto con un gran poder considerado un serio rival, pero perdió cada segundo de la pelea antes de abandonar después de siete asaltos. El dos veces medallista de oro olímpico Rigondeaux, aunque subió de peso, fue venerado por algunos como un Dios LxL, pero de repente no era nadie para ellos cuando Loma lo avergonzó e hizo su mansa renuncia después de seis asaltos.

Cuando Loma subió al peso ligero en mayo pasado, le ganó por KO al muy respetado Linares en el décimo asalto a pesar de desgarrarse el labrum en su hombro derecho en el segundo asalto. Cuando Loma se enfrentó a Pedraza para unificar dos cinturones en diciembre, su hombro no estaba al 100 por ciento, pero lo dejó caer dos veces en el 11° asalto y ganó una amplia decisión.

Loma no solo derrota a los oponentes tampoco. Él les arranca su corazón. En cuatro peleas consecutivas en 2016 y 2017, hizo que sus rivales se (Walters, Jason Sosa, Miguel Marriaga y Rigondeaux) y se autodenominó "No Mas-chenko".

Loma no solo es el boxeador número 1 en el mundo en este momento, sino que, históricamente, con solo unas pocas excepciones, es difícil pensar en alguien en las últimas décadas que le daría una pelea seria de 130 o 135 libras. Creo que García sería una pelea competitiva en peso ligero, una división en la que Loma no es lo suficientemente grande. Shane Mosley en su mejor momento habría sido una gran pelea.

Y creo que Floyd Mayweather, que probablemente estaba en su mejor momento en el peso ligero junior y solo peleó brevemente en el peso ligero, ciertamente sería una verdadera prueba, pero sería una pelea en la que Lomachenko competiría, si no ganaría. Adelanta con la indignación en las redes sociales una vez más.

Actuación del fin de semana: Claressa Shields

Claressa Shields, el rostro del boxeo femenino en los Estados Unidos, salvó su mejor actuación para su pelea más grande.

Shields (9-0, 2 KOs), de 24 años, la dos veces campeona olímpica estadounidense de Flint, Michigan, dominó absolutamente a la alemana Christina Hammer (24-1, 11 KOs), de 28, en su tan esperado enfrentamiento por el título indiscutible femenino de peso medio el sábado por la noche en Atlantic City, Nueva Jersey. Hammer había sostenido su cinturón desde 2010 y estaba haciendo su 13ª defensa, pero no solo Shields salió con la victoria, 98-91, 98-91 y 98-92, sino que casi noqueó a Hammer en el octavo asalto cuando la tuvo contra las cuerdas mientras repartía el castigo en un asalto tan unilateral que dos de los jueces le dieron un puntaje de 10-8, incluso sin una caída.

Shields, ex campeona unificada de peso súper mediano que había bajado al peso mediano y entró en la pelea con tres cinturones, hizo su tercera defensa y también tomó el cinturón de Hammer para convertirse en la segunda mujer en tener los cuatro títulos principales al mismo tiempo y solo el sexto boxeador en general en lograr esa hazaña.

El siguiente paso: Si Shields se sale con la suya, se moverá hacia el peso mediano junior y Cecilia Braekhus (35-0, 9 KOs), de Noruega, la campeona indiscutible del mundo de peso welter femenino, asciende una división por lo que fácilmente sería la pelea más importante en la historia del boxeo femenino. Es posible.

Decepción del fin de semana: Quillin vs. Truax

Sobre el papel, la emiminatoria del título de peso súper mediano entre el ex campeón de peso mediano "Kid Chocolate" Peter Quillin (34-1-1, 23 KOs), de 35 años, y el ex campeón de peso súper mediano Caleb Truax (30-4-2, 19 KOs), de 35 , aparentaba ser una muy buena. Por desgracia, el evento principal de Premier Boxing Champions en la noche del sábado en Minneapolis, donde Truax, el boxeador de Minnesota fue el favorito de la gran multitud, fue una gran decepción.

Ambos se golpearon accidentalmente las cabezas en en segundo asalto, que abrió un corte sangriento y profundo sobre el ojo derecho de Truax. Terminó el asalto, pero el médico de ring side recomendó que se detuviera el combate, por lo que no fue una decisión porque no se habían completado cuatro asaltos.

Truax buscaba una segunda victoria consecutiva desde que perdió su título por decisión ante James DeGale en su revancha en abril pasado. Quillin estaba buscando una tercera victoria consecutiva desde que ascendió al peso súper mediano después de que Daniel Jacobs lo noqueó en el primer asalto de una pelea por el título mundial.

Oficialmente, Quillin ganó ambos asaltos en las tres tarjetas antes de que la pelea se detuviera apenas un segundo en el tercer asalto. Ambos boxeadores estaban destrozados.

"Quiero hacerlo de nuevo con Truax aquí en Minnesota o regresar a Brooklyn, mi hogar", dijo Quillin. "Dej que lo cosen. Yo y mi entrenador volveremos al gimnasio el lunes".

Dijo Truax: "Es decepcionante que no pude poner una buena pelea para los fanáticos. Vinieron a ver 12 asaltos de acción. Duele, pero eso es el boxeo".

El siguiente paso: Hay un solo movimiento correcto: una revancha. Ambos están abiertos a ello y, dado que la pelea fue una eliminatoria para convertirse en el retador obligatorio para el cinturón de Caleb Plant, probablemente se ordenará una revancha.

Peleas que pudiste perderte

Sábado en Minneapolis

Peso mediano Sergiy Derevyanchenko (13-1, 10 KOs) G12 Jack Culcay (25-4, 13 KOs), eliminatoria de título, tarjetas: 116-112 (dos veces), 115-113.

En octubre, Derevyanchenko, de 33 años y campeón olímpico ucraniano de 2012 que pelea con bae en Brooklyn, Nueva York, desafió a su antiguo compañero Daniel Jacobs por un título mundial de peso medio vacante y perdió una estrecha decisión dividida. En su primera pelea desde entonces, Derevyanchenko obtuvo una segunda oportunidad mandatoria para ese cinturón con una decisión dura pero clara sobre Culcay, de 33 años, de Alemania, un ex campeón interino de peso mediano junior, en la cartelera de PBC de Quillin-Truax. Culcay tuvo un comienzo sólido en un poco de boxeo lento antes de que las cosas se agilizaran en el cuarto asalto mientras Derevyanchenko se ponía en marcha. La acción aumentó en la segunda mitad de la pelea con Culcay conectando algunos golpes sólidos, pero Derevyanchenko mantuvo el control para obtener una victoria de calidad.

Sábado en Monterrey, México

Peso mediano junior Jaime Mungia (33-0, 26 KOs) G12 Dennis Hogan (28-2-1, 7 KOs), retiene un título mundial, tarjetas: 116-112, 115-113, 114-114.

Después de ganar su título en Estados Unidos en mayo pasado y hacer sus primeras tres defensas en los EE.UU., Munguia, de 22 años, de México, regresó a su hogar para la cuarta defensa y tuvo la suerte de retener el cinturón contra el retador obligatorio Hogan, de 34 años, un irlandés de Australia, que le encajó toda la noche con su movimiento. ¿Qué tan cuestionable fue la decisión? Incluso Munguia, un gigantesco favorito, admitió después de la pelea que pensó que la pelea podría haber sido un empate. La realidad podría haber sido, tal vez debería, haber sido una derrota. Munguia dijo que hacer 154 libras se ha vuelto más difícil y que podría dirigirse al peso mediano antes del debut esperado en 2020. Hogan, naturalmente, creía que había ganado la pelea.

Peso pluma Diego De La Hoya (21-0, 10 KOs) No Contest 2 Enrique Bernache (24-12, 12 KOs)

De La Hoya, de 24 años y oriundo de México, el primo hermano de Oscar De La Hoya, su promotor y miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo, tuvo muchas dificultades para lograr el límite del peso pluma junior de 122 libras y se le cancelaron dos peleas debido a eso. Así que finalmente se movió a 126 libras y tuvo su primera pelea en 10 meses y esto sucedió: un final prematuro y no contest porque De La Hoya y Bernache, de 30 años, de México, golpearon la cabeza accidentalmente en el segundo asalto, lo que dejó a Bernache con un terrible corte en la frente e incapaz de continuar, por lo que la pelea se suspendió a los 2 minutos y 25 segundos.