<
>

Belén Casetta volvió a casa, después de un viaje multidestino que no olvidará jamás

Belén Casetta, entrenándose junto a los keniatas en Iten @belencasetta

La atleta argentina Belén Casetta, especialista en la disciplina de 3000 metros con obstáculos, llegó este domingo a Mar del Plata y regresó al país después de un viaje multidestino que no olvidará jamás."Nada como estar en casa", valoró aliviada al pisar suelo argentino.

En plena preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio, la marplatense estaba en África entrenándose y tuvo que recalcular su ruta de forma repentina para ser repatriada en tiempos de pandemia. Kenia, Etiopía, Brasil y un avión atacado por abejas forman parte de una historia digna de ser contada.

La arremetida del COVID-19 sacudió el mundo, impactando con fuerza la vida de cada persona alrededor del planeta y los deportistas no fueron la excepción. En la víspera de la mayor cita internacional que nuclea a los mejores talentos, diferentes competencias clasificatorias y preparatorias se fueron suspendiendo sucesivamente hasta que por fin el COI difundió la noticia que muchos atletas digerían hace rato: la postergación de los Juegos Olímpicos, sin certezas aún sobre la continuidad del calendario.

Belén recibió el anuncio del otro lado del océano, en continente ajeno. La mediofondista estaba enfocada en su preparación para Tokio 2020, entrenándose en Kenia, cuna de grandes campeones. Pero no se sorprendió, el ritmo incesante del avance de la pandemia y la suspensión de las competencias de menor envergadura iban anticipando lo que vendría. "Ya sospechaba que los Juegos no iban a poder hacerse porque empezaron a cancelarme las carreras (el Iberoamericano y los Grand Prix) y no podía ser que nos mandaran sin competir, no tenía sentido. Recibí una encuesta que difundieron para saber qué opinábamos los atletas y ahí entendí que no había chance", le comentó a ESPN la dueña de la medalla de bronce en los Panamericanos de Lima 2019.

"Cuando comenzó lo del coronavirus yo estaba en Mar del Plata, todavía no había casos en Europa, y en febrero me fui a Kenia. Allá empecé a escuchar noticias, a comprender de a poco lo que pasaba. Previendo que no íbamos a tener los Juegos, con mi entrenador fuimos modificando la planificación, en vez de hacer entrenamiento específicos para obstáculos, me puse a sumar kilómetros como una pretemporada. Fue difícil de entender porque tenía el objetivo en la mira y venía focalizada en eso, pero en este momento hay que pensar en la salud", reflexionó la atleta.

Concentrada en mejorar su técnica y sus tiempos, Belén vivió una experiencia impresionante en la altura de Iten, donde las pistas son de tierra y los ritmos de los corredores son imponentes. "Mi entrenador ya había estado allí con otra atleta que entrenó (la olímpica Marita Peralta). Kenia es una locura, tienen el correr como una cultura de vida. A mí me apasiona el atletismo, pero lo que pasa allá es completamente diferente. Todos son de élite, te cuesta seguirles el ritmo. Todo fue muy raro para mí, comen todos los días lo mismo (ugali -una especie de polenta blanca-, con espinaca y carne). Salía a correr tempranísimo, ellos hacen un primer turno tranquilo, salen muy despacito para activar el cuerpo, desayunan muy bien y después entrenan fuerte", relata. "Es muy motivador entrenarse ahí, son grupos de 40 o 60 personas corriendo, en circuitos muy variados. Te vas solo y la gente se prende con vos sin conocerte...o te encontrás a cualquiera corriendo y te sumás", describe sobre un viaje que no olvidará y no solamente por la enriquecedora experiencia deportiva, sino porque en aquel pequeño pueblo keniata fue el punto de partida de una auténtica odisea.

"De un día para el otro me avisaron que me tenía que volver de Kenia porque salió la información de que el aerpopuerto de Ezeiza iba a cerrar. Fue un momento de angustia y desconcierto porque todo lo que habíamos planeado se estaba modificando y no sabía que iba a pasar. Los militares cerraron el pueblito y nadie podía entrar. Es un lugar repleto de atletas y, como no había casos, podíamos seguir entrenando, extremando las medidas de higiene y cuidado. Sin embargo, yo tenía que volverme por miedo a no poder entrar a Argentina y quedar varada ahí", explicó.

Desde el pequeño Iten, viajó a Eldoret y luego a Nairobi. Una vez en Etiopía, en Adís Abeba, recibió la noticia más temida. Estaba lista para embarcar, cuando supo que su retorno al país quedaría en suspenso: "A último momento me informaron que la aerolínea que iba a llevarme a Argentina no estaba autorizada para aterrizar, entonces como tenía escala en San Pablo, me dieron a elegir entre quedarme en Etiopía o irme para Brasil. El sistema de salud de allá es muy malo y lógicamente estar más cerca de casa era la mejor opción".

Después de más de 12 horas de vuelo, Belén logró llegar a América, aunque aún seguía lejos de casa y con más incertidumbre que certezas. En San Pablo la vida seguía como si la pandemia no existiese: la gente en la calle, la playa repleta y ningún espíritu de prevención circulando entre la sociedad. En este escenario, la marplatense supo que no había otra opción más que confinarse en el hotel hasta que las autoridades argentinas le indicaran cómo proseguir. "No salía a ningún lado aunque está permitido hacer cualquier cosa. Me puse en cuarentena, no hacía falta que nadie me lo pida".

Desde el hotel, ya con más calma, Belén cayó en la cuenta de lo que fueron estos miles de kilómetros recorridos en su camino a casa: "En estos días vi cosas horribles, gente pasándola muy mal en sitios que son focos de contagio, llenos de personas que estaban sufriendo mucho, desesperadas, llorando sin saber a dónde ir. Lo que vi en los aeropuertos no me lo olvido más".

Sin embargo, la angustia se vio apaciguada por su genuino positivismo, que la empujó a transformar los malos pensamientos en oportunidades. La atleta intenta enforcarse en que el cuidado de la salud debe primar y que este sacudón al mundo, a pesar de la tristeza, puede ser un trampolín hacia la unión y la tolerancia. Además, mientras que algunos deportistas se lamentan por el tiempo de inactividad y por la postergación del sueño olímpico, Belén elige pensarlo de otra manera: "Hoy tenemos más tiempo para entrenar y buscar nuestra mejor versión. Renegar no sirve de nada. Si estás mal, el cuerpo responderá mal".

El sábado a última hora su avión aterrizó en el aeropuerto de Buenos Aires y Belén pisó tierra argentina otra vez, no sin antes sumar una nueva perlita a su aventura. Su vuelo se vio demorado por problemas técnicos, que más tarde fueron detallados con la explicación menos esperada. El Boeing 737-800 de Aerolíneas Argentinas hizo una "ingesta de abejas" con uno de sus motores y dañó la maquinaria, obligando a la aeronave a volver al país y retrasando el retorno de los argentinos varados.

"Nada como estar en casa", dijo aliviada al llegar después de esta peculiar situación y se acopló al protocolo: desinfección de valijas, cambio de vestimenta, medidas de higiene corporal, temperatura arriba de los 26 grados en el auto por al menos 5 minutos y el llamado al 107 una vez en Mar del Plata. Así terminó su peripecia e inició la verdadera cuarentena, que hará acompañada de su hermano y convencida de la importancia de cuidarse para cuidar a los demás.

View this post on Instagram

Nada como estar en Casa 🇦🇷😍 •1ero>>Realizamos todos los controles correspondientes en Ezeiza ni bien aterrizamos 🙌🏾 •2do >>Desinfecte con alcohol mis Valijas 🧳 🧳 •3ero >>Incorporé mis valijas adentro de bolsas de consorcio. •4to >>Me cambié todo la muda de ropa con la que viajé, la pusimos adentro de una bolsa y luego nos bañamos en alcohol. •5to >>Elevamos la temperatura del auto arriba de 26grados mínimo 5 minutos (obligación todos los autos en Ezeiza con contacto con pasajeros) •6to >> Una vez en Mar del Plata se llamó al 107 para informar de mi Paradero, ya que provenía de un viaje de Brasil. (Me tomaron los datos y dirección de mi casa). •7mo >> Arranca mi cuarentena junto a mi Hermano @lean_casetta Que se tomó el agrado de pasarme a buscar. •8vo >> seguimos Sin contacto con la familia. PREVENIR Y CUIDARSE ES CUIDAR A LOS DEMÁS!! 💪🏽 Trabajo en equipo!! 💪🏽 Buen Domingo para todos ❤️

A post shared by Belén Casetta (@belencasetta) on