<
>

En los rodajes suaves, corre suave

ESPN Run

Los rodajes o fondos suaves son entrenamientos clave para cualquier runner de resistencia. Pero cuidado, que en ellos no sólo se trata de llegar a una distancia o tiempo corriendo, sino que también se debe saber entrenar a ritmos bajos para lograr beneficios como una mayor eficiencia y acostumbrar al cuerpo a utilizar las grasas como combustible.

En pocas palabras, los rodajes son la parte aeróbica de los entrenamientos de carrera, y se basan en cubrir largas distancias a ritmos inferiores a los que llevaremos en las carreras que estemos preparando. Favorecen la resistencia orgánica general, conducen a una rebaja en el pulso basal en reposo, consiguen que el corazón se haga más eficaz en su trabajo, y también nos preparan psicológicamente para estar mucho tiempo en carrera. Además, son ideales para recuperarnos de un entrenamiento fuerte, por lo que si el día anterior entrenaste series o cambios de ritmo, un rodaje suave será perfecto para continuar. De esta forma lograrás que tus músculos prosigan su recuperación, incluso acelerándola, debido a que el flujo de sangre los limpiará de los residuos provocados por un entrenamiento a intensidades altas.

Y es por todo esto que entrenar rápido no siempre es lo mejor para mejorar nuestro rendimiento. Aunque pudiera parecer que cuanto más nos esforcemos en una sesión, más nivel conseguiremos, esto no es así. Sin ir más lejos, uno de los principales errores de muchos runners es ir demasiado fuerte en todos sus entrenamientos, algo que puede ser contraproducente, ya que se puede traducir en forma de lesiones o, incluso peor, caer en el sobre entrenamiento, del que es muy complicado recuperarse si no se diagnostica a tiempo.

Uno de los puntos más importantes en estos entrenamientos es saber mantener un ritmo continuo, sin grandes cambios. Y en este sentido un pulsómetro o medidor de ritmo cardíaco puede ser de gran utilidad para trabajar siempre en las mismas intensidades sin importar las variables del terreno, el viento, etc.

Idealmente, inclúyelos entre una y dos veces por semana, alternándolos con otros tipos de estímulos como las series de velocidad, cambios de ritmo o cuestas, en donde trabajarás otras aptitudes, convirtiéndote en un runner más completo.

¿Vos qué experiencia tuviste con los fondos suaves?