<
>

Argentina tuvo una práctica distendida en Porto Alegre

play
Argentina se entrena tras el pase a Cuartos de Final (2:02)

Los jugadores que no tuvieron acción frente a Qatar, y los que ingresaron en el segundo tiempo, realizaron movimientos regenerativos. (2:02)

PORTO ALEGRE (Enviado especial) -- La clasificación a cuartos de final le devolvió la alegría a la Selección Argentina. El temor de despedirse prematuramente pasó al olvido y le dio paso a un mejor clima de trabajo.

En la primera práctica abierta en su totalidad desde el arribo a Brasil, salieron a trabajar al campo de entrenamiento de Inter los que no estuvieron desde el arranque contra Qatar a excepción de Franco Armani.

Di María, Acuña, Casco, Suárez, Pezzella, Funes Mori, Pereyra, Dybala, Guido Rodríguez, Pizarro, Musso y Marchesín saltaron a la cancha. Después de ejercitarse en el gimnasio, aparecieron Saravia, Foyth, De Paul, Lo Celso, Otamendi y Paredes, con hielo en su rodilla izquierda. No se los vio a Tagliafico, Agüero, Lautaro Martínez ni al cumpleañero Messi.

Fue un trabajo liviano, en el predio que se encuentra enfrente del estadio Beira-Río, que contó con la presencia de un grupo de hinchas argentinos, que alentaron a los jugadores alambre de por medio, desde la calle.

En el tradicional "loco" no hubo respeto por Scaloni y sus colaboradores Samuel y Ayala, a los que le tocaron la pelota sin piedad. Incluso el DT dijo que había rozado una pelota con la cabeza y no le creyeron. Los que perdieron y sufrieron los golpecitos fueron Casco, Funes Mori y Matías Suárez.

A un costado, los arqueros y algunos de los sparrings jugaron un fútbol-tenis a todo o nada. "No regalemos nada", pidió Armani. "Metele, Chiqui. Me jugué la vida", exigió Marchesín. Finalmente, el 1 de América perdió la serie de partidos y revoleó la pelota de la bronca.

Después fue el turno del fútbol reducido con un seis contra seis. De blanco, Marchesín, Pezzella, Di María, Acuña, Pereyra y Guido Rodríguez. Con pechera naranja, Musso, Casco, Ramiro Funes Mori, Pizarro, Dybala y Suárez.

Uno de los grandes protagonistas fue el Huevo Acuña. Después de mandar un pelotazo que terminó del otro lado de la cancha, el ex-Racing que entró muy bien contra Qatar se lució con un gol, una asistencia y hasta con una salvada importante en defensa. También brilló Di María con un par de golazos desde afuera. "Te quiero, Fideo", le gritaron desde afuera.

No se descarta que el propio Acuña pueda ganarse un lugar entre los 11 para enfrentar el viernes a Venezuela en Río. Claro que para conocer más detalles sobre el equipo hay que esperar.

A la tarde habrá un rato para compartir con las familias y a las 20 será el momento de viajar a Río de Janeiro. El día después de lograr la clasificación sirvió solo para bajar la adrenalina y recuperar energías.