<
>

Moritz, el extrovertido hermano de Dominic Thiem

Moritz Thiem es un tenista austríaco de 20 años categoría 1999 y el único highlight de su carrera es haber alcanzado el ranking 1225 el 30 de septiembre de 2019. Con tan sólo 7246 dólares ganados la pregunta que asoma al lector es lógica. ¿Por qué alguien escribiría algo de este chico?

La respuesta es de manual. Moritz es el hermano de Dominic Thiem, uno de los valores más prolíficos del tenis europeo, actual número 3 del ranking mundial y principal organizador junto con su padre, Wolfgang, del certamen que se disputará en Kitzbuhel llamado “Thiem 7’s” entre el 7 y 11 de julio, uno más de estos tantos torneos “amistosos” que están siendo autogestionados por los jugadores para poder volver a jugar antes del reinicio oficial de la temporada post pandemia.

Además del propio Thiem y otros siete más entre los que se destacan jugadores top como Matteo Berrettini, Gael Monfils, Andrey Rublev, Karen Khachanov, Borna Coric y Dennis Novak...aparentemente el hermanito, Moritz, diría presente.

La buena onda entre ambos se palpa en sus redes sociales, desde vacaciones en familia, a partidos a muerte de ping pong durante los descansos de los torneos y, por qué no, un préstamo de coach eventual, cuando Moritz practica dobles.

"Tengo mucho que aprender de él y creo que soy mejor sólo en el tenis. Puede hacer muchas cosas en la vida mejor que yo. Estoy orgulloso de él", contó a pura alabanza Dominic.

Por lo pronto, Moritz le bajó el hype a las palabras de su hermano: “La carrera de Dominic comenzó a los 20 años, eso no pasa conmigo porque físicamente no estoy tan listo. Me voy a dar tiempo y tengo la suerte de que todos me apoyen y no tenga presión. Pero a su vez sé que tengo que dar el cien por ciento, de lo contrario no tendría sentido”.

El menor de los hermanos tiene una particularidad en cancha que hace a los rivales poner algo incómodos. Es que sus alaridos para cada golpe que impacta -incluso en sus entrenamientos- son impropios en el ambiente profesional. Aún así y pese a los alaridos, el chiquitín se las arregló para perder en el Austrian Pro Series contra Tristan-Samuel Weissborn en tres sets producto de la falta de velocidad en su derecha y sus ángulos dudosos en su revés a una mano.

“Sería bueno si pudiera llegar al top 100, pero tengo que ver hasta donde puedo llegar. Si no puedo hacerlo, me imagino comenzando una carrera universitaria, en el extranjero”, dijo Moritz…¿Anticipándose al futuro?