<
>

Este es un gran equipo de los Dodgers ¿Podrán acabar con la sequía de la Serie Mundial en Los Ángeles?

play
Caro Guillén, sobre los Dodgers: 'No hay karma que dure más de 32 años' (1:42)

Para Carolina, el equipo de Dave Roberts tiene todo para, finalmente conquistar el título en las Grandes Ligas. "Si no, sería una debacle y un fracaso". (1:42)

Hace dieciséis días, con su superioridad ya establecida, Joe Kelly declaró que los Los Angeles Dodgers de 2020 eran el mejor equipo nunca había visto y rápidamente se dio cuenta del peso detrás de su declaración.

"Eso dice mucho", continuó Kelly, "porque he estado en un equipo que ganó la Serie Mundial, y este equipo de los Dodgers, este equipo de 2020, no me importa si es temporada corta, temporada larga. Temporada larga, hubiéramos batido todos los récords. En una temporada corta, vamos a batir todos los récords. Este es el mejor equipo que he visto. El mejor bullpen del que he formado parte, la mejor alineación que he visto, los mejores abridores, defensiva, por todos lados".

Los Dodgers, con marca de 38-16 de cara al partido del martes contra los Oakland Athletics (9:30 pm ET en ESPN), han tenido el mejor récord del béisbol durante 36 días consecutivos. Ocupan el segundo lugar en las mayores en carreras por juego, el segundo en las mayores en efectividad de abridores, el segundo en las mayores en efectividad de bullpen y el segundo en las mayores en convertir bolas bateadas en outs. Su diferencial de carreras, un más-119, es un 42% superior al del segundo lugar San Diego Padres y en camino de ser el cuarto mejor desde 1900 por partido.

Y, sin embargo, a los Dodgers no se les promete nada más que una serie de postemporada de tres juegos. Para el miércoles por la noche, todos sus jugadores y entrenadores se habrán ubicado en un hotel cercano para ponerse en cuarentena para el torneo de béisbol sin precedentes que comenzará siete días después, momento en el que los Dodgers se enfrentarán una vez más al único adversario que no han vencido: las series cortas que magnifican la aleatoriedad que define su deporte.

Los Dodgers han sido eliminados por el equipo que ganó la Serie Mundial cada uno de los últimos cuatro años y posiblemente podría haberlos vencido a todos. La Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2016 vimos como un slider que se le quedó colgando a Joe Blanton en la sexta entrada del Juego 5 fue el culpable. La Serie Mundial de 2017 vio dos ventajas desperdiciadas por Clayton Kershaw en el Juego 5. La Serie Mundial 2018 provocó una falta de comunicación entre el mánager Dave Roberts y Rich Hill en el Juego 4. Y la Serie Divisional de la Liga Nacional de 2019 activó las maniobras del bullpen al final del juego que dejaron a Kelly en el tiempo suficiente para permitir un grand slam en la novena entrada en el Juego 5.

Los Dodgers son los únicos culpables de esas derrotas, por supuesto, pero el equipo con el diferencial de carreras más alto del deporte lo ha ganado todo solo cuatro veces en los últimos 20 años. El béisbol no se presta a recompensar a su mejor equipo con campeonatos. Sus playoffs son emocionantes, pero a menudo se sienten arbitrarios. Se requiere una temporada regular larga y una postemporada restringida para negar algo de eso, pero el deporte está navegando en la dirección opuesta, expandiendo el campo de los playoffs, ya vimos como el comisionado de MLB Rob Manfred declaró sus intenciones de hacerlo más allá de 2020, y así agravar la volatilidad.

Los Dodgers, acercándose a su octavo título divisional consecutivo, pero aún en busca de su primer campeonato desde 1988, finalmente se definirán en función de si pueden dominar tamaños de muestra pequeños.

"Creo que gran parte de esto es simplemente controlar lo que puedes controlar", dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Dodgers, Andrew Friedman. "Eso es poner a los muchachos en los mejores lugares para tener éxito y saber cómo queremos atacar a los bateadores rivales y tener la mejor idea que podamos de cómo los lanzadores contrarios nos atacarán y cómo nuestro posicionamiento se relaciona con cómo vamos a atacar. Eso es realmente todo lo que podemos controlar desde el punto de vista de la preparación. Y luego apostar por el talento y la preparación ganando.

"Cuando miras hacia atrás en el tiempo, está bastante claro que la estructura de los playoffs de las Grandes Ligas nunca va a ser del 0 al 100%, por lo que para nosotros es casi tener la mentalidad de operador de casino de controlar lo que podamos controlar y apostar a que la mayoría de las veces, se desarrollarán cosas buenas".

Los Dodgers actuales no son perfectos, pero para cada defecto hay un remedio.

Kenley Jansen ha estado frío y caliente, pero los Dodgers poseen lo que Roberts considera que es su bullpen más profundo y versátil en la media década que lleva al mando del equipo. Cody Bellinger, Max Muncy y Joc Pederson batean de forma combinada para .203, pero A.J. Pollock ha mejorado significativamente, Corey Seager está de vuelta entre los mejores torpederos del deporte, y Mookie Betts ha sido mejor que cualquiera otro en los Dodgers hubiese imaginado. El puesto de tercer abridor en la rotación es incierto, pero los tres lanzadores jóvenes que se disputan el puesto, Julio Urías, Dustin May y Tony Gonsolin, se han combinado para efectividad de 2.70.

La derrota de los Dodgers ante los emergentes Padres el 14 de septiembre les sirvió como un "puño en la boca", dijo Betts, y desde entonces, el equipo ha ganado cinco de seis mientras ha superado a sus rivales por un total combinado de 21 carreras. Últimamente, Roberts ha notado un enfoque particular de su grupo.

"Es hora de llegar hasta el final", dijo Roberts, "y nuestros muchachos lo entienden".

Ellos también entienden, quizás mejor que nadie, que su temporada dominante puede desaparecer con una mala noche en octubre. Los Cincinnati Reds están entre los seis equipos que podrían terminar como sembrado No. 8, en cuyo caso los Dodgers podrían enfrentar una serie de tres juegos ante Trevor Bauer, Luis Castillo y Sonny Gray, quienes conforman el mejor trío de rotación en la LN. Pero cualquiera de los otros equpos contendientes, los Miami Marlins, Milwaukee Brewers, San Francisco Giants, Philadelphia Phillies y St. Louis Cardinals, son capaces de ganar dos de tres en el Dodger Stadium con solo recortes de cartón de los fans en las gradas.

FanGraphs recientemente corrió proyecciones que indicaban que el máximo ganador divisional de 2012 a 2019 habría visto sus probabilidades de ganar la Serie Mundial descender un promedio de 5.3% bajo el formato actual.

"No me gusta particularmente", dijo el as de los Dodgers, Kershaw. "Realmente no nos da ninguna ventaja en absoluto".

Es fácil quedar atrapado en la decepción de no ver a un equipo de los Dodgers tan talentoso navegar una temporada tradicional, pero en varios momentos durante el cierre de tres meses del béisbol, Friedman temió la posibilidad de no ver a este equipo en absoluto. Cambió su perspectiva y finalmente lo hizo sentirse agradecido por esta temporada, por poco convencional que sea. Friedman no ha encontrado ningún rasgo que se correlacione con el éxito en las series cortas que componen el torneo de béisbol de octubre, ya sea bateo de contacto, bullpens profundos o defensa élite. Él cree que es "más narrativo después de los hechos, porque lo que sea que diga es la mejor manera, entonces puedo darle una respuesta de eso en los últimos años".

Friedman le dirá que este equipo de los Dodgers tiene tantas posibilidades como cualquier otro de ganarlo todo simplemente porque posee la ventaja de lanzador-bateador con más frecuencia y cuenta con una profundidad incomparable, el tipo que podría marcar una diferencia aún mayor en un año con no hay días libres dentro de la serie divisional y la serie de campeonato de liga. Pero su equipo sigue siendo vulnerable, a merced de una postemporada diseñada cada vez más para el entretenimiento que para la validez.

"Lo entiendo desde su punto de vista, y si trabajara en las Grandes Ligas, tendría diferentes objetivos e incentivos", dijo Friedman. "Desde mi punto de vista, obviamente muy sesgado, quiero hacer todo lo posible para que los playoffs sean menos aleatorios. Pero siguen siendo tremendamente populares, y supongo que eso es lo más importante".