<
>

¿Quién es Fernando Beltrán, el futbolista perfecto para Matías Almeyda?

Fernando Beltrán marcó su segundo gol en Liga MX ante León. Imago7

GUADALAJARA -- Fernando Beltrán ha sido catalogado por Matías Almeyda como un futbolista diferente. Este elemento que debutó con Chivas bajo la tutela del argentino en 2017, culminó su proceso de formación con los rojiblancos, y va en camino a su consolidación deportiva con la camiseta del Rebaño.

El origen de Beltrán coincide con el perfil del futbolista moderno, el que creció viendo a las figuras europeas en la televisión y no precisamente con un surgimiento desde la humildad o incluso la pobreza, escenario común en otras épocas.

En la actualidad, la mayoría de los cracks ya no siempre emergen de cuna humilde. El ‘Nene’ es oriundo de la alcaldía “Álvaro Obregón” en la Ciudad de México. Alguna vez reconoció que Andrés Iniesta es su máxima inspiración. El mediocampista es un ejemplo de cómo la vida puede dar un giro de 180 grados.

A los 12 años tocó la puerta de la cantera de las Águilas del América. “Fui a probarme y me corrieron... me dijeron que era muy malo”, admitió Fernando Beltrán en una conferencia de prensa. El golpe fue severo, aunque pese a su corta edad y estatura, no cesó en el intento de trascender a través del futbol y así llegó a las filas de la cantera del Atlante.

Diego Martínez, director de la cantera rojiblanca hasta hace unos meses, fue uno de sus descubridores y quien lo invitó a formar parte de Chivas. “Lo detectamos en una escuela de futbol del Atlante en México, cuando Dennis Te Kloese era presidente. Ya lo habíamos visto en un proceso en Selección Nacional. Él jugaba más adelantado, como un medio ofensivo más que defensivo. Le dimos un seguimiento y se dio la oportunidad de seguirlo en varios partidos y tomamos la determinación”, recordó Diego Martínez.

La carrera de Beltrán ha sufrido de altibajos, principalmente los golpes emocionales que sufrió al no encontrar continuidad. El primero fue apenas con unos meses de haber llegado a Guadalajara. Sin familiares en la capital de Jalisco y sin oportunidades de jugar, al estar relegado a la banca, estuvo a punto de dejar todo y regresar a la Ciudad de México.

La perseverancia le dio resultados. Su primer gran torneo en Chivas fue en el 2015 con la Tercera División. En el equipo dirigido por Joaquín Moreno tuvo participación en 21 partidos y se ganó un lugar. Ahí coincidió con José Juan Macías, Christian Ortíz, Óscar Macías (hoy en San Luis), Edson Torres (Zacatepec) y una generación que deja de convertirse en promesa para mostrar más realidad.

En Chivas logró perfeccionar algunas virtudes que lo convirtieron en el futbolista que es en la actualidad: “Mejoró la parte defensiva, el compromiso como defensa. Tiene condiciones muy natas, maneja bien el balón, tiene buena visión de campo y puede jugar en corto, en largo o entre líneas sin problema; en aquel entonces, tenía dificultad en el esfuerzo defensivo que debía realizar. Pensamos que por la formación que se usaba en Fuerzas Básicas podría amalgamar como medio mixto y ahí lo fuimos llevando y esa fue su principal virtud. El quería ir más adelante y hacia cosas importantes al ataque, pero sabiendo que tenía la facultad de ir al frente y lo hacía de forma natural, así sería más completo”, recordó Diego Martínez.

Su futbol lo llevó a las selecciones con límite de edad y creció en el proceso con Chivas hasta llegar a la antesala del primer equipo. Matías Almeyda lo debutó en la final del torneo “Campeón de Campeones” ante Tigres, y desde entonces la afición lo puso en la mira.

El año 2019 fue un periodo de altibajos. Mientras que José Cardozo le brindó oportunidades, con Tomás Boy no era considerado ni para la banca y regresó a las filiales. Hoy no solo es titular, sino que ha tenido la continuidad suficiente para estar cerca de la consolidación en la mitad de la cancha del Guadalajara.