<
>

Majo Granatto repasó los momentos más lindos de su carrera junto a ESPN Hockey

play
Majo Granatto y el esfuerzo para estar en Las Leonas (1:29)

"Me despertaba todos los días a las 5.30 am", contó la delantera que debía viajar desde La Plata al CeNARD. (1:29)

La delantera de Las Leonas habló con Mechi Margalot para ESPN Hockey y contó cuándo fue su primera convocatoria al mayor, cómo era viajar todos los días de La Plata al CeNARD para seguir su sueño, qué le generó ser reconocida en dos oportunidades como la Mejor Jugadora Sub 23 del mundo, cómo fue su experiencia en Europa y qué sintió con la decisión de Comité Olímpico Internacional de postergar los Juegos al 2021. Además, habló de la relación que tiene con su familia, en especial con sus hermanas.

La historia de María José Granatto no comienza con la camiseta de Argentina. Desde muy chiquita, se desempeña en el club Santa Bárbara de La Plata al igual que sus tres hermanas. Paso a paso se fue haciendo un lugar en los equipos regionales hasta que llegó a Las Leoncitas. A fines de 2013, y con sólo 17 años, la delantera ya tenía en su historial un título Sudamericano, y una medalla de plata conseguida en el Mundial Sub 21.

"La noticia de la primera convocatoria al mayor la recibimos en un entrenamiento con el Junior. Santi Capurro (entrenador) nos sacó a Euge (Trinchinetti), a Janku (Julieta Jankunas) y a mí, y nos dijo que el lunes teníamos que estar entrenando con Las Leonas. Nosotras estábamos con el protector bucal y las canilleras. Iba a salir la lista pero quería hablar antes con nosotras. Fue raro, no pudimos procesar la información. Imaginate cómo jugué lo que quedaba de ese partido, no podía ni parar la bocha después de la noticia, tenía la cabeza en el lunes. No lo podía creer", recordó Majo.

Entre la casa de los Granatto y el CeNARD, donde debía entrenar todos los días, hay más de 70 km. Más de una hora en auto, pero Majo no tenía edad suficiente como para manejar. “Me despertaba todos los días a las 5:30. Me llevaban hasta la parada de El Costera (micro de media distancia) que me dejaba en Retiro, y de ahí, tren. A veces no salían los trenes, y eso era bastante estresante”. Esta rutina la tuvo durante más de tres años. El esfuerzo y el acompañamiento de su familia, le sirvió para determinar su carácter de hoy, asegura.

En 2016 y 2017, María José fue elegida como la Mejor Jugadora Sub 23 del mundo por la Federación Internacional de Hockey. Reconoce que fue una de las cosas más lindas que le pasó en su carrera, pero que también le sucedió algún efecto adverso. “No los esperaba, fue hermoso, pero me generó otra presión. Hoy, más grande, me doy cuenta que la presión me la ponía yo y no el premio. El premio era sólo un reconocimiento a un proceso que había hecho bien”, relató la platense.

Majo toma tantas decisiones en la cancha, como en la vida. Así es como un día de 2018 se propuso ir a Europa a jugar para seguir aprendiendo. Y no a cualquier lugar, al mejor, a Países Bajos, donde la mayoría coinciden en que está la liga más competitiva. “Tenías ganas de medirme con el mejor hockey como primera experiencia. Me contactaron del Oranje- Rood, necesitaba un club de Holanda que aceptara que no esté presente determinadas fechas por el seleccionado, y éste se amoldaba en todo. Es uno de los mejores pero no tienen tantas jugadoras en la selección”, contó la de Santa Bárbara.

Su interés por siempre crecer es notable. Mechi le preguntó qué cree que debería mejorar, y su respuesta fue muy clara. "Me quedan muchas cosas técnicas y tácticas todavía por incorporar, pero eso es más de entrenamiento. En esta cuarentena, que tenemos mucho tiempo para estar con uno mismo, estuve pensando que debo aceptar más el equivocarme, ser menos exigente conmigo, y disfrutar mucho más lo que disfruto. Quiero hacerlo en lo que queda de mi carrera".

Uno de los momentos que, sin dudas, resulta inolvidable para Majo, es el haber compartido cancha con sus hermanas. "Es una experiencia hermosa y única, no lo va a entender nadie. Dentro de la cancha es otra cosa, todo es distinto. Tenemos personalidades diferentes y a mí como jugadora me toca entender esa personalidad e intentar interactuar de la mejor manera. No le voy a gritar de la misma manera a una que a otra. Nos conocemos tanto que sabemos cómo va a reaccionar la otra", explicó.

Con respecto a la postergación de los Juegos Olímpicos, Granatto se mostró tranquila aunque con algo de angustia. “Fue una noticia re triste. Estaba ahí, y ahora hay que esperar un año. La ansiedad no me la saca nadie, pero me agarra con 25 años, soy una jugadora joven".