<
>

¿Qué es el skipping y para qué sirve?

freepik.es

Uno de los ejercicios más utilizados a la hora de trabajar la técnica en el running es el skipping, que consiste en correr elevando las rodillas manteniendo la cadera en una posición alta en todo momento, evitando que descienda al apoyar el pie en el suelo. También se utiliza normalmente como calentamiento antes de comenzar a entrenar y permite activar el cuerpo, subir pulsaciones y aumentar la circulación. Lo podemos realizar sobre un punto fijo o con una carrera suave, y sirve para fortalecer el tren inferior, ya que la musculatura extensora del tobillo (gemelos y soleos) y la flexora de la cadera (psoas ilíaco y cuádriceps) trabajan a una gran intensidad.

En cuanto a la coordinación, este ejercicio incide en la armonización de la impulsión, con la elevación de la pierna libre y con el movimiento de los brazos buscando que esta se desarrolle con la máxima fluidez y eficacia.

También es importante tener claro que mediante el skipping no buscamos una gran amplitud en los pasos, lo que nos permite utilizarlo como un medio para trabajar la máxima frecuencia de zancadas y en ese sentido se utiliza en el entrenamiento de la velocidad de movimientos. Y cuando realizamos un entrenamiento de fortalecimiento, el skipping se utiliza como para entrenar la fuerza reactiva del tobillo por tener que amortiguar e impulsar el peso del cuerpo en el menor tiempo posible. Además, es muy útil cuando entrenamos la resistencia muscular orientada a la carrera por lo que se puede incluir en el entrenamiento trabajándolo en intervalos de tiempo o espacio prolongados.

Cuando se realiza correctamente, se consigue mantener la cadera elevada en todo momento sin tener la sensación de desplazarse a los saltos. Para eso es muy importante la posición del tronco, que se mantiene recto y ligeramente inclinado hacia delante. En tanto, los brazos trabajan muy activamente durante la realización de este ejercicio, elevando el contrario de la pierna que se eleva con la misma intensidad y flexionando los codos a noventa grados, para coordinar el impulso y dar más fluidez al movimiento.

Con este ejercicio, entre otros beneficios, vamos a mejorar la técnica de carrera y a fortalecer cuádriceps y flexores de la cadera, músculos que van a participar de la elevación de las rodillas. Inclúyelo en las entradas en calor y en los entrenamientos de técnica de carrera.

¿Qué otros ejercicios conoces que te permitan mejorar tu técnica, fortalecer tus músculos y trabar tu coordinación?