<
>

La victoria más difícil de Nadal en Roland Garros

Jugaron 55 batallas. La primera, en un lejanísimo cuartos de final de Roland Garros 2006. La última, hace unos meses en la flamante ATP Cup en Sídney. El duelo tiene como leve dominador a Novak Djokovic por 29 a 26, pero Rafael Nadal se guarda algo particular de una de esas victorias.

"Siempre es especial jugar contra Novak, nadie me hace ir más al límite que él", decía Rafa en conferencia tras vencerlo por 6-2, 3-6, 6-4 y 6-1 en la final del US Open 2013. Unos meses antes, en París, Nadal hacía lo imposible: reaccionar de un 2-4 abajo el el quinto set y derrotar a su némesis por 9-7 luego de más de cuatro horas y media de partido.

Seis años más tarde de ese partido, el mallorquín lo tuvo bien presente. Incluso minutos después de ganarle a Dominic Thiem en cuatro sets y ganar su duodécimo título de Roland Garros. "¿Cuál es el triunfo que más me ha costado? Puede ser la semifinal con Djokovic de 2013. De los 93 partidos que he ganado (NdR: en Roland Garros) es el que he estado más cerca de perder", destacaba en Marca.

Ese año fue especial para Rafa. Venía de estar siete meses inactivo por una lesión en una rodilla, se topó con Nole en seis ocasiones -con tres victorias por lado- y terminó arrebatándole el N°1 del mundo al final de la temporada, en lo que significó el segundo de sus tres ciclos al frente del ranking.