<
>

El mal paso de los Chiefs pone a prueba, otra vez, la fidelidad del coach Andy Reid: Repetición Instantánea

play
¿Los Chiefs entran en pánico? (2:01)

Sebastián Martínez Christensen ve señales de preocupación en el presente del equipo de Kansas City. (2:01)

Andy Reid es uno de los mejores coaches en la historia de la NFL y no se ganó esa etiqueta con cambios drásticos al primer problema. Si algo distingue al coach de los Kansas City Chiefs es su fidelidad en varios aspectos de su trabajo.

En los últimos años, la fidelidad de Reid ha sido puesta a prueba y el coach se ha mantenido firme en sus convicciones, precedente que, en 2021, pone a los Chiefs cerca del punto de quiebre para saber si podrán salvar su temporada o comenzar a planear para la próxima.

La respuesta a esta encrucijada quizá no le guste a los aficionados de los Chiefs.

Fue hasta que Tom Brady y la ofensiva de los New England Patriots arrastraron en tiempo extra a la defensiva de los Chiefs para ganar la Final de la AFC de la temporada 2018 que Reid se convenció que debía cambiar de coordinador defensivo para darle más respaldo a la ofensiva que ya comandaba Patrick Mahomes.

Reid llegó en 2013 a Kansas City y lo hizo con Bob Sutton como su coordinador defensivo. En sus primeros años, la defensiva en Kansas City tuvo un buen desempeño, pero en 2017, las cosas empeoraron rápidamente al ubicarse como la No. 28 en yardas permitidas por juego, pero en el No. 7 en el departamento más importante, el de puntos recibidos.

Para ese momento, Reid había logrado construir una ofensiva eficiente y productiva con Alex Smith como quarterback y aunque era claro que Sutton y su trabajo ya no estaba a la altura de esa ofensiva, Reid lo retuvo. Para 2018, ya con Mahomes al frente, la ofensiva aún más explosiva de los Chiefs compensó la mala calidad de una defensiva que cayó aún más, al No. 31 en yardas por juego y al 24 en puntos tolerados por partido.

Tuvo que ser Brady quien convenciera a Reid de dejar ir a Sutton tras llevar a los Patriots a anotar en la primera serie ofensiva del tiempo extra del Juego de Campeonato de la AFC de 2018 para ganar el pase al Super Bowl. Al año siguiente, Reid contrató a Steve Spagnuolo como coordinador defensivo.

Despedir a Spagnuolo a la mitad de la temporada 2021 no será la solución, ni siquiera es una opción, pero la fidelidad de Reid a su coordinador defensivo se refleja en la inacción para pedirle que modifique sus estrategias. Es claro que mover a Chris Jones de su posición natural de tackle a la de ala defensivo no ha funcionado: los Chiefs prácticamente no presionan con su línea frontal a los quarterbacks rivales.

Tuvieron que pasar cinco juegos de la actual temporada para que Spagnuolo decidiera, luego de que Daniel Sorensen fuera quemado y exhibido dos veces en televisión nacional ante los Buffalo Bills, para decidir cambiar al safety y poner a Juan Tornhill en el campo.

Reid es un genio ofensivo y pese a tener la autoridad para hacerlo, no meterá sus manos en un área que, tácticamente, no domina. Quizá sugiera cambios, pero no irá más lejos, así que es viable considerar que Jones se mantendrá en los extremos de la línea defensiva, en el mejor de los casos, unas semanas más.

La fidelidad de Reid también se refleja del lado ofensivo con el apego a sus esquemas. Es claro que Mahomes necesita de un buen juego terrestre para contrarrestar los esquemas defensivos que le plantean los rivales.

Reid no es un coach que guste de correr mucho con el ovoide. Es un coach que en 23 años como entrenador en jefe de la NFL, con su trabajo y esquemas abiertos incentivó la evolución de la liga a una en la que predomina el juego aéreo. Desde su época como coach de los Philadelphia Eagles, ha tenido corredores versátiles, de buenas manos para ser pieza importante en el juego aéreo corto y que da poco uso a corredores que atacan la línea de scrimmage.

Reid es quien es y así ha hecho a sus equipos contendientes regulares y su perseverancia le hizo ganar el Super Bowl hace dos campañas.

El proceso en el que los Chiefs pasaron de ser un equipo más en la NFL a ser contendientes dio frutos en seis años y Reid no cambiará drásticamente su estilo pese al mal arranque de temporada de su equipo y las expectativas con las que Kansas City llegó a la campaña 2021.

Al guiar a los Chiefs a ganar su primer título del Super Bowl en 50 años, Reid se ganó el beneficio de la duda. Quien pida su renuncia lo hace desde los riñones y no con la razón.

Probablemente los Chiefs no lleguen a Playoffs en esta temporada y si lo hacen, probablemente no lleguen lejos, pero si la historia reciente sirve de guía, Reid hará los cambios necesarios en el próximo receso de temporada para regresar a Kansas City a la élite de la NFL.

Si funcionó una vez, puede funcionar dos veces… ¿no?