<
>

Las 10 tramas a seguir en la temporada regular 2021 de la NFL

Con la emoción a tope por el inicio de la temporada N° 102 en la historia de la NFL, repasamos todo lo que no debes de perder de vista a lo largo de la campaña

A horas de iniciar la temporada N° 102 en la historia de la National Football League, las emociones están a tope.

Los Tampa Bay Buccaneers reciben en el mismo escenario donde se convirtieron en febrero pasado en el primer equipo en conquistar un Super Bowl jugando en su propio estadio, el Raymond James Stadium, a unos Dallas Cowboys que van por la revancha después de una campaña del 2020 arruinada por lesiones.

La del 2021 supone un momento especial para la liga, así como para el resto del mundo. Se trata de un intento de regreso a la normalidad pre-pandemia, por más imposible que suene. Los estadios ya no estarán adornados con recortes de personas en cartón, y las aficiones locales buscarán hacerse pesar de nuevo desde las tribunas.

A punto del inicio de un nuevo capítulo en la fascinante historia del fútbol americano profesional, repasamos las 10 tramas más importantes a seguir en la campaña N° 102 de competencia de la NFL:

1. ¿Cuánto más, Tom Brady?

Con 44 años y 37 días de edad, ¿cuánto más podemos, y debemos, esperar de Tom Brady en la NFL? Después de siete anillos de Super Bowl, cinco designaciones como Jugador Más Valioso del Super Bowl, tres nombramientos como Jugador Más Valioso de la NFL, 14 selecciones al Pro Bowl, tres inclusiones al primer equipo All-Pro, dos premios como Jugador Ofenisvo del Año, y un reconocimiento como Regreso del Año, no le queda nada más por demostrar.

Pero, nunca le digan eso al N° 12 de los Buccaneers. No solamente se mantiene Brady jugando a un nivel superlativo en esta liga, sino que continúa mostrando todavía el fuego necesario en su carácter, el hambre, de ir por más.

play
2:14

El Covid ya es factor en la temporada de NFL

Los Dallas Cowboys sufren de cara a su partido frente al Campeón de la Liga.

La trayectoria de los Buccaneers cambió drásticamente el día que Brady decidió firmar con ellos como agente libre en marzo del 2020, no solamente por la calidad y credibilidad que aportaba el quarterback a la franquicia, sino porque rápidamente se convirtió en un imán que atrajo más talento al club, incluyendo al receptor abierto Antonio Brown y al ala cerrada Rob Gronkowski.

Ese efecto no se disipó este año, con Brady siendo un factor importante para que los Bucs lograran retener a sus 22 titulares ofensivos y defensivos campeones del Super Bowl. El día que se vaya Brady de Tampa Bay, el equipo comenzará a desarmarse. Ese día no es hoy. Brady tiene la mira puesta en el octavo anillo, y eso convierte a los Bucs en uno de los contendientes más serios a repetir como campeones de Super Bowl en mucho, mucho tiempo.


2. El regreso de estelares lesionados

Nick Bosa. Christian McCaffrey. Saquon Barkley. Dak Prescott. David Bakhtiari. Tyron Smith. Jadeveon Clowney. George Kittle. Derwin James. Von Miller. Odell Beckham Jr. Chandler Jones. Julio Jones. Ronnie Stanley. Michael Thomas.

Esa es apenas una lista incompleta de los múltiples estelares de la NFL que se perdieron toda o parte importante de la temporada pasada a causa de las lesiones. Entre esos 15 nombres, hay un combinado de 46 Pro Bowls y 17 selecciones al primer equipo All-Pro.

Las lesiones siempre serán parte del juego, pero un número inusualmente alto de estelares se perdió tiempo significativo durante el 2020. No son pocos los equipos que pueden preguntarse genuinamente cuán diferente pudo haber resultado su campaña sin haber perdido a esos jugadores clave. El regreso de todos esos jugadores a la acción en el 2021, algunos cuantos con equipos nuevos, le hace un buen tremendo al juego.

Las lesiones, no obstante, nunca descansan. Jóvenes promesas como J.K. Dobbins, Cam Akers, Carl Lawson, e Irv Smith Jr., se cuentan entre los primeros afectados, incluso antes del inicio de la campaña. No queda más que esperar que el número de ausentes por lesiones sea menor al de un muy desafortunado 2020.


3. Una temporada de 17 partidos

Por primera ocasión en la historia de la liga, los 32 equipos disputarán 17 partidos de campaña regular, cada uno. Las implicaciones de que la temporada regular haya crecido en casi un 6 por ciento son enormes. Desde luego, la promesa de ingresos adicionales es atractiva. Sin embargo, también crecen las probabilidades de lesiones a jugadores, y la posibilidad de que el nivel de juego se diluya, aunque sea un poco.

A la larga, también podría conducir a una reducción en el promedio de carreras de los jugadores de la NFL, que de por sí es bastante corto, rondando cerca de los tres años.

Lo que sí se acaba son las temporadas de 8-8, y aunque existe la posibilidad todavía de terminar con una tasa de victoria de .500, por ejemplo con una marca de 8-8-1, la separación entre temporadas ganadoras y perdedoras será dramáticamente más tajante, con las repercusiones que ello conlleve para la seguridad laboral de jugadores y coaches.

Finalmente, una jornada adicional servirá para poner un montón de récords de la NFL al alcance de más jugadores, no solamente para una temporada, sino también para una carrera. Dicen que los récords están hechos para romperse, y ampliar la campaña conducirá a ese fin.


4. Los brazos de primera ronda

Los Jacksonville Jaguars nombraron titular a Trevor Lawrence, después de un simulacro de competencia con Gardner Minshew II. Los New York Jets se saltaron ese paso en el proceso, y entregaron de inmediato el timón a Zach Wilson. Mac Jones sorprendió a todos, menos a sí mismo, superando a Cam Newton por la titularidad de los New England Patriots, cuando pocos consideraban que había una competencia franca.

Los San Francisco 49ers tienen un plan de mantener al veterano Jimmy Garoppolo como titular, pero preparar un paquete de jugadas para involucrar a Trey Lance desde el principio. Los Chicago Bears, aparentemente, la llevarán con mayor calma, haciendo esperar a Justin Fields mientras Andy Dalton inicia la temporada.

Cada uno de los cinco equipos que eligió a un quarterback en la primera ronda del pasado draft tiene una agenda distinta, y un cronograma diferente respecto a cuándo y cuánto veremos de sus pasadores. La estadística dicta que no todos serán exitosos. Pero, mientras el juego hable por cada uno de ellos, la sensación de optimismo y renovación propias del cambio de guardia es palpable para cada una de esas cinco franquicias.


5. Las secuelas del COVID-19

La tasa de vacunación en la NFL, como un ente total, es considerablemente alta. Al menos un par de equipos, los Buccaneers y Atlanta Falcons, se han declarados totalmente vacunados al 100 por ciento. Sin embargo, todavía hay un número de jugadores, algunos de ellos de alto perfil, entre los que se encuentran Kirk Cousins, Lamar Jackson, Carson Wentz, Darius Leonard, y Cole Beasley, entre otros, que se mantienen renuentes a las vacunas.

Durante el año pasado, la NFL se vio obligada a realizar malabares para completar la planilla completa de partidos, algo que consiguió exitosamente. Este año, la liga ha sugerido que podría ser menos flexible en el tema, aunque todavía falta ver qué sucede cuando llegue el momento de un brote.

La jornada inaugural de la NFL ya estará sin algunos jugadores por temas relacionados a los protocolos COVID-19, con el nombre más notable siendo el guardia de los Cowboys, Zack Martin. El propio Brady ha reconocido que los problemas que ocasione una pandemia que todavía no acaba durante esta temporada podrían ser mayores que los del año pasado, con todo y el avance en la vacunación.

Los Cowboys, Indianapolis Colts y Tennessee Titans ya sufrieron brotes importantes en los días previos al inicio de campaña, aunque los tres equipos parecen haber sorteado el problema, en general.

¿Cuál será el primer equipo que enfrente esta situación en temporada regular?


6. El tope salarial y los contratos

Por apenas segunda ocasión en la historia del tope salarial de la NFL --medida que se adoptó para la campaña de 1994 por primera vez--, el límite máximo para cada franquicia se redujo respecto a la campaña previa.

El tope salarial va ligado a los ingresos de la liga, y como era de esperarse, la pandemia ocasionó una reducción significativa de dinero para la NFL. Los 182.5 millones de dólares que cada equipo pudo invertir en su plantilla para el 2021 representan una disminución de casi 8 por ciento respecto al año pasado. El máximo esperado para el tope salarial del 2022 será de 208.2 millones de dólares, informó la liga en mayo pasado, pero con la posibilidad de que sea fijado en un número menor. Aunque habrá un alza importante respecto al total de este año, esa cifra está todavía por debajo de donde hubiera estado proyectado el tope de no haber sido por la pandemia de COVID-19, casi tocando los 220 millones de dólares.

Esos números son importantes, porque los contratos récord para jugadores que están al tope de la liga en sus respectivas posiciones siguen inflándose. Eso trae aparejado varias consecuencias importantes, sobre todo, tres.

En primer lugar, la "clase media" de la NFL es la que más sufre. Veteranos confiables que no tienen status de súper estrellas, son obligados a aceptar recortes salariales o son liberados. Latavius Murray, recién dejado en libertado por los New Orleans Saints, es un ejemplo perfecto.

Cada plantilla de la NFL buscará completar su plantilla con más jugadores que cobran el mínimo, o algo muy cercano. Eso va a incluir a jugadores titulares, en algunos casos. Los números que leemos cada vez que se impone un nuevo récord salarial en la NFL, particularmente lo que toca a los quarterbacks, nos vuela la cabeza, pero la media salarial en la liga está por debajo del millón de dólares, antes de impuestos. Aunque no se trata de una cifra despreciable, son muchos más los que ganan menos. Coleccionar contratos que se devoran porcentajes altos del tope salarial disponible no parece ser una fórmula ganadora.

Finalmente, la escala fija de pagos a novatos es una bendición para los equipos que saben reclutar bien, porque la misma liga prohíbe que esos jugadores reciban extensiones hasta el final de su tercera temporada. En cambio, los equipos que frecuentemente despilfarran sus selecciones de draft, ya sea en canjes o en turnos desperdiciados, están perdiendo una opción importante de adquirir talento a renta fija.


7. El gran salto

En 16 de los últimos 18 años, al menos un equipo ha pasado del último lugar divisional en una temporada, al primero en su mismo sector al año siguiente.

Eso significa que, estadísticamente, al menos uno de los siguientes ocho equipos tiene probabilidades muy buenas de coronarse en su división: New York Jets, Cincinnati Bengals, Denver Broncos, Jacksonville Jaguars, Philadelphia Eagles, Detroit Lions, San Francisco 49ers y Atlanta Falcons.

Dentro de esos ocho, los favoritos obvios deben ser los Niners. Culminaron la temporada del 2019 con un viaje al Super Bowl LIV, y el año pasado vieron descarrillada su campaña en buena medida por las lesiones. Con el regreso de esos jugadores, y el momento anímico que vive la organización gracias a la presencia de un talentoso quarterback novato de primera ronda, San Francisco parece estar en la mejor posición de escalar, a pesar de que la NFC Oeste pinta como una de las divisiones más complicadas para la temporada.


8. ¿Un campeón inédito?

Doce de los 32 equipos de la NFL nunca han ganado un Super Bowl. Se trata de los Buffalo Bills, Minnesota Vikings, Detroit Lions, Cleveland Browns, Cincinnati Bengals, Houston Texans, Jacksonville Jaguars, Tennessee Titans, Atlanta Falcons, Carolina Panthers, Arizona Cardinals y Los Angeles Chargers. De esos equipos, cuatro nunca han aparecido en un Super Bowl: Lions, Browns, Texans y Jaguars.

Los Vikings, Browns, Lions y Cardinals no han conquistado Super Bowls, pero obtuvieron títulos de la NFL en la época previa a la fusión, y en la AFL, los Bills, Chargers y Titans --en ese entonces, Houston Oilers-- lograron proclamarse campeones.

Los Falcons son el equipo con mayor tiempo de existencia sin haberse coronado nunca en la NFL, desde 1966, seguidos muy de cerca por los Bengals, que comenzaron a jugar en 1968 en la AFL.

Los Jaguars, Panthers y Texans son equipos de creación más reciente, que nunca jugaron en la era previa a la fusión de ligas.

De todos esos equipos, los Bills y Browns tendrían que ser considerados los favoritos claros para levantar por primera ocasión un Trofeo Lombardi como culminación de la campaña del 2021. Ambos equipos poseen plantillas con pocos huecos, aunque ambos residen en la disputada AFC.

La última vez que hubo un campeón inédito de Super Bowl en la NFL fue en el Super Bowl LII, cuando los Philadelphia Eagles levantaron por primera vez el Lombardi, aunque previamente fueron campeones de la NFL previo a la fusión de 1970.


9. ¿Cuánto apuestas?

La cada vez más estrecha relación de la NFL con las apuestas se va solidificando. Los Cardinals se convirtieron en el primer equipo de la liga en anunciar un sportsbook físico en su estadio, y comenzará a operar a partir de esta temporada.

Por si fuera poco, el portavoz mediático extraoficial de la liga, NFL Network, comenzará a mostrar líneas de apuestas para sus partidos en el cintillo de la parte baja de su pantalla. La NFL también anunció distintos acuerdos con empresas de apuestas como Caesars, DraftKings, FanDuel, FOX Bet, MGM, PointsBet y WynnBet a lo largo de los últimos meses.

De acuerdo a un reporte de Front Office Sports, la American Gaming Association estima que las apuestas en línea en torno a la liga aumentarán en un 73 por ciento, y las apuestas físicas en los sportsbooks crecerán en un 58 por ciento.

El tema de las apuestas, que fue tabú por tantos años en la NFL, es la nueva gallina de oro de la liga. Solo es cuestión de acostumbrarse.


10. La última y nos vamos

Aaron Rodgers fue puntual al decir que no quería que la temporada del 2021 se convirtiera en un "tour de despedida", pero aunque la relación entre el quarterback y los Green Bay Packers parece haber mejorado un poco respecto a su punto más bajo durante el receso de campaña, existe una buena posibilidad de que lo veamos vistiendo otros colores en el 2022.

Su mejor socio en el equipo, el receptor abierto Davante Adams, también se ha mostrado, al menos, abierto a la idea de emigrar después de la campaña que ya comienza.

Ellos son apenas dos de los grandes nombres que podrían comandar mucha atención al término de la temporada, cuando vuelva a abrir el mercado.

Otros nombres que vale la pena tener en cuenta en este rubro incluyen a Von Miller, Michael Thomas, Chandler Jones, Tyrann Mathieu y Stephon Gilmore.

Aunque la agencia libre y el mercado de canjes son un espectáculo por sí mismos, la sola idea de ver a estos jugadores de primera línea en busca de nuevos horizontes en unos cuantos meses es motivo suficiente para seguir de cerca su desempeño en lo que podría ser, aunque no se quiera, un tour de despedida.