<
>

Pelea en Polonia registra 10 caídas en 15 minutos

Los polacos Robert Talarek y Patryk Szymanski protagonizaron una explosiva batalla en la que se registraron 10 caídas en menos de 15 minutos de combate.

La batalla pactada en peso Mediano y celebrada en la Spodek Arena de Katowice en Polonia, se robó la noche en la cartelera de Mateusz Borek Promotions.

La pelea tuvo al borde de las butacas a propios y extraños. Talarek, de 35 años, terminó con la mano en alto al 1:45 minutos del quinto asalto y mejoró su récord a 24-13-2 y 16 nocauts al llevarse, mientras que Szymanski, de 25 años, dejó su récord en 19-2 y 10 nocauts.

Al final de la vibrante contienda, el derrotado anunció su retiro del boxeo.

En la extraordinaria batalla, Talarek visitó la lona dos veces en el primer episodio, pero se levantó y continuó en la contienda. En el segundo round, Szymanski visitó la lona por primera vez, pero se levantó para enviar otras dos veces a la lona Talarek, quien de nuevo se levantó para continuar.

En seis minutos ya llevaban cinco caídas, cuatro de Talarek y una de Szymanski.

En el tercero, fue Szymanski quien se fue dos veces a la lona, castigado principalmente a las zonas blandas, pero continuó en la reyerta. En el cuarto round, Szymanski visitó la lona otras dos veces y se levantó casi con el puro orgullo, pues, físicamente, ya no estaba apto.

Finalmente, en el quinto round, Szymanski cayó por sexta vez y ahí acabó la batalla.

Más allá del resultado, el tema de las 10 caídas ha dado la vuelta al mundo y muchos le catalogan desde ya el pleito entre y Szymanski como la principal candidata a Pelea del Año.

Cada comisión de boxeo en el mundo determina si aplica la regla de las tres caidas de un boxeador en un round para decretar su derrota por nocaut. De estar vigente ese lineamiento en la pelea entre Talarek y Szymanski, no hubiera aplicado, pues ninguno cayó más de dos veces en un episodio.

El golpeo a las zonas blandas por parte del veterano Talarek lo sacó a flote y al final el fondo físico le permitió conseguir la victoria de mayor repercusión en su carrera, no por el hecho de acercarse probablemente a una batalla de campeonato sino por el número de caídas en la contienda.