<
>

Luka Doncic, el dueño del juego

play
Doncic se divirtió y Dallas le dio una paliza a los Suns (5:21)

El crack de los Mavs sumó 35 puntos (27 en el primer tiempo) para llevar a su equipo a la final del Oeste en la NBA. Fue con un categórico 123 a 90, de visitante, en el séptimo juego. Ahora, se vienen los Warriors. (5:21)

Las discusiones sobre quién es el mejor jugador en un deporte de equipo tienen un alto nivel de relatividad y, en cierto punto, carecen de valor. Sin embargo, sí hay individualidades que no solo brillan sino que hacen crecer a sus compañeros y los llevan a lugares impensados. Luka Doncic, con apenas 23 años, es el mejor representante de esta afirmación.

La serie de Semifinales de Conferencia Oeste entre Phoenix Suns y Dallas Mavericks había comenzado con un 2-0 a favor de los últimos finalistas de la NBA, liderados por Chris Paul y Devin Booker. El equipo de Monty Williams, elegido mejor entrenador de la temporada, había registrado el mejor récord con 64 triunfos y 18 derrotas. Estaba todo dado para que los Suns avanzaran de ronda.

Pero Luka tenía otros planes. En el tercer partido, el esloveno aportó 26 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias para poner la serie 1-2. En el cuarto, Doncic volvió a anotar 26 puntos, más 7 rebotes y 11 asistencias y dejó la serie igualada. A pesar de la dura derrota en el quinto, la estrella de los Mavs metió 28 puntos y tomó 11 rebotes. En la amplia victoria en el sexto, Doncic volvió a brillar: 33 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias para decretar el 3-3.

Séptimo juego, las dos palabras más hermosas en series de playoffs. Y ahí, cuando había que dar un paso al frente, Luka Doncic sacó a relucir su repertorio completo. Los números que aporta el Departamento de Estadísticas de ESPN abruman. Pero la influencia de Doncic en el contundente triunfo 123-90 de Dallas sobre Phoenix excedió los datos. Mientras Luka estuvo en cancha, se jugó como él quiso. A su ritmo, sin el vértigo de las altas velocidades a las que llega el juego hoy, siempre llega antes porque siempre piensa antes. Entonces, aunque Luka es menos veloz, los rivales lo miran pasar o quedan tirados en el suelo.

La primera mitad en Arizona le alcanzó a Luka para marcar una tendencia irreversible en el partido decisivo. Doncic anotó 27 puntos en esos primeros dos cuartos, los mismos que convirtió Phoenix. El esloveno es el primer jugador en las últimas 25 postemporadas en igualar o superar los puntos anotados por el equipo rival en una mitad. La diferencia de 30 puntos en ese momento del encuentro (57-27) fue la más alta al entretiempo de un Juego 7 en toda la historia.

Una de las claves de ese primer tiempo pletórico de los Mavs fue que Doncic gozó de buena compañía: Spencer Dinwiddie convirtió 21 puntos en ese lapso. Doncic y Dinwiddie fueron los primeros compañeros en convertir al menos 20 puntos cada uno en una mitad de un séptimo partido desde que lo hicieran Patrick Ewing y Allan Houston en 1997 para New York Knicks contra Miami Heat.

Lo conseguido por la dupla Doncic-Dinwiddie en todo el partido fue extraordinario. Fue la tercera pareja de compañeros en los últimos 50 años que cada uno convirtió al menos 30 puntos en un Juego 7. Las otras: Shaquille O'Neal y Kobe Bryant en 2002 para Los Angeles Lakers contra Sacramento Kings y Larry Bird y Kevin McHale en 1988 para Boston Celtics frente a Atlanta Hawks.

Doncic no se relajó con lo hecho en los primeros 24 minutos y comenzó el tercer cuarto con el mismo dominio. Entonces, completó su planilla con 35 puntos (6 de 11 en triples), 10 rebotes y 4 asistencias. Esas estadísticas lo ubican al tope de la lista de quienes convirtieron más puntos en los primeros dos séptimos partidos de su carrera. El esloveno le había anotado 46 a Los Angeles Clippers en su primer Juego 7, en la temporada anterior. Con esos 81 puntos Doncic superó los 75 de George Gervin, los 73 de Michael Jordan y los 72 de Elgin Baylor, Kevin Durant y LeBron James.

¿Hay más récords para Luka? Muchos más. Doncic tuvo su quinto partido consecutivo de playoffs con un doble-doble anotando 25 puntos y así igualó la racha más larga de la historia para un jugador de 23 años o menos en una sola postemporada.Los otros miembros de esa corta lista de elite son Shaquille O'Neal en 1995, Bob McAdoo en 1975 y Wilt Chamberlain en 1960.

Doncic, con 23 años y 76 días, es el segundo jugador más joven de la historia de la NBA en convertir 35 puntos y tomar 10 rebotes en un séptimo partido, solo superado por Tom Heinsohn (22 años y 230 días en 1957).

Este fue el décimo partido de playoffs de Doncic con al menos 35 puntos. Nadie a su edad había logrado tal marca. Rick Barry había llegado a 9 y Bob McAdoo a 8.

¿Queda alguna duda de que el gran protagonista de este duelo entre Mavs y Suns fue Doncic? Luka lideró a todos los jugadores de la serie en puntos (228), rebotes (69) y asistencias (49). Es el tercer jugador de 23 años o menos que consigue esto en toda la historia. Los anteriores fueron Paul George en la primera ronda de 2013 para Indiana Pacers y LeBron James en las Finales de Conferencia de 2007 para Cleveland Cavaliers.

Y ya que se nos cruzó LeBron en el camino, podemos asegurar que la carrera de Doncic tiene un recorrido similar a la del Rey: los dos ganaron el premio al rookie del año; fueron 2 de los 3 jugadores que promediaron 25 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias en sus cuatro primeras temporadas junto con Oscar Robertson; LeBron fue elegido en el mejor quinteto de la NBA 3 veces en sus 4 primeras campañas y Luka va en esa línea; Doncic terminó quinto en la votación para el MVP en su cuarta temporada al igual que LeBron; James llegó a las primeras Finales de NBA de su carrera en su cuarta temporada y Doncic puede conseguir lo mismo si Dallas supera a Golden State Warriors.

Se puede comparar a Doncic con LeBron. Para algunos tiene algo de Magic Johnson mezclado con Larry Bird. Para otros, logrará meterse en la lista de los más grandes de toda la historia. ¿Qué puede detener a Luka? Tal vez su físico. Doncic no es atlético y le cuesta mantenerse en estado de forma cuando no está en competencia. Pero aún es joven y puede hacer el clic para que el cuidado de su cuerpo no le limite la carrera.

Luka Doncic es el dueño del juego. En sus manos está el destino del básquetbol. Solo él sabe hasta dónde llegará.