<
>

Repetición Instantánea NFL: 2020 no es parámetro para medir el éxito de Bill Belichick sin Tom Brady

play
El problema de Patriots es Cam Newton y su inconsistencia (1:18)

Pablo Viruega explica a qué se debe el mal momento que viven los Patriots. (1:18)

Una de las intrigas que más anticiparon todos los aficionados de la NFL en 2020 era la forma en que responderían Tom Brady y Bill Belichick a su separación luego de 21 años juntos, periodo en el que formaron la pareja quarterback/coach más exitosa en la historia de la NFL.

La respuesta que obtendremos al final de la campaña será parcial. Sabremos quién será Brady sin Belichick, pero lo justo será esperar hasta el final de la temporada 2021 para saber a ciencia cierta quién es Belichick sin Brady.

No se trata de justificar todo lo que no le resulte al coach de los New England Patriots. Al final de cuentas, a quien es catalogado como uno de los mejores estrategias en la historia de la NFL, los éxitos y fracasos o aciertos y desaciertos se medirán con esa vara.

Sin embargo, la temporada 2020 no debe ser el parámetro para afirmar que Belichick es un coach promedio sin Brady.

En la temporada 2008, cuando Brady sufrió en la Semana 1 una rotura de ligamentos en la rodilla que lo dejó fuera para el resto de la campaña, los Patriots ganaron 11 juegos, pero no llegaron a Playoffs, porque ese año, los Miami Dolphins decidieron ganar la misma cantidad de partidos, luego de sumar sólo un triunfo en 2007. Después de 2008, los Dolphins ligaron siete campañas sin marca ganadora.

Es una realidad que hace 12 años, los Patriots venían de perder el Super Bowl XLII, de montar la primera temporada regular invicta en 35 años y tenían un roster con más talento.

En 2020, el talento no abunda en el roster de New England, quizá se pueda afirmar que es escaso y eso sí es responsabilidad de Belichick, quien por varios años ha desempeñado también el papel de gerente general de los Patriots, pero la marca de 2-4 de los Patriots también tiene su origen en las ausencias provocadas por la pandemia por el COVID-19.

Los Patriots son el equipo con más jugadores que eligieron ausentarse de la temporada 2020 por el coronavirus con ocho. No todos son o eran clave, pero algunos desempeñaban un rol importante en el equipo:

  • S Patrick Chung – De cara a su temporada 12 en la NFL, era proyectado para ser el titular junto con Devin McCourty.

  • LB Dont’a Hightower – Líder de la defensiva, no sólo por ser capitán y su experiencia como tres veces ganador del Super Bowl con los Patriots, también por ser el encargado de recibir y transmitir las indicaciones defensivas en el campo.

  • T Marcus Cannon – Titular regular en la línea ofensiva de los Patriots los últimos cuatro años. Tras ser reclutado en 2011, superó el linfoma no Hodgkin, motivo principal por el que decidió no jugar en 2020.

  • WR Marquise Lee – Era proyectado como un elemento que daría profundidad a la posición, luego de sufrir una seria lesión (rotura de tres ligamentos) en la rodilla izquierda en 2018 con los Jacksonville Jaguars.

  • RB Brandon Bolden – Entraba a su octava temporada con los Patriots (novena en la NFL) y se había afianzado como un sólido suplente.

  • TE Matt Lacosse – Entraba a su temporada 11 en la NFL (segunda con Patriots) y sería el más experimentado en la posición, por delante de los novatos Dalton Keene y Devin Asiasi, ambos reclutados en la tercera ronda del draft.

  • FB Danny Vitale – Era el candidato más experimentado (quinta temporada en la NFL) para tomar el lugar del retirado fullback James Develin, pero no tenía seguro su lugar en el roster.

  • C/G – Najee Toran – Había pasado la temporada 2019 en la escuadra de prácticas de los Patriots y en 2020 buscaba un lugar como suplente.

Esto no justifica el mal desempeño de Cam Newton en los últimos dos juegos de los Patriots (cinco intercepciones sin touchdowns) o los malogrados ajustes del staff de coacheo, pero, ¿qué tanto se puede ajustar con un roster limitado y que se reduce aún más por las lesiones que se presentan en un calendario regular?

Además, a menos de que el equipo que pierda a un quarterback leyenda tenga a otro en el roster para suplirlo de inmediato (Joe Montana y Steve Young en San Francisco) o tenga la primera selección global del draft para reclutar a su sucesor (Andrew Luck con Indianapolis), lo más probable es que esa franquicia batalle para encontrar estabilidad en la posición.

Los Patriots decidieron firmar a Newton de último momento, pero no por nada Newton no fue llamado por otros equipos necesitados de un quarterback y el pasador parece comenzar a ofrecer razones para ello.

Los más duros críticos de Belichick en la actual temporada parecen haber olvidado que el talento en el roster de los Patriots comenzaba a escasear en 2019 y que el desempeño de la ofensiva había sufrido una sensible baja con todo y Brady al frente. Parece que el tiempo le ha dado la razón a Brady con la decisión de alejarse de un equipo a la baja.

Mientras en New England lidian con un roster limitado, insistimos, mucho de eso con Belichick como responsable, Brady disfruta de un roster abundante en talento con los Tampa Bay Buccaneers, que sólo sufrieron una baja por el coronavirus y de un jugador que estuvo en la escuadra de prácticas en 2019.

Con algunos de los jugadores, en particular a la defensiva, que decidieron no jugar este año, los Patriots probablemente tampoco estarían como líderes en la AFC Este, pero quizá no lucirían como el equipo promedio que no han sido las 19 temporadas pasadas.

Una vez que los Patriots y Belichick evalúen su desempeño en 2020, hagan los ajustes que consideren necesarios y den forma a su roster sin ausencias por situaciones ajenas a su control, se tendrán todos los elementos necesarios para hacer una evaluación completa de lo que es vivir sin Brady en New England y eso sucederá hasta por allí de enero de 2022.