<
>

Me llamo Kobe: La experiencia de deportistas universitarios que comparten nombre con una leyenda

El padre de Kobe Brown, de los Missouri Tigers, se encontró con el padre de Kobe y le dijo que, si algún día recibiera la bendición de tener un hijo, le llamaría Kobe. Rich Schultz/Getty Images

Para la actual generación de jugadores de baloncesto universitario, Kobe Bryant fue un ícono. Soñaban poder un día jugar este deporte de la forma cómo él lo hizo. Los inspiró. Lo idolatraban. Kobe era "The Mamba" y deseaban emular su ética de trabajo. En algunos casos, se convirtió en la inspiración tras sus nombres. Para los jugadores universitarios llamados Kobe (o con alguna variación de ese nombre), el impacto causado por la vida y muerte del cinco veces campeón de la NBA conlleva distintas implicaciones. Aquí les presentamos las historias de algunos atletas colegiales que comparten el nombre de la legendaria figura del baloncesto.

Kobe Brown, Missouri

Alero. Novato. Promedio de 5.8 puntos y 3.7 rebotes en su primera temporada con los Missouri Tigers

"Mi papá era entrenador de secundaria (Greg Brown, entrenador jefe de la secundaria Lee en Huntsville, Alabama) y hace algunos años, el padre de Kobe Bryant, Joe "Jellybean" Bryant, ex asistente en La Salle, intentaba reclutar a algunos de sus jugadores.

"A mediados de la década de 1990, él lo invitó a una visita. Mi padre asistió a uno de los partidos jugados por Kobe Bryant en secundaria. Se impresionó. Después del partido, se encontró con el padre de Kobe y le dijo que, si algún día recibiera la bendición de tener un hijo, le llamaría Kobe.

"Debido a ese nombre, indudablemente tuve que jugar siempre con algo que demostrar cuando era más joven. Algunos de mis amigos me decían: 'No eres Kobe' o me apodaban 'Falso Kobe'. Simplemente, me acostumbré a ello y seguía haciendo lo mío. Seguía arrollando en la cancha.

"El día cuando Kobe murió, yo me encontraba en mi complejo de apartamentos en Missouri, haciendo una llamada en grupo con dos amigos de mi terruño. Uno de ellos me dijo que Kobe había fallecido. Le contesté: '¿Qué?' Yo no podía creerlo. Él no podía creerlo.

"Ese mismo día, me comuniqué con mi papá. Estaba con su equipo de secundaria. Sabía que no debía llamarlo en medio de una práctica, pero lo hice de todos modos. Simplemente, él no podía creerlo. Y volvió a contarme la historia de cómo me hice con mi nombre y el por qué me bautizó en honor a Kobe.

"Debido a mi nombre, siento que la muerte de Kobe significó mucho más para mí. Yo tenía ropa de Kobe y suvenires de los Lakers. Siempre ha formado parte de mí.

"Quería moldear mi vida con Kobe como modelo, porque él era un jugador de baloncesto famoso. Simplemente, él era toda una inspiración".


Kobe Webster, Nebraska

Escolta. Cursante de tercer año. Recientemente, se anunció su transferencia a Nebraska, proveniente de Western Illinois. Promedio de 17.1 puntos y 3.6 asistencias con Western Illinois University en la temporada 2019-20.

"Quería ser como él, porque teníamos el mismo nombre. Obviamente, él es uno de los grandes de la historia del baloncesto. Intenté asumir toda la 'Mentalidad Mamba' y aplicarlo a todos los aspectos de mi vida. Fue algo que despertó mi interés, porque en esa época él se destacaba en la cancha. Empezó a surgir en el panorama del baloncesto justo cuando yo estaba a punto de nacer y a mis padres les gustó el nombre y por eso decidieron usarlo.

"La gente te miraba y parecía juzgarte debido a tu nombre. No soy quien comienza las charlas basura, pero sin duda, soy capaz de ponerles fin.

"Yo pensaba que tenía que igualar sus niveles de exigencia y permanecer dentro del gimnasio.

"Le dices a los chicos que te llamas Kobe y a veces te dirán: '¿Quién te crees que eres?' Cuando empecé a cursar secundaria, medía aproximadamente 5 pies y 2 pulgadas con peso cercano a las 125 libras, me empapaba de sudor. Realmente nadie había oído hablar de mí. Nadie sabía quien era yo. Indudablemente, tenía algo que demostrar.

"El día del fallecimiento de Kobe Bryant, acababa de regresar de una gira, aproximadamente a las 4 de la mañana y me encontraba tomando una siesta. Mi teléfono comenzó a vibrar. Mi madre me había enviado un mensaje de texto. Varios amigos me enviaron mensajes. Realmente, no quería creerlo. Me sentí devastado, por decir lo menos. Me afectó fuertemente. Claro que derramé algunas lágrimas.

"Honestamente, no me había dado cuenta de cuanto le apreciaba y cuanto hablaba sobre él, diariamente. Era una locura pensar al respecto. Literalmente acababa de comprar su documental 'The Muse', para verlo mientras nos íbamos de gira. Ese día, abrí mi computadora y su rostro estaba en la pantalla.

"Simplemente, lo admiro muchísimo. Intentaré seguir honrando su nombre".


Kobi Bryant, Urbana University (Ohio)

Mediocampista/delantera (fútbol). Cursante del último año de estudios. Fue titular en 18 partidos en su último año con los Blue Knights de la Division II, con un total de 66 apariciones en 68 compromisos en su carrera de cuatro años.

"De haber nacido varón, mi nombre sería Kobe, con “e”. La gente no puede olvidar ni nombre. Pero mi mamá era más aficionada a Shaq.

"Jugué al baloncesto hasta terminar el octavo grado. Pero tuve que dejarlo porque era incapaz de encestar. No podía driblar. Pero todos esperan que tú seas buena jugando, debido a tu nombre.

"Pero me gusta. Me gusta la presión que conlleva. Me gustan los retos.

"Cursé estudios en St. Vincent-St. Mary's en Akron, Ohio, donde LeBron James estudió secundaria. Todos me decían: '¿Por qué no juegas en el equipo?' Les contestaba: 'Créanme, ustedes no quisieran verme jugar con el equipo'.

"Pero no hay dudas de que tienes que ser una persona por encima del promedio si tu nombre es Kobe [Kobi] Bryant.

"Cuando tenía 9 o 10 años, tuve un momento en el cual pensé: 'Wow, realmente me pusieron mi nombre por Kobe Bryant'. Pero me gustaba. Me gustaba la notoriedad.

"Cuando tenía 9 o 10 años, tuve un momento en el cual pensé: 'Wow, realmente me pusieron mi nombre por Kobe Bryant'. Pero me gustaba. Me gustaba la notoriedad.

"Fue extraño, porque la gente diría mi nombre y me daba cuenta de que hablaban de él, no de mí. Sin duda, creo que fue algo distinto para mí. Pienso que tener el mismo nombre que él hizo que su muerte fuera más particular, de cierta forma.

"Claro que tomé algo de champán y vi los noticieros esa noche.

"Ahora, siento mayor responsabilidad al portar ese nombre".


Kobby Ayetey, North Carolina Central

Alero. cursante de tercer año. Promedio de 2.7 puntos y 1.8 rebotes en su primera temporada con la North Carolina Central University, después de haber sido transferido, proveniente del Baltimore City Community College.

"Mi nombre no fue inspirado por Kobe Bryant. En Ghana, de donde provengo, un varón nacido en martes es bautizado 'Kobby'. Es mi nombre de alma.

"Mientras crecía, escuché sobre Kobe Bryant, pero no sabía mucho de él hasta que empecé a jugar baloncesto. La gente gritaba: '¡Kobe! ¡Kobe!' cuando me veían jugar. Por eso, en Ghana, comencé a ver videos de Kobe Bryant. En ese entonces, comencé a aprender sobre las vidas de Kobe, LeBron James, Kevin Durant y otros jugadores.

"Me dije: 'Creo que un día puedo llegar a ser como Kobe'. Pero después me contestaba a mí mismo: 'Nah, él es demasiado agradable'.

"Cuando llegué a Estados Unidos, todos me decían Kobe. No les corregía. Se quedó conmigo. Pensaba: 'ese hombre es un ser grandioso y no estoy a su nivel; sin embargo, puedo trabajar como él lo hace'.

"Me acuerdo de la primera vez que me hice con un par de zapatillas Kobe. Tenía 17 años. Fue un obsequio. Me volví loco.

"El día cuando murió, me llamó uno de mis primos de Baltimore. Me dijo que había recibido un mensaje de texto que decía que 'Kobby' había muerto. Me preguntó: '¿Estás bien? Fue allí cuando entendimos que se trataba del verdadero Kobe Bryant, no de mí. No podía creerlo. Oré, pidiendo que no fuese [cierto].

"No podía comer. No volví a comer, quizás hasta el día siguiente. Me sentía vacío. Eso era todo. Simplemente, estaba vacío. Comencé a pensar sobre la vida bajo una luz diferente.

"Creo que él fue toda una inspiración de forma distinta. Número uno: su ética de trabajo. Y la clase de hombre que era. Él era un hombre de familia. Soy muy cercano a mi madre y abuela. Simplemente, quería ser como él".


Kobe Wilson, Alcorn State

Alero. Cursante de tercer año. Promedio de 3.3 puntos y 6.0 rebotes con la Alcorn State University en 2019-20.

"Sí. Mi madre me bautizó Kobe Bryant. Era aficionada a los Lakers, pero no era, digamos, la mayor aficionada al baloncesto.

"¿Crecer con el nombre Kobe? A veces era divertido. Pero, de vez en cuando, tenía que lidiar con la charla basura. Definitivamente, algunas personas querían retarme, solo para ver qué era capaz de hacer.

"Cuando estudiaba en la escuela media, fue toda una locura. Durante un partido, no sé siquiera si el equipo rival sabía de mi nombre en ese entonces. Pero dijeron muchas cosas basura antes del partido. Terminamos ganándoles.

"Sin duda, mi nombre me ha enorgullecido mucho. Él era mi jugador de baloncesto favorito. Siempre sentía que tenía que trabajar duro, aunque estoy consciente de que soy mi propia persona. No hay duda de que él me motivó a querer trabajar más fuerte y ser diferente.

"Es toda una locura. Él falleció el día cuando cumplí 21 años.

"Mis compañeros enviaron una imagen del articulo en nuestro chat grupal y pensé: 'Esto no puede ser verdad'. Todos comenzaron a hablar al respecto durante todo el día, en mi cumpleaños 21. Eso resume como transcurrió el día. Intenté escaparme de todo ello. Eso era lo único de lo que hablaba la gente.

"No tenía planes para celebrar porque aún teníamos que asistir a la práctica. Tuvimos un partido el día anterior y otro programado para el día siguiente.

"Cuando se dio a conocer la noticia, comenzó a llover. Eso lo hizo aún más increíble.

"Dejó un gran legado. Su muerte me hizo sentir que tenía que alcanzar otro nivel.

"Impactó a tanta gente.

"Si yo pudiera afectar a la mitad de las personas que él conmovió, sería algo inmenso".


Kobe Dickson, Cornell

Alero. Cursante de segundo año. Promedio de 4.3 puntos y 3.1 rebotes para los Big Red en 2019-20.

"Antes de nacer, mis padres eran aficionados a los Lakers. Posteriormente, tuvieron la oportunidad de adoptarme y pensaron que debía tener el nombre de su jugador favorito.

"Mientras crecía, en la cancha de baloncesto, solía escuchar: 'No eres el verdadero Kobe'. Simplemente me hizo jugar más fuerte, para ser honesto. Sabía que [mi rival] no podía responder. Lo dejaba frito.

"Siempre creía que, si yo no hacía mi mayor esfuerzo, sería una deshonra para él y su nombre.

"El día cuando murió, estaba en mi auto, regresando de un restaurante donde compartí con mis amigos. Comencé a ver las noticias en Twitter. Después de eso, pasé un par de días difíciles. No sé cómo describirlo.

"Después de su fallecimiento, me vi en el espejo. Quería asegurarme de que estaba haciendo todo lo posible para no desperdiciar nada. Su deceso significa que nadie es invencible.

"Cuando él murió, puse mi teléfono en modo 'no molestar'. Tenía sus camisetas. Aún conservo fotos de él.

"Quiero vivir como él y convertirme en el mejor jugador de baloncesto que puedo ser".

Kobe Langley, UNC Greensboro

Escolta. Novato. Promedio de 0.8 puntos con los Spartans en 2019-20.

"Mi abuelo eligió mi nombre cuando nací. Él falleció pocos años después. Desde entonces, siempre ha permanecido conmigo. Eso fue importante para mí.

"Mi abuelo adoraba a Kobe. Le encantaba ver jugar a Kobe. Yo también. Mientras crecía, siempre vestía la camiseta de Kobe, sus zapatillas. Yo era Kobe, de pies a cabeza.

"Compartes su nombre. Él jugaba con ira y con pasión. Cuando yo jugaba, quería hacerlo de ese mismo modo, con pasión e ira.

"Eso me aporta aspiraciones y el objetivo de ser como él. Su tenacidad, su voluntad y disposición a ganar, su corazón lo era todo, todo giraba en torno al baloncesto.

"Mi entrenador nos dio la noticia del fallecimiento de Kobe Bryant durante un mitin del equipo.

"Sé que no podía creerlo cuando me enteré de su muerte. Tuve que hablar con entre 20 y 30 personas para intentar tener una respuesta distinta a la real. Todos hablaban al respecto.

"Yo me encontraba entre lágrimas, porque se trataba de alguien a quien admiraba y a quien quería emular, y ahora se había ido. Es que, hombre ...

"Siento que debo intentar ser tal y como era él".