<
>

Lo destacado de la Semana 11 de la NFL: Cowboys hacen lucir ordinarios a Vikings; al fin, los Bills quitan peso de hombros de Josh Allen y más

play
Semana 11: Puntos Finos del Domingo de NFL (2:02)

Bills dan necesaria ayuda a Josh Allen en victoria sobre Browns y defensiva de los Cowboys marca la pauta en paliza a Vikings. (2:02)

Unas se concretaron y otras no, pero la Semana 11 de la temporada regular no estuvo ajena a las sorpresas.

Repentinamente, los Detroit Lions se convirtieron en una potencia del camino al ganar su segundo juego como visitantes en tres semanas al sorprender a los New York Giants, mientras que los Philadelphia Eagles, con problemas, pero lograron imponerse en los segundos finales a unos Indianapolis Colts que ya acariciaban un nuevo y sorpresivo triunfo y los Dallas Cowboys aplastaron a los Minnesota Vikings en un duelo en el que fue la forma más que el resultado lo que dejó con la boca abierta a varios.

Echemos un vistazo a los duelos más relevantes de la jornada.

Kansas City 30-27 Chargers

CHIEFS

Además de un importante triunfo, los Chiefs sacaron varias cosas buenas de su visita al SoFi Stadium, en particular dos: que su ataque terrestre, con el novato Isiah Pacheco (15 carreras, 107 yardas) como corredor titular, comienza a producir lo suficiente para preocupar a las defensivas y que sin JuJu Smith-Schuster ni Mecole Hardman disponibles por lesión, el receptor y también novato Skyy Moore (5 rec., 63 yardas) dio pasos importantes en su desarrollo.

No hay rival más intimidante que aquél que hace lo que su oponente sabe que va a hacer y aunque Travis Kelce fue el hombre más vigilado de la defensiva de los Chargers, el ala cerrada sumó 115 yardas en seis recepciones, tres de ellas para touchdown, incluida la que le dio el triunfo a unos Chiefs que tienen un arsenal tan amplio a la ofensiva, que es imposible para las defensivas rivales enfocarse en el hombre más peligroso, Kelce.

Próximo juego: vs. Rams (domingo, 4:25 p.m. ET)


CHARGERS

Los Chargers jugaron con la urgencia que ameritaba el juego, pero su único error fue dejarle 106 segundos a Patrick Mahomes y compañía tras irse arriba 27-23 en el cuarto periodo. Austin Ekeler produjo por tierra, Keenan Allen regresó de su lesión y aunque sufrió un balón suelto, aportó seguridad en el juego aéreo con recepciones oportunas y espectaculares y Justin Herbert fue certero en sus decisiones, pero la línea ofensiva no pudo contener la presión de los Chiefs en momentos clave.

Próximo juego: en Arizona (domingo, 4:05 p.m. ET)

Cleveland 23-31 Buffalo

BROWNS

Este duelo fue un microcosmos de la temporada de los Browns. Durante cuarto y medio, la defensiva sometió al ataque de los Bills, pero una vez que Buffalo comenzó a correr con eficiencia, colapsó. A esto se sumó el hecho de que la ofensiva terrestre de Cleveland, uno de los mejores aspectos de este equipo, brilló por su ausencia con un Nick Chubb que sólo produjo 19 yardas en 14 carreras. Los Browns tienen marca de 0-5 cuando Chubb no llega a las 100 yardas.

Próximo juego: vs. Buccaneers (domingo, 1 p.m. ET)


BILLS

Tomó toda la temporada 2021 y la primera mitad de la actual, pero, al fin, Sean McDermott y los Bills ayudaron a que Josh Allen, en una evidente crisis de desempeño, no se sintiera responsable de sacar adelante al equipo y la ayuda llegó en forma de un eficiente ataque terrestre que llegó en el momento indicado. Allen, quien había sufrido seis intercepciones en los tres duelos anteriores, varias en zona roja, rompió la mala racha ante los Browns, pero aún mostró problemas para conectarse con sus receptores, en particular en el primer cuarto y medio del juego en Detroit.

Para ayudarlo a trabajar con menos ansia, los Bills corrieron 33 ocasiones para 171 yardas, pero lo más importante es que Allen, uno de los pasadores a los que más jugadas por carrera se le diseñan en la NFL, sólo corrió tres veces.

Próximo juego: en Detroit (jueves, 12:30 p.m. ET)

Cincinnati 37-30 Pittsburgh

BENGALS

La ofensiva de los Bengals tiene las armas necesarias para involucrarse en un tiroteo y ganarlo, pero lo preocupante debe ser que lo hayan tenido que hacer ante unos Steelers que no se caracterizan por ser una máquina de puntos y eso es responsabilidad de la defensiva de Cincinnati, que si bien permitió sólo 52 yardas y un gol de campo hasta antes del último touchdown de Pittsburgh en tiempo basura con 45 segundos por jugar, lució vulnerable en la primera mitad del encuentro al permitir series sostenidas y 20 puntos de los Steelers.

Próximo juego: en Tennessee (domingo, 1 p.m.)


STEELERS

Kenny Pickett comienza a dar muestras de su desarrollo y prueba de ello son las dos series de más de cuatro minutos que terminaron en puntos para Pittsburgh en la primera mitad. Por otro lado, aunque T.J. Watt le da otra dimensión a la defensiva y así incomodaron en varios momentos a Joe Burrow, los Steelers tienen su techo y no tienen la calidad suficiente para sostener ventajas ante equipos más explosivos.

Próximo juego: en Indianapolis (lunes, 28 de noviembre, 8:15 p.m. ET)

Dallas 40-3 Minnesota

COWBOYS

Además de la dominante victoria de principio a fin en Minnesota, la buena noticia para los Cowboys es que la mayoría de la presión a la que sometieron a Kirk Cousins fue sólo con sus cuatro frontales, que penetraron el backfield de los Vikings con mucha facilidad, lo que se tradujo en siete capturas y sólo 12 pases completos de 23 para el pasador púrpura. La mala noticia para Dallas es que será hasta otro duelo en el que muestren qué tanto han trabajado en la defensiva contra la carrera.

Al ataque, el dominio de su defensiva le permitió a Dak Prescott y compañía jugar con soltura y en calma. El quarterback completó el 88 por ciento de sus pases (22-25) para 276 yardas y dos touchdowns y los Cowboys corrieron en 40 ocasiones para sumar 151 yardas, 80 de ellas cortesía de Tony Pollard, quien se mantiene firme como el corredor más productivo en Dallas, aunque Ezekiel Elliott sea el titular.

Próximo juego: vs. Giants (jueves, 4:30 p.m. ET)


VIKINGS

Los Vikings tienen sólo tienen tres días para arreglar todo lo que salió mal ante Dallas y no parece que sea tiempo suficiente para lograrlo. La línea ofensiva perdió a dos por lesión a dos elementos importantes durante el juego, el tackle izquierdo Christian Darrisaw (conmoción) y el guardia izquierdo Ezrla Cleveland, responsables de proteger el lado ciego de Kirk Cousins, y aún con ellos, los Cowboys penetraron al backfield de los Vikings como si estuvieran en la sala de su casa.

Después de validarse como serios contendientes tras su victoria en Buffalo, los Vikings dieron dos pasos hacia atrás y hacen difícil creer en ellos.

Próximo juego: vs. Patriots (jueves, 9:20 p.m. ET)

Jets 3-10 New England

JETS

Una cosa es que la defensiva de los Jets sea dominante y sobre la que se basen los triunfos y otra pedirle milagros cuando su ataque sólo es capaz de sumar dos yardas totales (leíste bien… DOS YARDAS TOTALES) en la segunda mitad.

La defensiva de los Jets sumó seis capturas y cuando los Patriots llegaron a la zona roja, sólo permitieron un gol de campo. Mientras hacían su trabajo, el ataque fue, literalmente, inofensivo al promediar sólo 1.9 yardas en primera o segunda oportunidades con un Zach Wilson que sólo completó cuatro de nueve pases a receptores desmarcados (al menos tres yardas de separación) y un juego terrestre que sólo produjo 59 yardas y promedió 2.6 yardas por carrera.

Próximo juego: vs. Chicago (domingo, 1 p.m. ET)


PATRIOTS

Por algo los llaman equipos especiales, ¿no? En el momento más oportuno, Marcus Jones le dio el triunfo a los Patriots, que extendieron a 14 su racha de victorias sobre los Jets, con su regreso de patada de despeje de 84 yardas con cinco segundos por jugar en el cuarto periodo.

En un día con mucho viento en Foxborugh, la ofensiva de los Patriots tuvo un mejor funcionamiento que la de los Jets con un Mac Jones que fue el pasador más certero y productivo del juego (23-27, 246 yardas), aunque fue capturado seis veces por la férrera defensiva neoyorquina, pero no cometió errores. El problema para New England es que su ofensiva parece avanzar con jaloneos y no con consistencia.

Próximo juego: en Minnesota (jueves, 8:20 p.m. ET)

ESPN Stats & Information contribuyó a este reporte.