<
>
2018/2019 Spanish Primera División
  • Saúl Ñíguez (50')

Atlético sigue en la pelea con un triunfo pírrico

MADRID (Paola Núñez | ESPN Digital) -- El Atlético de Madrid se guardó las ganas para Turín. Algo de suerte en un gol de rebote en un penal fallado fue todo lo que necesitó el equipo rojiblanco para sacar la victoria por 1-0 sobre Leganés en el encuentro disputado este sábado en el Wanda Metropolitano.

El Atlético sigue vivo en Liga, pues se mantiene a cuatro puntos del líder Barcelona, pero más en Champions League y con eso en mente saltó a la cancha.

Diego Simeone dio descanso a los titulares Alvaro Morata, Diego Godín, Juanfran y Saúl Ñíguez, que solo jugó en la segunda parte, pensando en el encuentro frente a la Juventus del próximo martes en el que se juega el pase a cuartos de final de la competición europea.

Por el goleador español entró Niko Kalinic y en defensa dio la alternativa al colombiano Andrés Solano. Jugó hasta Vitolo, que solo había salido de inicio en una ocasión en lo que va de 2019, ante el Rayo Vallecano. Un equipo, aún con Antoine Griezmann en la cancha, a gran distancia del titular, si no en calidad, en efectividad, pero lo suficientemente sólido para resolver el trámite frente a un equipo de media tabla sin gran sobresalto.

No esperaba, quizás, toparse con un equipo fortalecido en defensa por una zaga de cinco hombres y que el arquero Andriy Lunin diera argumentos al técnico Mauricio Pellegrino para darle más minutos en la recta final de la temporada.

Pero hasta que el Atlético de Madrid no se encontró con un golpe de suerte, en un tiro desde los once pasos, le fue imposible derribar el muro. En parte porque no suficiente empeño, apenas el necesario para mantenerse a flote, y en parte porque cuando lo hacía, la zaga pepinera los mantenía a raya con bastante más soltura de la que se esperaría de tres hombres que apenas empiezan a compenetrarse, como Tarín, Omerou y Reyes.

Y cuando rompían el cerco Kalinic o Griezmann, que se mantuvo en la cancha 45 minutos antes de irse a 'descansar', Lunin aprovechaba para lucirse con un par de atajadas casi dignas de la portería de enfrente.

Atlético no fue ni para mostrar frustración. Con toda la calma del mundo esperaron a que el trámite se resolviera solo, como sucedió apenas iniciado el segundo tiempo cortesía de Omerou tras un derribo a Ángel Correa dentro del área.

Saúl, que acaba de entrar al terreno de juego, fue el encargado de cobrar desde los once pasos. Le pegó fatal, poniéndosela en bandeja a Andriy Lunin. El ucraniano metió las manos a tiempo para rechazar, pero con tan mala suerte que el balón le cayó en los pies al mediocampista español, que no desaprovechó su segunda oportunidad y puso el 1-0 prácticamente a puerta vacía.

Atlético no quiso más y, como de costumbre cuando se siente 'satisfecho', se replegó para defender su ventaja. Lo hizo con toda la calma, pues el plan del Leganés no preveía más allá de cuidarse las espaldas.

Molestaron poco y nada a Jan Oblak, y en todo caso, esperaron a los últimos minutos del encuentro para intentar sorprender.

Demasiado tarde. No hay equipo que se sienta más cómodo defendiendo una ventaja por la mínima en su casa que el Atlético de Madrid, que cerró el duelo sin sobresaltos y ahora podrá enfocarse en Europa.