<
>

¿Cómo reemplazar al irreemplazable? Qué pasa si James Rodríguez no juega

Ningún colombiano quiere ni siquiera imaginarlo. La posible ausencia de James Rodriguez en el partido más importante de los últimos años es una noticia que llena de preocupación a los hinchas. El número diez es el emblema de la Tricolor y en el único partido que pudo jugar los noventa minutos, ante Polonia, fue una de las grandes figuras. Su influencia es incuestionable y por eso José Pekerman ya está trabajando para reforzar aspectos colectivos que le permitan a la Selección sufrir lo menos posible su baja aún no confirmada pero cada vez más posible.

Como siempre, su situación física es una incógnita y sólo sabemos lo que dijo el parte oficial: "edema menor sin ruptura fibrilar en el sóleo de la pierna derecha". Palabras que no significan nada si no están acompañadas de un plazo de recuperación concreto. La dolencia es similar a la sufrida por Abel Aguilar en el duelo frente a Polonia, que lo dejó afuera del choque contra Senegal y le llevó casi una semana sin entrenarse con normalidad. Por eso, es mejor empezar a pensar el choque con Inglaterra sin James, por más doloroso que sea.

El cucuteño ya faltó al partido debut contra Japón por una fatiga muscular en el sóleo pero de la pierna izquierda. En esa oportunidad, Pekerman decidió jugar con un doble cinco de marca formado por Wilmar Barrios y Carlos Sánchez, con Juan Guillermo Cuadrado, Juan Fernando Quintero y José Izquierdo por delante. No hubo tiempo de ver si la idea iba a funcionar, porque la expulsión de la Roca a los tres minutos condicionó todo el juego. James ingresó en el segundo tiempo pero no estuvo cómodo y no pudo gravitar.

En el segundo tiempo se vio lo mejor de la Tricolor, con el diez como titular y Juan Fer a su lado. Wilmar y Abel Aguilar salieron desde el inicio, pero luego ingresó Mateus Uribe y cumplió una muy buena actuación. La sociedad que forman James y Quintero potenció a Colombia porque el mediocampista de Bayern Munich le quitó responsabilidades y libero al de River Plate. De todos modos, el 20 dejó muy en claro que está capacitado para ser el líder futbolístico del seleccionado.

Si hay una razón por la que Colombia puede estar tranquila es que aún sin James no pierde volumen de juego en la zona creativa. El impresionante trabajo de Juan Fer en estos tres partidos no reemplaza para nada el aporte de James pero sí descarga presiones en el resto de sus compañeros. El ex Nacional y DIM asegura un par de pelotas de gol por encuentro y, aunque no tiene el despliegue del cucuteño sí está en condiciones de asumir su liderazgo con el balón.

¿Cómo debe jugar Colombia contra Inglaterra sin James? La pregunta se la está haciendo el cuerpo técnico y sólo ellos tienen la respuesta, pero sí es posible pensar en las variantes. La línea de cuatro está firme y no será cambiada. Quizás podría ir Farid Díaz por Johan Mojica para ganar marcar y presencia física, pero lo más probable es que jueguen Santiago Arias, Davinson Sánchez, Yerry Mina y Mojica.

Las dudas empiezan en el centro del campo. Sánchez volvió a la titularidad contra Senegal y, aunque no mostró un gran nivel, es indiscutible para Pekerman. En el último partido lo acompañó Uribe, quien tampoco aportó sus mejores virtudes y podría dejarle su lugar a Barrios, con el objetivo de sumar más músculo en el centro del campo, la zona en la que juegan Jesse Lingard y posibilemente Dele Alli. Más adelante Quinter y Cuadrado serán titulares y la incógnita es quién jugará por izquierda, en el lugar de James.

Si Pekerman quiere mantener a cuatro jugadores de ataque es probable que se incline por Luis Muriel, quien lo reemplazó en el choque contra Senegal e hizo un trabajo de mucho desgaste, algo que puede ser vital frente a los extremos ingleses. También podría tener otra chance José Izquierdo, aunque no conformó en el debut. No parece ser el momento de Miguel Borja, mientras que la posibilidad de Uribe sí es concreta, ya que con él gana despliegue e ida y vuelta para liberar aún más a Quintero.

Jugar sin James el duelo de octavos de final es muy complicado pero Colombia ya debe pensar en cómo contrarrestar esa ausencia sin resintir la estructura colectiva. Tiene jugadores como para sufrir lo menos posible la baja de su líder y derrotar a un rival prestigioso pero no imposible. Si pasan, James estará esperando por su vuelta en los cuartos de final.