<
>

Hurricanes aprovechó mejor las oportunidades y derrotó a Highlanders 17 a 11

La fecha 5 del Super Rugby Aotearoa comenzó con el duelo más esperado entre el campeón de las últimas tres ediciones, Crusaders y el equipo sensación, Blues. Podés ver el partido, en diferido, el domingo a las 11 por ESPN 3. Por otro lado, Hurricanes se hizo fuerte en Wellington y se impuso sobre Highlanders, también podrás disfrutarlo, en diferido, el domingo desde las 9 por ESPN 3.

HURRICANES 17-11 HIGHLANDERS (Domingo)

El dueño de casa supo aprovechar mejor las pocas oportunidades claras que se le presentaron y, de esta manera, se quedó con una importante victoria sobre Highlanders para seguir de cerca a los punteros: Crusaders y Blues. En la primera etapa, TJ Perenara (28') y Jacobus Van Wyk (36') anotaron los tries del conjunto local, mientras que Jordie Barrett agregó una conversión para cerrar un resultado parcial 12-0. Posteriormente, en el complemento el ritmo de juego bajó y se hicieron más evidentes los errores de manejo (ayudados por el mal clima). De esta manera, a pesar del try anotado por Devan Flanders (48') para Hurricanes, Highlanders pudo levantarse y descontar a través de Aaron Smith (58') y dos penales de Mitch Hunt (51' y 80'). Sin embargo, el conjunto de Dunedin se quedó corto de tiempo y pagó cara la falta de efectividad de los primeros 40 minutos.

CRUSADERS 26-15 BLUES (Sábado)
El equipo local volvió a demostrar que en los momentos calientes, aparece su versión más efectiva para quedarse con los partidos. Blues jugó bien, pero fueron los pequeños detalles individuales que marcaron la diferencia en el marcador. Los tries de Mitchell Drummond (61') y Will Jordan (75'), más un gran partido de Richie Mo'unga tanto dese lo táctico como con su pie con dos conversiones y cuatro penales (28', 31', 48', 67'). Los de Auckland no contaron con la relevancia en el juego necesaria de Beauden Barrett, quien no gravitó al estar nuevamente como fullback. Los tries de Mark Telea (10') y Rieko Ioane (55'), más una conversión y un penal de Otere Black no fueron suficientes.