<
>

¿Qué es el drop de una zapatilla de running?

ESPN Run

A la hora de hablar de calzado para correr el llamado "drop" es un término ha adquirido una cierta importancia en el transcurso de los últimos años, pero, aun así, para muchos runners sigue siendo algo desconocido. Se trata, en pocas palabras, de la diferencia de altura que tiene la media suela entre el talón y la puntera de la zapatilla, y la forma correcta de medirlo es por dentro del calzado, sin llevar puestas las plantillas.

La gran mayoría de las zapatillas de running que existen en el mercado tienen un drop que esta entre 0 y 13 milímetros, y en general los runners suelen elegir calzado con un drop entre 6 y 7 milímetros. Pero hay que tener en cuenta que las respuestas variarán según el tamaño: en una talla grande un drop de 7 no es lo mismo que en una talla pequeña, ya que la pendiente en esta será mucho más corta.

A la hora de hacer una división de calzados de running según su drop, podemos hacerlo entre alto, medio y bajo. En el primer grupo se incluyen las que tienen entre 8 y 13 milímetros, y por regla general esta caída suele estar asociada a zapatillas con mucha amortiguación y que ayudan a aterrizar el pie con el talón. Entre las de drop medio se ubican las que tienen entre 4 y 8 milímetros, y son más flexibles, utilizándose como transición al momento de pasar de usar un calzado de drop alto a otro de bajo. Por último, las que tienen una caída de menos de 4 milímetros se consideran de drop bajo. En general son calzados muy flexibles y poseen un perfil bajo, aunque algunas marcas están desarrollando el concepto de "maximalismo" con caídas bajas o nulas.

Ahora, ¿cómo influye todo esto a la hora de correr? Las zapatillas con menos drop nos ayudaran a pisar con la parte media del pie o antepié en vez de con el talón. Muchos expertos aseguran que es mejor pisar así, pero para ello se ha de tener la musculatura adecuada para ello, con los gemelos y los soleos bien fuertes, así como el tendón de Aquiles, isquiotibiales, cuádriceps y todo el tren inferior. En teoría y según esta afirmación llevar las zapatillas con el drop bajo sería mejor, pero esto no siempre es así ya que desde que somos niños hemos llevado calzado con amortiguación y drop elevado, y esto hace que en ciertos cosos nuestro tren inferior no esté preparado para ello. Por eso, a la hora de la elección hay que tener en cuenta otros factores como el peso, la amortiguación, anchura, flexibilidad etc.

¿Conoces el drop de tus zapatillas?