<
>

'Quizás el mejor lanzador de playoffs de todos los tiempos': Lo que convirtió a Jon Lester en una leyenda de octubre y en un potencial miembro del Salón de la Fama

play
Lo mejor de la carrera de 16 años de Jon Lester (1:12)

Echamos un vistazo a algunos de los mejores momentos de la ilustre carrera de Jon Lester en las Grandes Ligas. (1:12)

Ahora que Jon Lester anunció su retiro del béisbol luego de 16 temporadas en las Grandes Ligas, sin duda habrá una buena discusión sobre su candidatura al Salón de la Fama en cinco años.

Pero en lo que respecta a sus compañeros de equipo, no hay debate.

"Les dije a mis hijos que no iré hasta que Jon entre", dijo John Lackey, ex compañero de equipo de los Medias Rojas de Boston y los Cachorros de Chicago. "Entonces es cuando vamos a ir a Cooperstown. No puedo esperar para estar allí".

El debate sobre las credenciales de Lester en Cooperstown se centrará en sus números en el campo: ganó 200 juegos, jugó un papel integral en tres títulos de la Serie Mundial para dos organizaciones históricas, fue autor de un juego sin hits e hizo cinco equipos Todos Estrellas. Pero sus compañeros de equipo lo recordarán más por su intensidad en el montículo y personalidad en el camerino. Para ellos, él era la definición misma de un ganador.

"Si estás formando un jugador de béisbol, en cuanto a cómo trata a otras personas, cuáles son sus objetivos, cómo quieres que compita y actúe dentro y fuera del campo, él es el modelo", dijo el mánager de los Cachorros de Chicago, David Ross.

Una secuencia de un juego de verano en las últimas semanas de su carrera podría resumir mejor al zurdo.

A mediados de agosto, Lester estaba en el montículo para los Cardenales de San Luis, aún tratando de abrirse camino en la carrera por los playoffs, contra los Cerveceros de Milwaukee, líderes de la División Central de la Liga Nacional. En la parte alta del primer inning, la estrella de los Cerveceros Christian Yelich conectó una línea de 106 mph hacia la pantorrilla de Lester para un sencillo dentro del cuadro.

Después de sacar al siguiente bateador para terminar la entrada, Lester claramente estaba lastimado cuando llegó al banquillo. El entrenador de lanzadores Mike Maddux le dijo que tenían un relevista listo y que podía salir del juego.

Lester no quería nada de eso.

"Mi pantorrilla no está cerca de mi corazón", le dijo a Maddux. "No voy a salir".

Se quedó tres entradas más en un juego que los Cardinals ganarían. Dos meses más tarde, cuando los Cardinals obtuvieron un lugar como comodín, fue la undécima vez que un equipo que empleaba a Jon Lester llegaría a la postemporada.

"Sí, eso suena como él", dijo el buen amigo y ex compañero de equipo Dustin Pedroia, quien se rió de la historia. "'Si tienes dos de ellos, estás listo para lo que sea'. ... Eso es lo que siempre solemos decir. Si fuera un brazo o una pierna: 'Tienes otra, sal de ahí'".

No tenía miedo de decir lo que pensaba en el vestidor o frente a las cámaras, sobre su propio desempeño, o el de su equipo, o incluso el comisionado de béisbol, a quien Lester criticó en 2020 cuando Rob Manfred denigraba el trofeo de la Serie Mundial .

Mientras los compañeros de equipo lo buscaban como guía, los oponentes se sentían tan intimidados por su deseo de ganar como por su devastadora recta cortada. Fue considerado como el jugador de la vieja escuela por excelencia. No descartó los nuevos elementos analíticos del juego, pero tampoco se basó en ellos: si una computadora hacía pronósticos de pretemporada, el único interés de Lester estaba en demostrar que están equivocados.

Esa actitud se perfeccionó en los primeros años de Lester con los Medias Rojas. Lester acredita al entonces as de Boston Josh Beckett como una gran influencia, junto con los receptores Jason Varitek y Ross.

Lester ganó sus primeros dos anillos de Serie Mundial en Boston y también aprendió lo que significa ser un buen compañero de equipo dentro y fuera del campo.

"Tienes personas de todos los ámbitos de la vida en un equipo que tiene un objetivo", dijo Lester. "Vi a David [Ortiz] reunir a muchos de esos muchachos que nunca pensaste que serían amigos. Quería traer eso cuando vine a Chicago".

Pese a que era una de muchas estrellas con los Red Sox, Lester asumió ese rol que Ortiz jugó en Boston cuando él se fue a los Cubs en 2015. Kris Bryant todavía estaba en las menores y jugadores como Javy Báez, Kyle Schwarber y Anthony Rizzo no habían llegado a su pico para una franquicia que tenía la necesidad de tener una mentalidad ganadora tras más de un siglo sin ganar un campeonato. Lester se encargó de unirlos a todos.

Ross recordó un memorable viaje por carretera a Oakland que incluyó un avión privado para llevar a un grupo a Pebble Beach para jugar al golf. Un día después fue un autobús privado a un concierto de Kenny Chesney, con todos los gastos pagados por Lester.

"Fue el mejor viaje en el que he estado", dijo Ross. "No se trata de aviones privados y esas cosas, sino de que él quería que todos la pasaran bien".

Y estaban las fiestas posteriores al juego que Lester organizaba en su casa, no muy lejos de Wrigley Field. Todos estaban invitados.

"Sabía que teníamos un equipo joven", dijo Lester. "Queríamos presentarnos y también conocer a otras personas. La mejor manera de hacerlo es fuera del campo. Además, nos gusta ser anfitriones, lo que siempre ayuda. Prefiero simplemente subir a mi habitación e irme a dormir que preocuparme por tener que conseguir un Uber".

Si bien hizo la vida divertida para sus compañeros de equipo, el ultracompetitivo Lester mantuvo una actitud de "Estoy aquí para trabajar" en el estadio. Las peleas de gritos entre él y Ross eran la norma.

"Mi favorito fue contra Oakland [en 2014]", dijo Ross. "Había ponchado a 12 en siete entradas. Luego le dio base por bolas al primero en la octava en cuatro lanzamientos no competitivos.

"Me acerqué al montículo y comencé a gritarle: '¿Terminaste? Si terminaste, se lo haré saber [al mánager de los Medias Rojas, John] Farrell'. Y él se puso a gritarme: 'No hemos terminado'. Luego ponchó a los siguientes tres y terminó ponchando a 15 en el día".

Ross siguió a Lester a Chicago en 2015 y los dos continuaron donde lo dejaron. Después de otra discusión cuando Lester rechazaba las señales de Ross a Freddie Freeman, Ross recuerda las consecuencias después de que Freeman consiguiera un hit para remolcar una carrera.

"Entramos en el banquillo y yo le grito: '¡Tú decides tu propio juego! ¡No me necesitas!' Él dijo: 'No me abandones; estaba tratando de recuperarme'. Estábamos tan enojados el uno con el otro.

"Fue divertidísimo. Esperaba mucho de él. Miro hacia atrás, es increíble que no me haya golpeado en la cara".

Esa actitud competitiva es la razón por la que Pedroia saborea la única vez que entró en la caja de bateo contra Lester, durante la práctica de bateo de los entrenamientos de primavera en 2005.

"Sabía que podía meterme debajo de la piel de Jon", dijo Pedroia. "No me estaba diciendo lo que estaba lanzando, así que, si lanzaba una recta cortada, simplemente la dejaba pasar o dejaba que me golpeara, no me importaba. Entonces, cuando me lanzó una de dos costuras, bateé un misil que le pegó justo a la pantalla protectora en forma de L.

"Le hablé tantas tonterías después de eso. Y lo hice bien claro, nunca lo volveré a enfrentar. Lo juro, si lo enfrentáramos en un juego de temporada regular, habría tomado un día libre y me sentaría a verlo lanzar con un Mai Tai en la mano".

Pedroia tampoco quiso enfrentarse nunca a Lester porque su deseo era seguir jugando con él. Incluso después de que Lester fuera cambiado de Boston a Oakland en 2014, Pedroia pensó que se reunirían después de que Lester se convirtiera en agente libre.

"En el fondo de mi mente, siempre pensé que lo volveríamos a contratar", dijo Pedroia. "Me llamó justo antes de firmar con los Cachorros. Estaba llorando. Ese fue probablemente el momento más difícil de mi carrera en las Grandes Ligas. Era tarde. Estaba en la cama y me llamó. Yo estaba como 'Jon, no'. No cambiaré lo que siento por ti. Eso fue peor que cualquier derrota que tuve en el campo. Era familia".

Si bien sus excompañeros recuerdan la carrera de Lester con el máximo respeto, sus posibilidades de ingresar al Salón de la Fama se reducirán a cuánto valoren los votantes su éxito de octubre, sus logros en comparación con otros abridores zurdos y su capacidad para llegar lejos en los juegos durante más de una década.

"No quiero que nadie más me diga que ya no puedo hacer esto. Quiero poder entregar mi camiseta y decir: 'Gracias, ha sido divertido'. Ese es probablemente el factor decisivo más importante." Jon Lester, sobre su decisión de retirarse

Su efectividad de postemporada de 2.51 lo ubica octavo entre todos los lanzadores con al menos 10 aperturas. Incluyendo solo a los zurdos, es el cuarto mejor. Su probabilidad de ganar en la postemporada agregada es quinta detrás de los íconos de los playoffs Mariano Rivera, Curt Schilling, John Smoltz y Andy Pettitte (el único zurdo).

En una época en la que los abridores comenzaban a lanzar menos, de 2008 a 2016, Lester lanzó 200 entradas o más en ocho de nueve temporadas; en 2011 se perdió por solo 8⅓ entradas. Todavía promedió 170 entradas lanzadas durante sus últimos cinco años (sin incluir la temporada 2020 acortada por la pandemia) antes de que el Padre Tiempo finalmente lo alcanzara.

"Lo que más me enorgullece es que tomé la pelota cada cinco días", dijo Lester. "Eso fue lo más importante para mí. Siempre escuché 'ser confiable' cuando era más joven. Cualquiera que fuera el resultado, sabían que podían contar conmigo para tomar la pelota".

Cuando Lester registró su victoria número 200 en septiembre pasado, se convirtió en el trigésimo zurdo en la historia de la MLB en alcanzar la marca. Y gran parte de su carrera en el deporte se produjo cuando esa estadística se volvió menos destacada: Lester, Zack Greinke y Justin Verlander son los únicos miembros del club de las 200 victorias que estuvieron activos la temporada pasada.

"La perspectiva de la gente sobre el número de victorias está cambiando drásticamente", dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Cachorros, Jed Hoyer. "Estoy encantado de que haya llegado a las 200. La consistencia de su carrera y el hecho de que pudo ser un lanzador tan sensacional en los playoffs, ese es el epítome de cualquier lanzador abridor. Si cambias la perspectiva [lejos de que 300 victorias sean el estándar al valor general], es uno de los mejores lanzadores de esta generación".

Los que rodean a Lester creen que su éxito en la postemporada, una y otra vez en el escenario más grande, marcará la diferencia entre los votantes.

"En realidad, no es mejorar tu juego", dijo Ross sobre la clave del dominio de Lester en octubre. "Es la capacidad de concentrarse en un gran juego y ralentizar las cosas. Se vuelve más difícil cuanto más grande es el juego. ¿Puedes ejecutar el lanzamiento que quieres?

"Estaba tan orientado a la rutina que lo preparó para esos momentos. Tomó esa energía que crea la postemporada y pudo rendir. Por esa razón, fue el mejor que he tenido en la postemporada. "

Queda por verse si Cooperstown está en el futuro de Lester ahora que sus días como jugador terminaron. Pero una cosa es cierta, según quienes pasaron los últimos 16 años viéndolo trabajar: el béisbol está perdiendo una personalidad única que se ganó tres anillos con una carrera estelar en la postemporada.

"Solo el mejor profesional entre profesionales", dijo Lackey. "Trabajó como un loco. Malditamente tomó la pelota cada cinco días. No era un gran hablador en el vestidor. Lideró con el ejemplo. Tal vez el mejor lanzador de playoffs de la historia".