<
>

¿Cuál es el objetivo de Colombia en la Copa América?

SALVADOR (Enviado especial) -- "La primera motivación es dejarle algo a la historia del país, es una generación que ha hecho muy buenas cosas en estos dos mundiales y esperamos solidificarlo con un título". En la primera rueda de prensa ofrecida en suelo brasileño, uno de los futbolistas más experimentados de la Selección Colombia dejó en claro cuál es la expectativa del plantel, que muchas veces poco tiene que ver con la del pueblo que lo apoya. Camilo Vargas dijo, sin vueltas ni segundas lecturas, que el objetivo es coronar con un título un trabajo de una generación que ya lleva casi diez años en el mejor nivel.

El 29 de febrero de 2012, José Pekerman dio a conocer su primera convocatoria. David Ospina, Cristian Zapata, James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado y Radamel Falcao García formaron parte de la lista. Todos están hoy en el hotel Catussaba de Salvador. También fueron citados en aquella oportunidad Bernardo Espinosa, Carlos Sánchez, Abel Aguilar y Teo Gutiérrez, quienes formaron parte del seleccionado hasta hace pocos meses. La vigencia de una columna vertebral es una de las bases del sueño colombiano en esta Copa América.

Es un lugar común afirmar que todos los participantes de un campeonato internacional llegan con la intención de dar la vuelta olímpica. Y casi una obviedad. Se compite para ganar. Sin embargo, la realidad indica que cada Selección tiene su meta particular en un certamen de la jerarquía de la Copa América. Es necesario plantear una ambición realista para planificar la competencia. Colombia, como Argentina, Brasil y Uruguay, va en busca de la consagración.

"Todos sabemos que vestir la camiseta de la Selección es un placer pero también un compromiso, nuestro objetivo es el Mundial pero con esta camiseta peleamos por todo lo que viene. Nos preparamos para hacer la mejor Copa América", declaró Vargas, cuya primera convocatoria internacional fue en agosto de 2012 y nunca más dejó la camiseta tricolor. El arquero de Deportivo Cali es uno de los que ya tiene dos Copas del Mundo en sus espaldas y su palabra es una referencia.

El cambio de cuerpo técnico puede generar ciertas dudas con respecto a las posibilidades colombianas. Es que la adaptación en ambos sentidos (de jugadores a DT y DT a jugadores) no siempre es tan simple. Pero en cada ocasión los futbolistas del seleccionado han expresado su conformidad y hasta alegría con Carlos Queiroz. La salida de Pekerman fue traumática por su importancia absoluta en la transformación positiva de Colombia y por lo que significaba para cada uno de los integrantes del plantel. El hecho de que se haya contratado a un entrenador de perfil similar fue clave para que se mantenga el espíritu y la transición sea natural.

Además, tal como lo afirmó Vargas en la rueda de prensa del martes, Colombia hizo el recambio generacional antes que otros combinados, como Argentina. Pekerman incluyó jóvenes durante los meses previos al Mundial y hoy están afirmados. Yerry Mina, Davinson Sánchez, Jefferson Lerma y Wilmar Barrios son piezas clave de la idea del portugués y ya tienen una buena experiencia internacional. Eso vale y mucho en un contexto como el que se vivirá en Brasil.

¿Los mejores jugadores colombianos no llegan en su mejor momento? Es cierto, como también lo es que todos se potencian en la Tricolor. El caso más emblemático es el de James Rodriguez, que si está bien en lo físico como parece podría ser una de las grandes figuras del campeonato. El cucuteño es el típico "jugador de Selección", que se siente incluso más cómodo con los colores de su patria que en otro lado. Lo demostró en la Copa del Mundo de Brasil 2014, en la Copa Centenario y también en los pocos minutos que tuvo en Rusia.

Cohesión grupal, experiencia, juventud, talento y un cuerpo técnico que le llegó rápido al equipo. Eso tiene Colombia de cara a la Copa América de Brasil. Y son las razones por las cuales las expectativas son las más altas y el objetivo es claro: el título.