<
>

La importancia de crear hábitos en los runners principiantes

ESPN Run

La falta de regularidad y constancia en los entrenamientos es un problema muy común entre muchos runners, especialmente luego de cierto tiempo de haber comenzado a practicar este deporte. Sucede que contar con indumentaria básica y un buen par de zapatillas basta para comenzar a entrenar una hora por día, con el objetivo de perder esos kilos de más, apostando también a la salud integral. Pero el problema de muchos es que a veces se comienza con una emoción que desborda, y más adelante se termina desertando con cualquier excusa.

Si estás en ese grupo, los primero que deberías hacer para evitar esto es crear hábitos, que no son otra cosa que conductas repetidas una y otra vez. Para que el ejercicio físico sea un hábito, es bueno iniciar cada semana con un ritual sencillo que te facilitará continuar la rutina, y consiste en escrutar tu entrenamiento a modo de desafío personal para los próximos siete días. Por ejemplo, "esta semana superaré los 35 kilómetros acumulados", o "entrenaré fuerza muscular en tres diferentes días", etc. Así aumentás las posibilidades y te convencerás de lo que debes hacer.

Otro hábito que puede ayudarte es aplicar la llamada regla de los dos minutos. Se trata de un ejercicio tan corto y sencillo para comenzar, que no podrás negarte a hacerlo. Es encontrar la manera de comenzar la rutina aún cuando tu motivación esté en cero. El sólo hecho de vestirte, llenar la botella de agua y ponerte las zapatillas te obliga a salir a entrenar. Deberás desafiarte a correr esos primeros dos minutos. Una vez que ya estés en la calle y los hayas cumplido, no te servirá de nada quedarte en zapatillas y en ese lugar. Deberás seguir corriendo para completar tu rutina del día.

También es importante acostumbrarse a medir los entrenamientos por tiempos en lugar de hacerlo por distancias. Si el primer día sólo corrés 5 minutos, no hay que desistir. Traza un plan por semana, incluso por mes y comienza a mejorar tus tiempos a medida que adquieras mayor resistencia cardiovascular. Recuerda que, para comenzar, lo importante es establecer una rutina. Ten presente que siempre antes de evaluar cualquier progreso, es fundamental mantener en el tiempo los entrenamientos. Por lo tanto, en tu primera etapa como runner pon foco en los hábitos y no en los resultados.