<
>

Zion Willamson dejó millones en la mesa para firmar con Jordan

play
Alrededor de la NBA: Nadie parece querer a Melo (1:41)

Un futuro incierto envuelve a Carmelo Anthony. Zion Williamson sueña con convertirse en jugador franquicia como lo hicieran Kobe Bryant o Dirk Nowitzki. Anthony Davis ya tiene número, te contamos cómo lo eligió. (1:41)

CUANDO ZION WILLIAMSON llegó al Thomas & Mack Center en Las Vegas para su debut en el horario estelar en la liga de verano de la NBA a principios de julio, su elección de calzado hizo que la NBA zumbara.

Un año después de que Puma obtuviera a la selección general número 1 del 2018, Deandre Ayton, para el reingreso de la compañía al mercado de zapatillas de baloncesto, la selección general número 1 en el draft de la NBA de 2019 entró a la arena para su primer juego de la NBA con un par blanco y rojo de los Puma RS-X Reinvention.

Y mientras llegaba a la duela esa noche con un par de Nike Kyrie 4 de sus días en Duke, pasó el resto de la liga de verano alternando entre zapatillas de Puma y Jordan Brand mientras se sentaba y observaba a sus compañeros de equipo de los New Orleans Pelicans desde el costado de la duela. Esas dos compañías habían surgido como líderes para firmar a Zion, una guerra de ofertas que vio a algunos competidores ofrecer ofertas que podrían haber pagado a la joven súper estrella casi $ 20 millones por año.

Al final, Michael Jordan consiguió a su hombre.

"La increíble determinación, el carácter y el juego de Zion son inspiradores", dijo Michael Jordan en un comunicado de prensa anunciando el acuerdo. "Es una parte esencial del nuevo talento que ayudará a liderar la marca hacia el futuro".

Pero el camino para poner el logo del alumno más famoso de Carolina del Norte en los pies de la exestrella de Duke no fue tan simple como un viaje de 10 millas por Tobacco Road.


SONNY VACCARO TENÍA un plan.

El legendario pionero del marketing deportivo, que presionó a Nike para que firmara a Jordan hace 35 años, se desempeñaba como asesor de Williamson y Lee Anderson, el padrastro de Williamson. Desde el comienzo del proceso, Vaccaro intentó crear un sentido de urgencia en torno al sorteo del 14 de mayo.

"Mi conversación con la familia fue que veo puntos muertos (comerciales) en este draft”, dijo. "Mi discurso fue que 'Haremos esto temprano. Se hará antes de que vayas allí'".

Desafortunadamente, para cuando Williamson se declaró oficialmente para el draft el 15 de abril, el plazo para llegar a un acuerdo ya había salido mal.

Anderson había jugado baloncesto universitario en Clemson a fines de la década de 1970 junto a James "Chubby" Wells, quien llegó a encontrar el éxito como agente de la NBA a mediados de la década de 2000, representando a jugadores como Dale Davis y Ramon Sessions después de sus 12 años carrera jugando baloncesto profesional en el extranjero.

El plan de la familia era que Wells y Anderson formaran una nueva agencia deportiva, centrada en el talento generacional y el atractivo de Williamson una vez que se convirtiera en profesional. Antes de que eso pudiera suceder, Wells necesitaba volver a certificarse con la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto, después de que su anterior ventana de aprobación de representación de jugadores hubiera caducado.

Pero Wells falló la prueba de certificación de agente administrada por la NBPA —un mandato para todos los agentes que buscan representar a los jugadores en las negociaciones con los equipos—. La prueba de opción múltiple de 50 preguntas solo se puede tomar una vez por año calendario, lo que significa que Wells no puede volver a realizar la prueba hasta enero de 2020.

Con Wells incapaz de servir como representante oficial de Williamson, la familia recurrió a una opción diferente y contrató a la agente de marketing Gina Ford y su recién formada agencia Prime Sports para su representación en acuerdos de marketing. Aún así, el revés hizo muy poco probable la posibilidad de finalizar un acuerdo tan complejo antes de la lotería.

En 2003, cuando LeBron James llegó al mercado de las zapatillas deportivas después de declararse para la NBA, el entonces agente Aaron Goodwin se mostró inflexible en firmar su contrato de calzado antes del sorteo de la lotería, minimizó la importancia de dónde aterrizaría en un año en que los mercados más pequeños de Cleveland, Denver y Toronto tuvieron la mejor oportunidad de obtener la mejor selección general. Terminó obteniendo un contrato de siete años y $87 millones con Nike que se anunció el día de la lotería, antes de que los Cavaliers obtuvieran la primera selección.

Williamson ingresó a la NBA con un perfil tan alto como cualquier selección de draft desde James. Simultáneamente construyó equidad con los fanáticos a través de una personalidad brillante y una serie ininterrumpida de clavadas destacadas que explotaron casi todas las noches en Instagram. Cuando se convirtió en profesional, Williamson tenía 2.9 millones de seguidores en Instagram, un total superior a más de la mitad de los jugadores en el Juego de Estrellas de la NBA 2019.

Pero aun así, la demora podría haber sido costosa.

"En mi opinión, si se hizo de cierta manera y antes del sorteo de la lotería, el acuerdo podría haber eclipsado el acuerdo original de LeBron", dijo Goodwin.


CUANDO PUMA ENTRÓ DE NUEVO a la escena de la NBA hace un año, la compañía lo hizo con una mezcla de novatos prometedores y veteranos expresivos, con DeMarcus Cousins ​​como el jugador establecido de más alto perfil de la compañía. Pero detrás de escena, la compañía estaba priorizando un plan de un año para ofrecérselo a Zion Williamson, quien aún no había jugado un partido de baloncesto universitario. Puma sabía el tipo de impacto instantáneo, visibilidad y conciencia que lograría para la compañía al ficharlo.

Lo que pensaban en los círculos de marketing era que lo que Allen Iverson hizo por Reebok y lo que Stephen Curry logró con Under Armour, Zion podría hacer por Puma. Al instante se convertiría en la cara no solo de su marca de baloncesto, sino de toda la marca, a escala mundial. Podía elevar y cambiar la trayectoria de toda la empresa.

La marca había establecido una base de marketing disruptivo tanto en línea a través de sus canales de redes sociales como con una serie de eventos físicos en el All-Star Weekend y en mercados clave. A lo largo del año, los jugadores y los consumidores habían respondido positivamente a las combinaciones de colores y diseños de sus primeros modelos de rendimiento en casi dos décadas.

Pero la compañía sabía que una fuerte presencia en las redes sociales y zapatillas llamativas en la duela no serían suficientes para firmar a Williamson. Entonces, cuando se reunieron con el futuro número uno a principios de esta primavera, le ofrecieron un compromiso financiero impresionante: un acuerdo que se elevó hasta $15 millones por año, más el potencial de agregar $3 millones adicionales al año en bonos, según fuentes de la industria.

La reunión inicial fue buena, y en las conversaciones en curso durante los siguientes meses, Puma parecía haberle presentado a Williamson el tipo de paquete integral, tanto financiero como intangible, que no iba a obtener con otra marca.

Cuando Williamson entró en la liga de verano con una de las zapatillas de deporte casuales de Puma, los ejecutivos de la compañía estaban radiantes. De cara a la acción de la Liga de Verano de Las Vegas, los ejecutivos de Puma creían que recibirían una respuesta final de Williamson el fin de semana. Verlo comenzar el fin de semana con un zapato Puma les hizo creer que tenían una gran oportunidad de firmarlo.


ANTES DE SER CONTRATADA por Zion Williamson y su familia, Gina Ford había sido más conocida en los círculos de marketing por su trabajo en la última década con otro atleta generacional: el ícono de atletismo Usain Bolt. El nueve veces medallista de oro ha creado una cartera de negocios destacada por hasta 16 acuerdos de patrocinio con varias marcas globales masivas. Sin embargo, fue su asociación con Puma, un acuerdo que ha celebrado desde 2003 que en su apogeo le pagó $10 millones por año, lo que fue más intrigante para los expertos de la industria que vieron la asociación de Ford con Williamson como el camino hacia una oferta masiva del marca.

Después de firmar para representar a Williamson, Ford trabajó rápidamente para organizar reuniones no solo con compañías de zapatillas sino también con compañías globales como 2K Sports, Beats by Dre, Mercedes-Benz y Powerade.

Sin embargo, a principios de mayo, las negociaciones del acuerdo de zapatos deportivos simplemente no estaban progresando. Si bien la familia sabía que el cambio de Wells al grupo Prime Sports de Ford crearía una demora en la línea de tiempo preferida que Vaccaro les había establecido, todavía tenían la esperanza de llegar a un acuerdo antes de que se conociera el destino de Williamson en la NBA.

Cuando la revelación inicial del orden del draft mostró que Los Angeles Lakers y los New York Knicks habían saltado a los cuatro primeros, parecía que ese retraso podría haber funcionado realmente a favor de Williamson. Pero en solo 16 segundos, el subcomisionado Mark Tatum rompió esas esperanzas y abrió sobres para revelar los logotipos de los Lakers y los Knicks. Solo Memphis y New Orleans permanecieron en el tablero.

Si los Knicks hubieran conseguido la primera selección, habría convertido a Williamson en la estrella más comercializable en el mercado más grande de la NBA. Las marcas habrían podido poner su cara en toda la ciudad de Nueva York, no solo como la cara de su marca, sino como la cara de los Knicks que potencialmente resurgirían, un equipo que habría entrado en el verano después de haber agregado el número uno y se hicieron mucho más atractivos para los agentes libres de súper estrellas establecidas el 1 de julio en el proceso.

"Estábamos hablando de los New York Knicks", dijo Vaccaro. "Le dije: 'Tienes que entender que son patéticos. Más que patéticos. Solo hay una cosa que es constante: todos saben quiénes son'".

Vaccaro había mantenido conversaciones de estrategia con Anderson antes de que Ford subiera a bordo, pero ella tomó la dirección estratégica general al firmar a mediados de abril. Sin embargo, dos semanas después del sorteo de lotería, Williamson todavía no tenía un acuerdo de zapatillas, y solo había tenido una sola presentación oficial de la marca hasta ese momento.

La familia volvió a girar, firmó con CAA Sports el 30 de mayo y despidió a Ford al día siguiente por correo electrónico. Su agencia de servicio completo contratada recientemente cuenta con cuatro agentes principales de baloncesto y tres codirectores de gestión de clientes, y ha negociado más de $4 mil millones en contratos para una lista con 75 jugadores de la NBA. El objetivo de la CAA es proporcionar una representación de 360 ​​grados para Williamson, tanto en acuerdos de equipo como en asuntos en la duela, junto con todas las negociaciones de marketing, gestión de relaciones y esfuerzos fuera de la cancha.

El cambio significaba comenzar de nuevo, aunque con la lotería detrás de ellos, ya no había una sensación de urgencia para llegar a un acuerdo. Williamson, y el resto del mundo, sabían que estaría en New Orleans. Y el acuerdo de negociación colectiva de la NBA, que fijó los salarios de la escala de novatos, garantizó que Williamson ganaría casi $10 millones este año, y potencialmente más de $44 millones durante sus primeros cuatro años.

Con la amenaza de una demanda de Ford en el aire, Williamson primero presentó su propia demanda una semana antes del draft, alegando que el acuerdo de comercialización que firmó era "ilegal" y por lo tanto nulo, porque Ford no se había registrado en Carolina del Norte con el registro estatal como agente de marketing que persigue a estudiantes atletas. Ford tampoco incluyó el tipo de letra negrita en la página de firma del contrato que notifica a Williamson que al firmar el acuerdo, renunciaría a su condición de aficionado como atleta universitario, como lo exige la Ley de Agentes de Atletas Uniformes de Carolina del Norte.

Mientras tanto, Ford lanzó una curva más en el proceso, presentó su demanda el día antes del draft, reclamó $ 100 millones en daños por incumplimiento de contrato, después de asegurar inicialmente un contrato de acuerdo de comercialización firmado que no requería opciones de rescisión durante los primeros cinco años. De hecho, el contrato original establecía que Ford solo podía ser rescindido "por causa", una rareza en la NBA, donde los agentes y gerentes a menudo son despedidos por capricho, sin razón. El bloqueo legal adicional obligó a CAA Sports a proceder con cautela en sus reuniones iniciales con las marcas de zapatillas.

En su presentación ante la corte, Ford destacó que durante su tiempo trabajando para Williamson, Prime Sports ya había "asegurado, obtenido y negociado con éxito" un posible acuerdo de zapatillas con "compensación monetaria de $100 millones inmediatos". Según Ford, esa reunión tuvo lugar el 28 de abril, aunque la marca exacta no se especifica en la presentación. Se cree que la marca es Puma o Li-Ning, según fuentes de la industria. Sin embargo, Ford solo nombra a Puma en su presentación ante la corte entre la lista de marcas con las que había estado negociando activamente.

Tampoco está claro en la presentación judicial si ese total de nueve cifras se refiere a un pago inicial real al momento de la firma o simplemente a un total garantizado durante la vigencia del acuerdo negociado, pero de cualquier manera el monto no habría tenido precedentes. Los únicos jugadores activos que reciben un acuerdo de zapatillas de nueve cifras en cualquier momento de sus carreras son LeBron James, Kevin Durant, Stephen Curry, James Harden y Derrick Rose, quienes entre ellos tienen nueve premios JMV.


CUANDO WILLIAMSON ANUNCIÓ su contrato con Jordan Brand con una publicación en la cual se ve su imagen con una camiseta con la leyenda “ZION” hecha en Photoshop, fue un giro más a la navaja para Adidas. El clásico logo del hombre en salto se encontraba del lado derecho del pecho en la camiseta modificada. En la versión original de esa misma foto, del mismo lado, se encontraban las famosas tres bandas de Adidas. Adidas tuvo nexos con Williamson durante su carrera en la secundaria, patrocinando a su equipo en la secundaria Spartanburg Day y el equipo SC Supreme de la AAU encabezado por él y dirigido por Anderson. Zion apareció en la portada de la revista SLAM con apenas 16 años, vistiendo esa camiseta de Spartanburg Day con el logo de Adidas mostrado de forma prominente.

Incluso, con la compañía cambiando el destino de sus recursos, del baloncesto a sociedades con el mundo del entretenimiento, parecía que su relación con Williamson trascendería esa tendencia. La compañía lo vio como una potencial estrella principal, digna de ser puesta al lado inmediato de sus principales figuras: James Harden, Damian Lillard y Donovan Mitchell.

Williamson vistió productos Adidas dentro y fuera de la cancha con Spartanburg Day, demostrando su capacidad de ser una figura que potencialmente podía cambiar el juego para Adidas. La compañía invirtió varios recursos para filmar los dos últimos años de su carrera en secundaria, pensando en producir un documental para estrenar en algún momento después de que Williamson se hiciera profesional, planes que obviamente han quedado guardados en una gaveta. En meses recientes, la marca formó un “Comité Zion” organizado de forma improvisada, armando planes de presentación y diseños de producto para su eventual propuesta.

En definitiva, Adidas ni siquiera tuvo la oportunidad de presentarse a la familia.

En un caso de la historia repitiéndose otra vez, la seriedad del compromiso de Adidas con Williamson comenzó a mermar antes de que pudieran colocarse términos sobre la mesa. Recordó de forma escalofriante lo ocurrido en 2003, cuando Adidas había hablado de una oferta a LeBron James hasta por $100 millones, para terminar presentando $60 millones garantizados, lo cual decepcionó a Vaccaro e hizo que James terminara firmando con Nike.

Antes de la reunión potencial entre Adidas y Williamson, ejecutivos de la compañía decidieron detener los planes de una oferta que habría excedido $10 millones al año por un total de al menos 10 años. Sin embargo, hubo un elemento particular de la propuesta planificada que ya estaba en movimiento, lo suficiente como para impedir su cancelación.

Mientras que la reunión entre Adidas y Williamson iba a producirse en Los Angeles a finales de mayo, del otro lado del país, en el terruño natal de Williamson en Spartanburg, Carolina del Sur, Adidas ponía los toques finales en una nueva cancha de baloncesto al aire libre.

La donación de la cancha, que ya había sido autorizada por las autoridades de planificación de la ciudad y líderes locales de parques y recreación, tenía la intención de mostrar el compromiso de la marca de causar un impacto positivo en la comunidad donde Williamson se crio siendo niño. Por el contrario, la cancha, que brilla en los colores rojos y azules de Spartanburg Day, permanece como un recordatorio de lo que pudo haber sido.


CUANDO DWYANE WADE dejó a Jordan Brand para firmar con Li-Ning en 2012, sentó las bases de una nueva generación de jugadores de la NBA dispuestos a pactar patrocinios con compañías de zapatillas con sede en China. Sin embargo, a través de la historia, las empresas chinas han buscado firmar con figuras All-Star más establecidas para así aprovechar una afición y reconocimiento de la personalidad ya existentes por toda la región. Los novatos, piensan dentro de esas compañías, no cuentan con esos elementos.

Zion Williamson fue la excepción.

Tanto Li-Ning como Anta prepararon ofertas agresivas, creyendo que Williamson les ofrecía un puente al mercado de zapatillas estadounidense que ninguna compañía china había podido armar.

Li-Ning trabajó durante meses de anticipación con miras a una reunión tentativa para crear al menos siete ediciones exclusivas de sus modelos YuShaui XIII y Sonic 7 en la talla 16 de Williamson, en los colores de la Universidad de Duke, faltaba más. Cada par tenía un logo específico de Zion: el primero era una caricatura de su característica pose de flexión de bíceps y el otro, un ícono con una “D” con cuernos de diablo, en honor a su época con los Blue Devils. Había variaciones de tobillo alto, cortes altos y medios para que Zion los probase. Era todo un testimonio al fuerte interés que tenía la marca en firmarle, pero también de su voluntad de crear zapatos personalizados para satisfacer sus necesidades.

Al igual que Puma, Li-Ning daba fe de su voluntad con un serio compromiso financiero: hasta $19 millones al año, según fuentes ligadas a la industria.

Anta fue similarmente agresiva. La marca, ubicada en la ciudad de Xiamen, conocida por sus playas (apodada por los locales como “El South Beach de China”) tenía esperanzas de recibir a la familia en su sede para hacer la propuesta. La idea era mostrar su fábrica ubicada a 90 minutos de distancia, donde frecuentemente crean zapatos especiales para su actual figura Klay Thompson en su espacio propio del área de producción. Igualmente buscaban impresionar a Williamson y a su familia con el tamaño y escala del mercado chino, donde Anta ostenta más de 10,000 tiendas al detal.

Por el contrario, un equipo selecto de ejecutivos de Anta y líderes de producto viajaron a Los Ángeles, para reunirse con Zion y su familia durante un par de horas previas al draft, mostrándoles sus planes para productos futuros. Eventualmente, hicieron una oferta inicial de $15 millones al año.


DIEZ DÍAS ANTES del draft de la NBA 2019, las puertas del Steve Prefontaine Hall, justo después de la entrada marcada por un estanque al campus de Beaverton, Oregon de Nike, de 286 acres de superficie, el campus estaba cubierto con un mensaje:

Bienvenidos Zion y familiares.

Debajo del texto, los símbolos del “Swoosh” de Nike y el hombre en salto de Jordan Brand estaban uno al lado del otro, con la compañía presentando un frente único, armando el escenario para hacer su mayor propuesta a un atleta en más de 15 años. Si bien LeBron James y Kevin Durant recibieron al momento de iniciarse en la NBA sendos contratos con Nike Basketball que definieron a toda la industria en su momento, la propuesta de la compañía a Zion Williamson sería particularmente diferente.

Si bien estaba presente el símbolo del Swoosh, el plan desde el inicio era que esta fuera una propuesta en torno a Jordan Brand, bajo la creencia de que Williamson podía tomar a la marca de Nike Inc. valorada en $3 billones cuya pieza central es la línea Air Jordan y llevarla a mayores alturas. Próximamente, Zion vestirá el futuro Air Jordan 34, el modelo anual de la marca hecho famoso por Michael Jordan durante su carrera como jugador. Eventualmente, Williamson será objeto de su propio modelo Jordan Brand, que sería revelado, por lo menos, durante el Fin de Semana del Juego de Estrellas en Chicago, el hogar de Jordan durante la mayor parte de su carrera como jugador profesional.

Williamson se une a Chris Paul y Russell Westbrook como los únicos jugadores con modelos propios de Jordan Brand y Zion mejoraría la visibilidad de la marca en una liga en la cual solo el 7% de los jugadores activos visten zapatillas Jordan Brand. Por el contrario, más del 67% de los jugadores de la NBA usan modelos marca Nike, lo cual ha llevado a la compañía a hacer énfasis interno en equilibrar sus rosters de estrellas. Por ejemplo, durante esta temporada baja hicieron que la estrella de los Boston Celtics Jayson Tatum pasara de Nike a Jordan, pero Williamson será la pieza central de dicha estrategia.

“Durante los últimos 34 años hemos armado un increíble roster de talento con la misma determinación y grandeza de MJ”, dijo Howard White, vicepresidente de asuntos de marca de Jordan. “Hay algo especial en Zion que me recuerda a MJ cuando era más joven”.

Si bien es cierto que la propuesta de Williamson era para que se convirtiera en atleta de Jordan Brand, Nike se aseguró de convencerle con los vastos recursos de los que dispone la empresa, dándole la disponibilidad de nuevas tecnologías y técnicas de manufactura que podría mejorar el desempeño del producto para el jugador.

De forma irónica, el peor momento de Williamson vistiendo una zapatilla Nike se convirtió en uno de los mejores momentos para la compañía. Cuando sus zapatillas modelo PG 2.5 se rompieron faltando 33 segundos antes del partido televisado a nivel nacional con la Universidad de Carolina del Norte, Nike pudo darle a Williamson una primera mirada a esos vastos recursos de los que dispone la empresa. Entraron en acción para diseñar una zapatilla personalizada que vestiría durante el resto de su carrera universitaria que satisfacería las necesidades de la combinación única de velocidad y poder de Williamson. La atención personal que pudieron darle a Williamson le proporcionó a este y a su familia un nivel de comodidad con Nike que quizás no hayan podido tener de otra forma.

A pesar de ello, Nike no estuvo dispuesta a dejar nada al azar.

Mientras trazaban el plan que apoyaría a Williamson, metafórica y literalmente hablando, durante su carrera, destacaron la presencia del Nike Sports Research Lab, hogar de la llamada “Cocina de la Innovación”. Ese es el sitio donde Nike desarrolla sus innovaciones en desempeño futuras para sus zapatillas, las cuales estarán en el mercado dentro de un periodo entre 5 y 10 años. Algunas de ellas podrían aparecer en una zapatilla Air Zion. Otras quizás nunca se concreten.

Sin embargo, tan importante como lo que ocurría dentro del NSRL fue el propio escenario: el Edificio Mia Hamm. No solo es el más grande dentro del campus de Nike (si se hubiese construido de forma vertical, habría sido el edificio más alto en la región de Portland), sino que también fue bautizado con el nombre de una de las atletas legendarias de Nike. Y no es el único que cuenta con dicha distinción.

Aproximadamente 300 atletas están destacados en retratos color bronce en cada pilar entre las aceras que conducen a los distintos edificios de Nike. Posters de varios íconos de todos los deportes, géneros y razas se alternan en el trayecto hacia el Edificio Jerry Rice.

Es frecuente que los atletas dejen los cuarteles generales de Nike asombrados, pero un tema central de la marca parece haber resonado más dentro de Williamson, y no hablamos de los diseños de zapatillas presentados y que serían vendidos a corto plazo o cualquier creativo slogan de campaña. Además, dejó de ganar millones de dólares con su decisión.

Nike impresionó a Williamson por la forma como ha celebrado a sus atletas (casi a extremos mitológicos) durante el transcurso de su historia, tanto en lo externo, en su mensaje dirigido a los aficionados de todo el mundo y en lo interno, con sus relaciones personales.

A 130 pasos a la izquierda del cartel de bienvenida se encontraba el Edificio Michael Jordan.

Ese significado fue entendido por el joven de 18 años. Un día, por otro lado en este complejo, los sueños del Edificio Zion Williamson podrían hacerse realidad en el transcurso de las próximas décadas.

“Nos dijo que ‘estremecería al mundo’ y nos pidió que creyéramos en él”, dijo Jordan. “Así lo hacemos”.