Juventus-FC Barcelona, un duelo de titanes también en los arcos

BUENOS AIRES -- La gran final de la UEFA Champions League va a resultar también un extraordinario duelo generacional en los arcos. De un lado, custodio del portón de Juventus, el incomensurable Gianluigi Buffon Masocco (28 de enero de 1978, Carrara, Italia).

Enfrente, el poder emergente; Marc-André Ter Stegen (30 de abril de 1992, Mönchengladbach, Alemania), guardián del marco de FC Barcelona. ‘Gigi’ Buffon (37) cumplirá el próximo 9 de noviembre 20 años en la élite del fútbol mundial. Ese día, pero de 1995, debutó en el primer equipo del Parma de manera oficial, con un empate (0-0) frente a Milan por la Serie A 1994-95.

Después de ganar un histórico doblete en 1998-99 (Coppa d’Italia y Copa de la UEFA) con el cuadro parmesano junto a Roberto Sensini (capitán), Juan Sebastián Verón, Hernán Crespo, Abel Balbo y Faustino Asprilla, más la Supercoppa d’Italia 1999, Buffon fue adquirido en 2001 por la Juventus a cambio de 54 millones de euros, para transformarse en el guardavallas más caro de la historia del fútbol.

Costoso por el precio, pero de un valor incalculable, porque Buffon ha hecho y continúa haciendo historia en la entidad bianconera. ‘Gigi’ ha ganado 12 títulos en 14 temporadas como juventino. Sólo le falta una consagración internacional en el equipo turinés para terminar de bordar un currículum a todas luces espectacular.

Aunque suene extraño, el novio de la mediática conductora de tv Ilaria D´amico, tiene más títulos internacionales con Parma que con Juventus. Este 6 de junio, contra FC Barcelona, buscará saldar la cuenta pendiente que no pudo cubrir el 28 de mayo de 2003 cuando a pesar de atajar los penales de Clarence Seedorf y Kakha Kaladze, Juventus cayó en la final de la Liga de Campeones vs Milan por 2-3 después de empatar (0-0) en el tiempo reglamentado.

Ágil, avezado, seguro, el dueño del arco de la selección italiana desde el 29 de octubre de 1997 (1-1 vs Rusia, por la fase de clasificación para el Mundial de Francia 1998), es una de las principales bazas de Juventus para atrapar la tercera orejona después de 1984-85 y 1995-96.

Ter Stegen (23) debutó como profesional el 10 de abril de 2011 en el arco del Borussia Mönchengladbach, con 19 años, manteniendo su arco a cero frente al Colonia en una temporada (2010-11) muy difícil para su equipo, en la cual sus condiciones fueron claves para que el equipo mantuviera la categoría y evitara el descenso a segunda división.

Como Buffon en Juventus, Ter Stegen tiene asistencia perfecta en la actual edición de la UEFA Champions League con 1080 minutos disputados en 12 partidos. Es en esa competición, en la que el gran crédito de Andoni Zubizarreta, exdirector deportivo de FC Barcelona, ha cimentado su prestigio creciente en el club blaugrana.

El entrenador Luis Enrique había pedido a Claudio Bravo para suplir la salida del ya legendario Víctor Valdés, y ‘Zubi’ le consiguió además a Ter Stegen. El técnico asturiano decidió que el chileno jugara en la Liga y que el alemán hiciera lo propio en Europa y en la Copa del Rey.

La apuesta de la alternancia le salió redonda a quien también fuera un referente culé sobre el césped, porque el Barça ha ganado los dos primeros títulos en juego (Liga y Copa) y se apresta a dar el zarpazo a un nuevo triplete tras el conseguido en 2008-09 con Pep Guardiola como guía.

Ter Stegen debutó como internacional absoluto con Alemania el 26 de mayo de 2012 en un amistoso contra Suiza celebrado en Basilea (victoria helvética por 5-3). Para llegar a ello pasó por todas las selecciones juveniles, como en su tiempo también lo hiciera Buffon en las diferentes jerarquías de la ‘azzurra’.

Se quedó fuera de la lista de convocados para disputar la Copa del Mundo Brasil 2014 en el último corte que efectuó Joachim Löw, fruto de que en ocasiones hay decisiones en fútbol que pueden resultar injustas. Pero su futuro es inmenso.

Buffon, diestro de 1,91m y 83kgs, promedia 0,58 gol encajado por partido con Juventus en la UEFA Champions League. Le marcaron 7 goles en 12 juegos durante esta edición 2014-15. La eficacia de ‘Gigi’ es casi idéntica en la Serie A: 0,60 gol por juego, como resultante de los 20 goles que le han marcado en los 33 partidos de la competición (2970 minutos).

En tanto, Ter Stegen, diestro de 1,87m y 85kgs, promedia 0,83 gol por encuentro disputado. Le han convertido 10 goles en 12 juegos de la UCL 2014-15. Promedio que es aún más bajo en la Copa del Rey, el otro torneo en el que tuvo acción: 0,62 gol por encuentro producto de los 5 goles que ha sufrido en los 8 partidos de la competición (720 minutos).

Tanto Luis Enrique como el resto del staff azulgrana, consideran que quien fuera elegido mejor arquero de la Bundesliga en 2011-12 será, gracias a su mentalidad, reflejos, técnica para jugar con los pies, temperamento y ubicación, portero del FC Barcelona por un mínimo de 10 temporadas.

Mientras tanto, otro arquero es vital en la formación del meta alemán y en la competitividad que debe alcanzar para afirmarse y terminar de establecerse en el marco del Camp Nou. Se trata de Claudio Andrés Bravo Muñoz (13 de abril de 1983, Buin, Chile). A sus 32 años Bravo disputó 37 partidos (3330 minutos) de los 38 por los que se extendió la Liga 2014-15.

Luis Enrique decidió que en el último encuentro frente al Deportivo de La Coruña fuera suplente de Masip para darle la posibilidad al canterano catalán de estrenarse ante su afición. Bravo sólo recibió 19 goles en 37 partidos de Liga, por lo que estableció su promedio en 0,51 gol encajado por juego disputado.

Es decir que apenas le transforman medio gol por partido al guardameta internacional chileno. Diestro, de 1,84m y 80kgs, Claudio Bravo ha escrito su nombre con letras de oro en la actual temporada de FC Barcelona, su primer curso en el club. “Claudio Bravo es un jugador con experiencia, da seguridad, es completo en todos los aspectos, tranquilo y bueno con los pies. Nos da las cualidades que necesita un portero del Barcelona. Además, los objetivos a nivel de grupo son los que llevan a los éxitos individuales, y Claudio está más pendiente de que se consigan esos objetivos de equipo, que de ganar un premio individual”, describió Luis Enrique cuando le pidieron una opinión sobre el cancerbero culé y la posibilidad de que éste ganara el Trofeo Zamora al mejor arquero de la Liga 2014-15.

Bravo se hizo grande en la Real Sociedad y llegó al Barça en su mejor momento como profesional y como hombre. Esto se comprueba en la cancha durante cada partido, cuando el meta trasandino hace gala de un extremo grado de concentración en cada una de las escasísimas veces en las que es sometido a una alta presión por parte de los rivales.

Habrá que ver quién gana la pulseada este sábado. Si el italiano, a quien lo único que le falta para coronar una carrera brillante es el máximo título que otorga el fútbol del Viejo Continente a nivel de clubes, o el binomio Ter Stegen-Bravo, quienes recién han sumado los títulos más importantes de sus carreras esta temporada en Can Barça.

Claudio Bravo había ganado antes el Torneo Apertura 2006 en Chile y el Campeonato de Segunda división con la Real Sociedad en 2009-10. La orejona dependerá en buena parte del peligro que logren desbaratar el italiano y el alemán en este apasionante duelo generacional que librarán en el Olympiastadion de Berlín.