<
>

Luis Díaz regresa a Wembley más expresivo en ataque para la final de la FA Cup

Liverpool jugará la final de la FA Cup frente a Chelsea este sábado 14 de mayo en Wembley. Contará con una versión afilada de Luis Díaz para buscar su segundo título de la temporada.

En su primer mes como refuerzo en el mercado de invierno, el colombiano afrontó su primer desafío importante de la campaña. El técnico Jurgen Klopp lo puso titular para enfrentar a Chelsea en el estadio londinense por la final de la Copa de la Liga.

Jugó 97 minutos. El partido fue intenso hasta la definición en penales, ganada 11-10 por los reds tras el 0-0 en tiempo extra. Por la izquierda apuró a los defensores rivales y tuvo dos opciones evitadas por el arquero Edouard Mendy.

Fue campeón. Aceleró su adaptación táctica y física. Convenció al DT de quedarse en el tridente junto con Mo Salah y Sadio Mané. Su actuación consagratoria la tuvo en la segunda semifinal de UEFA Champions League frente a Villarreal.

Fue elegido el jugador más valioso. Marcó gol y la UEFA detalló con números su madurez futbolística en Liverpool. A través de un reporte explicó que “podría decirse que es su habilidad para correr con la pelota lo que está demostrando ser más impresionante, como se destaca cuando recoge el balón a diez metros dentro de su propio campo, gira y luego lo lleva al campo del Villarreal antes de hacer un pase cruzado”.

Luis es más expresivo cuando lleva la pelota. El respaldo de sus compañeros lo potencia. “La lleva hacia adelante diez metros o más en 20 ocasiones. Eso lo deja al mismo nivel que Salah (20 traslados de más de 10 m en 454 minutos) y solo superado por Andrew Robertson (22 traslados en 439 minutos) en Liverpool. Además, su distancia promedio de carga de 6,8 m es la mejor de ese tridente”.

Sobre su gol a los españoles, la UEFA explicó que “con su astuta carrera sorprendió al espacio entre Raúl Albiol y Juan Foyth. Su cabezazo hizo el resto”.

La combinación con los laterales también está sincronizada. Alterna espacios por la izquierda con Robertson y siempre saca provecho de los centros al segundo palo que le envía Trent Alexander-Arnold.

Así llega a su segunda final en Inglaterra.