<
>

La leche de almendras, una opción de origen vegetal

ESPNRun

En los últimos años han proliferado una gran cantidad de sustitutos a la leche de vaca. Las llamadas leches vegetales ganaron una buena porción del mercado, y no sólo entre los veganos o vegetarianos, sino para un gran número de personas que han decidido llevar un estilo de vida saludable. Y esto tiene que ver con que son muchos sus beneficios para la salud, aunque claro está, si se las consume en su justa medida. Veamos hoy puntualmente el caso de la leche de almendras, una de las más consumidas a nivel mundial entre este tipo de productos. Se produce moliendo almendras crudas con agua, cuyo resultado es colado para quitar los restos del fruto y dejar una bebida cremosa y de textura suave. La almendra, materia prima, es uno de los alimentos más saludables para nuestro organismo, y al no contener gluten ni lactosa es ideal para personas que tienen intolerancias a estos nutrientes. Además, es indicada para aquellas personas que tienen problemas gastrointestinales o dificultades para llevar una digestión adecuada.

La leche de almendras, sin azucares agregados, es baja en calorías y su escaso contenido graso la convierten en una gran aliada en muchas dietas para perder peso corporal. También es capaz de rebajar los niveles de colesterol "malo" (LDL), mejorando los del buen (HDL). Es una muy buena fuente de potasio, por lo que es útil para tratar diarreas y los vómitos, y también entre los corredores y deportistas de resistencia ayuda a prevenir calambres musculares. Otro mineral que abunda en esta leche vegetal es el calcio, superando inclusive a los niveles aportados por la leche de vaca. Siguiendo con los minerales aportados por la leche de almendras hay que mencionar el magnesio, fósforo y zinc, y entre las vitaminas principalmente la E (antioxidante natural), y vitaminas del grupo B.

A la hora de hablar de las contraindicaciones de la leche de almendras debemos centrarnos en los altos contenidos de azúcar que contienen algunas opciones industrializadas. Cabe señalar en este punto que la leche de almendras no contiene azúcar naturalmente, por ello lo fabricantes la añaden para que sea más dulce. Por lo tanto, al adquirirlas mira atentamente las etiquetas de los envases, y busca las que no tengan azúcares agregados.

¿Alguna vez probaste la leche de almendras?