<
>

La preparación y preservación de Zion Williamson no tiene precedentes

play
Zion te va a regalar, al menos, una jugada espectacular por partido (2:32)

Sebastián Martínez considera que 'el novato pívot de los Pelicans 'tiene carisma y talento suficiente para conducir al éxito a su franquicia'. (2:32)

POR DEBAJO DE LA cesta del Staples Center, las cámaras se mantienen en alto, cada lente se mueve al unísono como estorninos en murmuración. Casi dos docenas de ojos digitales están entrenados en el enorme ala-pívot, y cada vez que conduce hacia el aro, la multitud de espectadores debajo de la canasta se separa para dejarle amplio espacio.

Los entrenadores atléticos de los New Orleans Pelicans también están pendientes de lo que sucede previo al enfrentamiento de principios de enero contra los Los Angeles Lakers. Observan la distancia entre los pasos de Zion Williamson y si anadea o camina con pasos más largos. Observan para ver si se mueve sobre la bola del pie o si transfiere más fuerza a los dedos. Prefieren lo último en ambos casos, dice una fuente de la liga cercana al equipo.

Los Pelicans observan la posición de sus pies, tobillos y rodillas mientras aterriza después de uno de sus saltos sísmicos.

Y no son los únicos en la NBA que estudian a los jugadores jóvenes por fallas y debilidades.

"Para cuando los obtienes, no tienen patrones de movimiento que valgan un centavo”, dijo un veterano entrenador de un equipo de la Conferencia del Oeste. "Es increíble."

Dice un gerente general de la NBA: "Están más dañados cuando nos llegan que antes. Tienen mucho más trauma en sus cuerpos".

El Dr. Mike Clark, quien fue fisioterapeuta de los Phoenix Suns durante 14 temporadas, dice que los jugadores jóvenes de hoy en día tienen motores poderosos similares a los de un Ferrari, pero con los frenos y suspensiones de un Sedán básico. Y un gerente general de la NBA de la Conferencia del Oeste dice que podría no haber un jugador en la liga que tenga un motor más poderoso que Williamson, de 6 pies, 6 pulgadas y 284 libras según la lista del equipo. La primera selección global del draft presenta el tipo de desafío para los entrenadores físicos de la NBA que es común entre los jugadores jóvenes de hoy, pero de manera exagerada debido a un tipo de cuerpo mucho más común en una línea defensiva de la NFL que en una cancha de baloncesto

Y como Williamson ahora se encuentra practicando de cara a su debut el miércoles después de la cirugía de rodilla derecha que tuvo el 21 de octubre, el centro de atención brilla sobre lo que los Pelicans hacen para cuidar un activo preciado que esperan que se convierta en una superestrella de la franquicia en la NBA.

"Todos van a tener su propia opinión", dice el alero de los Pelicans, Josh Hart. "Nadie lo conoce personalmente. No mucha gente conoce su proceso de rehabilitación. No saben nada de eso”.

Así que los Pelicans observan. Y predican pequeños detalles.

"No es rápido para un tipo grande", dice el gerente general de New Orleans, David Griffin. "Es rápido para los tipos rápidos. Eso es realmente un gran problema cuando se habla de la cantidad de torque que genera".

De vuelta en el Staples Center, Griffin observa a Williamson. Cuando Zion comienza a explotar hacia el canasto y logra la clavada de dos manos, los fanáticos acuden a la mitad de la cancha de los Pelicans.

"Está haciendo unas cosas desde una perspectiva física que nadie más lo hace", indicó Griffin. "Es fascinante para mí. Hemos aprendido más durante este proceso de lo que le hemos enseñado".

Ese proceso es la rehabilitación de Williamson y el protocolo de regreso al juego. Y aunque la sabiduría convencional sugiere que la mejor manera de mantener a Zion libre de lesiones es que pierda peso, para aligerar la carga en sus extremidades inferiores, un nuevo estudio sugiere que no es tan simple.


EN UN CALUROSO fin de semana de agosto de 2017, tres funcionarios de P3 Applied Sports Science recorrieron 20 millas del tráfico matutino de Houston hasta un gimnasio cavernoso donde creían que iban a presenciar el equivalente de un lanzamiento del transbordador espacial en forma humana. P3, un laboratorio de rendimiento deportivo con sede en Santa Bárbara, California, ha evaluado a miles de atletas y casi 600 jugadores de la NBA en los últimos 13 años, pero los asombrosos aspectos de los highlights de Williamson posteados en internet, quien es una sensación adolescente, habían despertado la curiosidad de incluso su personal de toda la vida.

Una vez ahí, le colocaron 22 marcadores esféricos, cada uno del tamaño de una pequeña canica, en sus caderas, rodillas y tobillos. Se puso de pie sobre dos placas de fuerza diseñadas para registrar las fuerzas de reacción en tierra. Williamson estaba sin camisa, usaba medias de compresión, zapatos deportivos, y miró hacia una escalera de salto vertical, del tipo que se usa para medir la altura de los jugadores.

Ocho cámaras de alta tecnología se colocaron alrededor de Williamson mientras el personal se colocaba alrededor de una computadora portátil donde los resultados aparecerían en tiempo real.

Sin dar un paso, Williamson se agachó, preparándose para el despegue, luego levantó los brazos en alto y se alzó.

Un gráfico se disparó en la computadora portátil mientras su marco en forma de tanque seguía elevándose en el aire, poniendo finalmente 33 pulgadas de espacio entre sus zapatos y el piso. Por sí sola, esa cifra se registró como uno de los mejores saltos verticales que los funcionarios de P3 habían visto, no muy lejos del récord P3 de Andrew Wiggins de 36 pulgadas.

Pero Eric Leidersdorf, director de biomecánica de P3, dice que la comparación no es adecuada. Williams, señala, pesa 85 libras más.

"Nadie con su tipo de cuerpo llega hasta ahí", dice ahora y vuelve a ver el salto.

Más adelante en la sesión, Williamson completó lo que se conoce como un box jump, en el que saltó de una caja de 18 pulgadas antes de saltar rápidamente lo más alto posible. Cuando lo hizo, esas placas de fuerza registraron que había creado un valor de fuerza de 4,900 newtons — aproximadamente el doble de la cantidad necesaria para romper un ladrillo con un golpe de karate. También fue la cifra más alta que los funcionarios de P3 habían visto.

El doctor Marcus Elliott, fundador de P3, dice: "Zion tiene la fuerza máxima más alta de cualquier atleta que hayamos evaluado, y todavía estaba en la escuela secundaria".


AL FINAL de la temporada regular 2018-2019, P3 completó un estudio de cinco años de 481 jugadores de la NBA que había evaluado con la esperanza de comprender una cosa: ¿cuáles son los factores más importantes que pueden conducir a lesiones graves de rodilla?

Después de analizar al menos 500 variables, los funcionarios se sorprendieron al saber que cuatro se destacaban por conducir la mayor parte del riesgo, y al saber cuán diferentes se compararon esas tres primeras variables con la cuarta.

Los primeros tres se centraron en la mecánica: cómo gira el pie en el transcurso de un salto; cómo gira el fémur en relación con la espinilla; y la capacidad de controlar el aterrizaje desde un salto usando las caderas.

Sin embargo, el cuarto factor podría determinar el destino del prospecto más emocionante de la NBA en una década: la masa.

Lo que encontraron había desafiado la sabiduría convencional: la masa no tiene una relación independiente con el riesgo de lesiones. Más bien, sirve como multiplicador para los otros tres factores. Entonces, cuando Zion Williamson le dijo a ESPN el 25 de diciembre que los Pelicans estaban ajustando cómo camina y corre, el objetivo era administrar las primeras tres variables para controlar la cuarta.

"Si la mecánica de Zion está limpia", dice Elliott. “Lo llevaré todo el día con su peso".

Entrenadores veteranos en la NBA dicen que los jugadores jóvenes de hoy a menudo tienen caderas rígidas e inflexibles que les impiden ponerse en cuclillas y obstaculizan su movimiento lateral, y las fuentes de la liga dicen que estos problemas también afectan a Williamson. Pero Griffin informa sobre el progreso en la capacidad de Williamson para llegar al suelo y moverse lateralmente.

Griffin dice que estos son los tipos de problemas en que los Pelicans siempre se han centrado con Williamson, pero su rehabilitación de una cirugía de rodilla durante un mes le ha dado al equipo y al número uno del 2019 tiempo para elegirlos y poco más. Griffin tiene la esperanza de que la lesión, con el tiempo, sea algo que todos consideran una "bendición disfrazada".

Los especialistas en P3 y en otros lugares señalan que es más fácil reparar tales problemas en jugadores más jóvenes que en jugadores mayores. Un veterano buscador de la Conferencia Oeste dice que los informes recientes para prospectos a menudo han incluido la frase "caderas apretadas".

"Al principio, me reiría de eso", dice el buscador. "Pero ahora lo noto cada vez más a menudo, especialmente cuando se mueven lateralmente mientras defienden. Muchos de estos muchachos no pueden caer al suelo".

Griffin dice que el equipo tiene una lista de verificación de evaluaciones, cuyos detalles se negó a compartir, que Williamson debe aprobar para poder jugar. Pero Griffin reconoce que la clave para la longevidad de Williamson será "sus frenos", sus extremidades inferiores, y que a medida que el equipo trabaja para mantenerlos, es importante que Williamson se ajuste, se aclimate y se sienta cómodo.

"Tienen mucho trabajo por delante", dice un entrenador atlético de la Conferencia Oeste de la NBA sobre los Pelicans. "No es su culpa, (pero) no creo que sea súper fácil".


FALTAN 30 MINUTOS para dar inicio el 24 de noviembre, y los Pelicans están en la ciudad para enfrentar a los Clippers en su 17mo juego de la temporada 2019-20. Y Zion Williamson ha jugado exactamente cero minutos en esos partidos. New Orleans tiene una decepcionante marca de 6-10.

Griffin, en traje y con corbata parado a un lado de la cancha durante los calentamientos, está hablando de su novato preciado y las narrativas que lo rodean desde el verano: Zion está en malas condiciones. Pesa demasiado. Es muy explosivo. Por eso está lesionado.

Griffin no ha sido tímido en contraatacar, calificando esas teorías de "tontas" en octubre cuando citó la fuerte pretemporada de Williamson, en la que promedió 23.3 puntos y 6.5 rebotes en cuatro juegos. Aquí, Griffin llama a Williamson un "fenómeno de la naturaleza" y señala que cuando realizó su examen físico con los Pelicans, "corrió en la máquina de andar por más tiempo que la prueba de esfuerzo cardiovascular que la gente necesita para someter a alguien a una prueba con miras a obtener su frecuencia cardíaca".

Griffin dice: "Nuestro desafío con Zion es: ¿Cómo continúas dándole suficiente fuerza para controlar el torque que genera sin agregar peso que aumente el torque en sí mismo, dándole la capacidad de ser lo suficientemente flexible y tener la mecánica adecuada, y respaldar esa flexibilidad con la fuerza que se necesita para controlar la forma de un muchacho que agrega masa muscular tan rápido como cualquier ser humano que haya visto?". Lo cual, al decirlo así, sí suena como un gran desafío, o al menos es un gran juego de palabras.

Luego Griffin comparte otra historia sobre Williamson: Cómo los Pelicans se involucraron en una rutina de levantamiento de pesas en todo el equipo durante solo una semana durante la temporada baja. Williamson ganó ocho libras de músculo durante ese lapso, un grado de aumento que sorprendió a los empleados.

"Él no es normal", dice Griffin. "Por lo tanto, encontrar la estasis con Zion es el desafío, porque tiene 19 años. Todavía está creciendo. No se tratará de un número. Se tratará de métricas de flexibilidad, fuerza y control y todas las diferentes cosas que podemos medir que realmente están alejadas del peso”.

Un entrenador atlético de la NBA que está familiarizado con Williamson está de acuerdo. "Si no te mueves bien, no importa si pesas 300 libras o si pesas 175 libras, va a haber un problema", dice el entrenador. "Tiene que ser un movimiento de calidad. La mecánica debe hacerse bien".

Liderando a los Pelicans en su cuidado de Williamson está Aaron Nelson, a quien contrataron en mayo como su vicepresidente de cuidado y desempeño de jugadores. Nelson pasó los 26 años anteriores con el alardeado personal de entrenamiento de los Phoenix Suns. Con Nelson, los Suns fueron pioneros en la eficiencia del movimiento, ayudando a revivir y mantener las carreras de Grant Hill, Steve Nash, Amar'e Stoudemire y otros.

"Aaron Nelson ha estado con todos los mejores que han hecho esto", dice Griffin. "Ha agregado años a la carrera de todos los demás. Lo van a resolver".

Griffin dice más tarde: "Aaron no está aprendiendo nada que no sabía. Aún así, nunca ha visto a nadie que pueda generar lo que [Williamson] puede generar ... Es un triple saltador de 280 libras. Es una locura".

Y así, la anticipación para el debut de Williamson se desarrolla como lo hace cada vez que explota hacia la canasta, poniendo a prueba las leyes de Newton a medida que se eleva más de lo que la física sugiere que cualquiera de su tamaño debería hacerlo. Las cámaras apuntan, las multitudes crecen, la esperanza aumenta, pero la preocupación persiste.

Entonces, aunque los Pelicans predican paciencia y un enfoque fundamental, saben que no hay un modelo a seguir, porque nunca ha habido alguien como Zion Williamson.