<
>

La nueva norma en MLB: una temporada baja en la que la estrategia es esperar, esperar y esperar

play
Philadelphia Phillies se reúnen con Bryce Harper en Las Vegas (0:45)

Phillies no escatiman esfuerzos para hacerse con los servicios del jardinero derecho. ¿Emergen como los principales contendientes tras la presentación privada en Nevada?  (0:45)

El estado del mercado de agentes libre para el 2018-2019 se puede resumir en una oración: Los Washington Nationals gastaron más en un jugador en este invierno que los Baltimore Orioles, Chicago Cubs, Cincinnati Reds, Cleveland Indians, Detroit Tigers, Kansas City Royals, Miami Marlins, Milwaukee Brewers, Pittsburgh Pirates, San Diego Padres, San Francisco Giants y Toronto Blue Jays les han garantizado juntos a los agentes libres.

Tres semanas antes de que cada lanzador receptor se presente en el campamento de las Grandes Ligas, la congelación de los agentes libres las dos últimas temporadas bajas parece ser la nueva normalidad. Y mientras el volumen de las transacciones claramente supera al de los dos últimos años, el dinero gastado en general continúa rezagado en medio del juego de los equipos de pollos jugando con Manny Machado y Bryce Harper, los dos mejores agentes libres en más de una década.

Los Nationals son, de lejos, el equipo con el mayor hasta hasta ahora, según la investigación de ESPN Stats & Information, con $182 millones de los $1,121,480,000 que los clubes han otorgado a 83 jugadores. Más de las tres cuartas partes del desembolso de los Nationals fue para Patrick Corbin, cuyo acuerdo por $140 millones supera el gasto total de casi la mitad de los equipos en el béisbol. Aunque la lluvia de agentes libres no es un fenómeno completamente nuevo -el año pasado, los $114 millones que Colorado gastó hasta el 23 de enero fueron más que los 18 equipos más bajos en conjunto- refuerza las quejas de los jugadores cuya creciente frustración es el comienzo temprano de los disturbios para agitar las negociaciones laborales que condujeron al actual acuerdo de negociación colectiva en 2021.

Los equipos se ríen de la idea de que esta es una gran conspiración para controlar los gastos en jugadores, argumentan que la agencia libre históricamente ha ofrecido pobres retornos de la inversión y que la evolución del mercado es simplemente que se están volviendo más inteligentes. Sin embargo, es extraño estar en la cúspide del entrenamiento de primavera con cuatro clubes que aún no firman a un agente libre en las Grandes Ligas: los Orioles, los Marlins, los felices del cambio Reds, y los confusos Indians, que han ganado tres campeonatos seguidos en la Central de la Liga Americana, y espera ganar otro aunque tenga obvios hoyos en ambos lugares de la esquina y un bullpen irregular.

Cleveland, como el resto de los poco gastadores, bien podría estar adoptando una táctica que se ha convertido en el modus operandi de los equipos en las últimas temporadas: Espera, entonces espera un poco más, luego, cuando creas que has esperado lo suficiente, sigue esperando. Debido a que con el tiempo es más una vista a jugadores individuales que buscan trabajo que a equipos con una gran cantidad de opciones, y el precio de los acuerdos puede caer en picado.

Ese apalancamiento ya ha provocado un cambio radicar en el mercado, en el que los acuerdos multianuales se han vuelto casi anómalos. De los 83 jugadores firmados en este invierno, solo 30 han recibido varios años garantizados, y de estos 30, en 20 los contratos se extienden a solo dos temporadas. Además de los cuatro equipos que no han firmado a un agente libre, nueve más solo han dado contratos solo por un año: los Blue Jays, Brewers, Giants, Pirates, Royals, Tigers, Atlanta Braves, Los Angeles Angels y Minnesota Twins.

A diferencia del invierno pasado en este momento, cuando los Giants, los Boston Red Sox, Los Angeles Dodgers y los New York Yankees -cuatro de los cinco equipos con más ingresos en el juego- se ubicaron entre la docena inferior de la agencia libre, este invierno ha sido todo el dominio de la metrópoli. Detrás de los $182 millones de los Nationals están los Yankees ($113 millones), Dodgers ($107 millones), Red Sox ($74.5 millones), Philadelphia Phillies ($71 millones) y New York Mets ($69 millones). Después de eso están los reconstruidos Seattle Mariners y su garantía de $43 millones al abridor japonés, Yusei Kikuchi es la quinta más alta detraes de Corbin, los Red Sox (Nathan Eovaldi por $68 millones), los Dodgers (con la reciente firma de A.J. Pollock por $60 millones) y los Phillies (Andrew McCutchen por $50 millones).

Aún sin firmar están Machado y Harper, el abridor Dallas Keuchel y el cerrador Craig Kimbrel. Si bien más de 50 agentes libres podrían terminar con acuerdos de Grandes Ligas entre este momento y el inicio de la temporada, se espera que la gran mayoría sea solo por un año, continuando con un ciclo difícil de romper y que obstruya el mercado.

En consecuencia, los equipos que quieran regatear puede hacerlo. Y lo que está claro es que varios equipos están trabajando en sus planes de invierno con la idea de que pueden obtener jugadores productivos a precios reducidos a medida de que se acerca la temporada. No son solo los cuatro equipos que no han gastado un dólar en agentes libres. Los Cubs -que están detrás de los Yankees y Dodgers en términos de ingresos anuales y en 2017 obtuvieron más de $100 millones en ganancias, según Forbes- han gastado menos de $10 millones en este invierno en el utility Daniel Descalso, el relevista Brad Brach y el abridor lesionado Kendall Graveman.

Ellos son uno de los 15 equipos que han gastado menos de $25 millones en la agencia libre en este invierno. Eso es la mitad del béisbol. Incluye a los Brewers, quienes llegaron a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional el año pasado, los Rockies, que persiguen a los Dodgers en el Oeste de la Liga Nacional, a los Twins y los White Sox, las dos mayores amenazas para los Indians.

Todo esto encaja en un universo más grande en el que el panorama financiero está cambiando. Incluso si Machado o Harper terminan con los acuerdos de $300 millones que alguna vez creyeron como el punto de partida, no cambia el colapso del mercado para los jugadores de más de 30 años, el frío y el cálculo que los equipos han abrazado y la incapacidad de los jugadores para contrarrestar eficazmente la degradación de su posesión más preciada: la agencia libre.

Nada está cambiando. Ahora no. No pronto. La nueva normalidad está aquí para quedarse.