<
>

Simulación Premier League 2020/21: James conduce a Everton a Europa

James, figura de la simulación de la Premier 2020/21 Getty Images

En su primera temporada en Everton, James Rodríguez jugó 37 de los 38 partidos de la Premier League, marcó 8 goles, dio 9 asistencias y fue una de las grandes figuras del equipo de Carlo Ancelotti, que superó las expectativas al romper la hegemonía del "big six" y finalizar en el quinto puesto, que da acceso a la UEFA Europa League.

¿Ciencia ficción? Puede ser, pero ciencia al fin. Para combatir la ansiedad, esa emoción tan conocida para cualquier fanático del fútbol, ESPN.com decidió realizar una simulación de la temporada 2020/2021 del fútbol inglés con el objetivo de anticipar qué es lo que puede ocurrir en el arribo del crack colombiano a la liga más competitiva del mundo. El resultado fue absolutamente positivo para James y para su equipo.

La herramienta utilizada fue el Football Manager 2020, que ya dejó de ser solo un simple juego y se transformó en un instrumento de trabajo para analistas y profesionales. Se tomaron en cuenta los fichajes realizados hasta el 9 de septiembre por los veinte equipos participantes del campeonato y se decidió que Everton utilizara una formación con cuatro en el fondo, un mediocampo formado por Allan, Abdoulaye Doucouré, Alex Iwobi y James y la dupla ofensiva de Richarlison y Dominic Calvert-Lewin.

La campaña comenzó con el derby de Merseyside contra el campeón defensor Liverpool. El clásico no se tiñe de azul desde 2010 y la racha se mantuvo, aunque el empate 1-1 fue un inicio prometedor para los toffees. El primer gol de James llegó en la cuarta jornada, en la derrota 2-1 frente a Chelsea. Su segundo grito fue en uno de los mejores partidos del torneo, la agónica caída 3-4 contra Manchester City, luego campeón.

Leicester fue uno de los grandes adversarios de Everton en la lucha por la clasificación a Europa. El primer enfrentamiento fue también una de las victorias más festejadas y, por supuesto, tuvo como gran protagonista al colombiano, autor de un gol en la gran victoria 4-3 como visitante. Luego, el número 19 anotó en los empates contra Newcastle (2-2) y Fulham (1-1).

Everton pasó buena parte del campeonato en la zona media de la tabla, un lugar acostumbrado e indeseado para los de Goodison Park, que mostraron sus credenciales de competidores en el momento más caliente, la recta final. Y allí, cuando más se lo necesitó, apareció el talento de James.

El partido clave de esta historia fue, otra vez, contra Leicester. El campeón 2016 llegó a Liverpool en el sexto puesto, mientras que el local todavía deambulaba entre el noveno y el décimo lugar. Entonces, el colombiano dio un verdadero recital, con su mejor actuación del curso. Dos asistencias para Richarlison y Calvert-Lewin y un golazo en el 3-2 final fueron los argumentos contundentes del equipo de Ancelotti, que así demostró y se demostró que podía competir en serio por sus objetivos.

Luego llegaron tres victorias consecutivas: por Premier contra West Brom y Burnley y por la FA Cup contra un adversario pesado: Chelsea. La derrota posterior en el derby frente a Liverpool no lastimó la confianza evertoniana, que creció aún más gracias a un triunfo muy valioso ante Arsenal, uno de los favoritos al título. Pocos días después, la eliminación de la FA Cup a manos de Manchester City tampoco perjudicó las aspiraciones en la liga. En las copas no se repitieron los éxitos ligueros, ya que también se despidió rápido de la Copa de la Liga, ante Norwich.

A cuatro fechas del final llegó el otro triunfo fundamental. Y otra vez James fue figura. Manchester United había hecho una campaña mucho más pobre de la que se esperaba, pero aún daba lucha por la Europa League y en Old Trafford siempre es favorito. Por eso, el 2-0 final gracias a un gol de Rodríguez fue la última muestra de que los intentos de Everton por clasificar a las copas internacionales no eran tímidos, sino potentes y muy reales.

Un triunfo en Brighton con otro gol de James, un empate ante Chelsea y la victoria en la última fecha contra Tottenham, en una especie de muestra final y definitiva de su voluntad por romper el mentado big six, le alcanzaron a Everton para culminar en el quinto puesto, su mejor ubicación desde aquel cuarto lugar de 2004. Además, se destacó como el conjunto con mejor porcentaje de posesión de la Premier, por sobre el Manchester City de Pep Guardiola, el rey histórico de este apartado, y del Leeds de Marcelo Bielsa, la gran revelación del año. No es difícil adivinar la influencia del creador en este éxito.

La estrella colombiana, "el mejor fichaje de la historia", había cumplido aquello para que se lo contrató. Y dejado en claro que el futuro puede ser aún mejor.