<
>

Antetokounmpo: 'Nadie dijo que sería fácil'

play
La Noche del Monstruo: Deslucida actuación del 'Greek Freak' (0:38)

Giannis Antetokounmpo sumó 12 puntos en la derrota ante los Raptors en el tercer partido de Finales del Este (118-112) e iguala su segundo peor resultado en un juego en toda la temporada este año. (0:38)

TORONTO - Estas son las noches que más preocupan a Giannis Antetokounmpo.

Durante los tres primeros cuartos del Juego 3 de las finales de la Conferencia Este, Antetokounmpo anotó solo seis puntos. Terminó con 12 en total. Perdió dos tiros libres clave en el primer tiempo suplementario y salió por faltas menos de un minuto de iniciado el segundo tiempo extra.

Él tuvo ocho pérdidas de balón.

Los Milwaukee Bucks perdieron ante los Toronto Raptors 118-112, reduciendo su ventaja en la serie a 2-1. Antetokounmpo no acepta actuaciones como esa. Siente que su alergia a perder es tan real como la alergia de su compañero de equipo Khris Middleton al maní.

"Es una cultura que hemos construido como equipo", dijo Antetokounmpo a ESPN después del juego. "No nos gusta perder. Sabemos que estamos a dos juegos de las Finales de la NBA. No podemos saltar pasos. Tenemos que hacerlo un juego a la vez, una jugada a la vez, un día a la vez".

Un Antetokounmpo más joven no se habría duchado después de un juego como este. El novato Antetokounmpo habría salido corriendo del vestuario, todavía vestido con su sucio y sudado uniforme, y regresado a algún gimnasio para practicar sus disparos fallidos.

play
2:53

Los Raptors no se rindieron y ganaron en tiempo extra

Se necesitaron dos tiempos extras, y 36 puntos de Kawhi Leonard, para que Toronto mostrara su tenacidad y venciera a los Bucks en el Juego 3 (118-112). La serie se encuentra 2-1 en las Finales del Este.

Pero eso fue entonces.

Ahora, el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, le ha dejado claro a su jugador estrella que debe proteger su cuerpo. Entonces, en lugar de repetir cada error en la cancha después de un desempeño pobre, él hace una repetición mental. Se queda mirando la hoja de estadísticas en silencio, reviviendo las pérdidas de balón y los triples al aire. Se salta ir al estrado de la sala de prensa para hablar después de las derrotas de los playoffs, prefiriendo dirigirse a los reporteros frente a su casillero. El domingo no fue la excepción.

Antetokounmpo miró la hoja de estadísticas, su teléfono y la pared durante más de 15 minutos mientras sus pies se sumergían en una bañera de agua helada.

"Es bueno, eso significa que tiene hambre", dijo el escolta de los Bucks, Eric Bledsoe. "Si no te sientes mal cuando juegas mal, no necesitas jugar a este juego".

El problema para Antetokounmpo comenzó temprano. En el primer cuarto, cometió dos pérdidas de balón y anotó solo dos puntos, y los Raptors saltaron a una temprana ventaja de dos dígitos. No se puso más bonito en el segundo cuarto. Antetokounmpo perdió la pelota dos veces más, y a la mitad, los Bucks estaban debajo por siete. Cada vez que Milwaukee cortaba la ventaja de Toronto, los Raptors se despegaban. Los Bucks no pudieron alcanzarlos.

Hubo una oleada de emoción al final cuando los Bucks empataron el juego y forzaron el tiempo extra. Luego otro tiempo extra.
Antetokounmpo observó la mayoría del segundo tiempo adicional desde el banco al salir de juego por acumulación de faltas.

Cuando la estrella de Toronto Kawhi Leonard puso el balón en el cristal con 32 segundos por jugar para darle a los Raptors una ventaja de cuatro puntos, Antetokounmpo se acercó al banco con una toalla sobre su cabeza y tomó asiento, aparentemente desilusionado.

play
1:25

Alrededor de la NBA: Kawhi Leonard guía la primera victoria de Toronto en la serie

El alero de Raptors disputó 52 minutos en el tercer encuentro que se definió en tiempo extra, la mayor cantidad en su carrera, y consiguió 36 puntos. Giannis Antetokounmpo también disputó el máximo de minutos en la temporada con 45 minutos.

El desempeño de Antetokounmpo no fue lo único que salió mal para los Bucks. Ninguno de los abridores de los Bucks jugó particularmente bien en el tiempo extra. En el primer período extendido, el banco de los Bucks anotó los siete puntos del equipo. Bledsoe falló un tiro libre clave al final del juego.

Bledsoe, Middleton y Antetokounmpo se combinaron para 32 puntos. El trío lanzó solo el 13 por ciento desde el rango de 3 puntos y el 23 por ciento desde el campo, y tuvieron un total de 16 pérdidas de balón en conjunto.

"Podríamos haber puesto la serie 3-0", dijo Antetokounmpo sobre el recuento de la serie. "No jugamos bien. Nunca esperé que esta serie fuera fácil".

Antetokounmpo fue el último jugador en abandonar el vestuario el domingo por la noche. Se sentó frente a su casillero, bebiendo un Gatorade azul y respondiendo preguntas de reporteros persistentes. Cuando se le preguntó si estaba decepcionado de cómo jugó en el Juego 3, se puso de pie.

"Demonios, no", le dijo Antetokounmpo a ESPN, levantándose del banco del armario. Comenzó a alejarse, antes de darse la vuelta y seguir explicando.

"Soy Giannis", subrayó Antetokounmpo, poniendo su mano en su pecho. "Lo que he hecho en mi vida hasta ahora: enviar dinero a mi familia, poner a mis hermanos en escuelas privadas, cuidar de mi familia en Nigeria y Grecia. ¿Decepcionado en un juego? Estaría decepcionado si me decepcionara".

En otras palabras: es sólo baloncesto. Antetokounmpo lo sabe. Eso no lo hace ansiar ganar menos.

En la pared posterior del vestuario de visitas, un pedazo de papel blanco de 8 x 11 pulgadas había sido pegado a la pared.
Antetokounmpo había escrito "6" en él con un marcador negro. El papel refleja la cantidad de victorias que los Bucks necesitan para capturar el campeonato de la NBA.

Por ahora, el número se mantendrá en seis.