<
>

Martin Odegaard y su mayor reto ante el Mirandés

play
Una lluvia de chiflidos despidió a Odegaard del Bernabéu (0:23)

El volante noruego que pertenece al Real Madrid anotó el 1-0 para Real Sociedad. (0:23)

BARCELONA -- Martin Odegaard se presenta este jueves ante el mayor reto de su incipiente, aunque ya movida, carrera deportiva afrontando el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey que enfrentará a la Real Sociedad con el sorprendente Mirandés en el estadio de Anoeta.

Recién cumplidos los 21 años y cinco después de que el Real Madrid pagase por su fichaje, en edad juvenil, cerca de 3 millones de euros al Stromsgodset, el centrocampista noruego se ha catapultado como líder de una Real Sociedad a la que llegó cedido por el club merengue tras dos irregulares experiencias en Holanda (Heerenveen y Vitesse) y habiendo transitado sin brillantez en el Castilla, con una efímera aparición en el primer equipo, frente al Getafe en mayo de 2015 y Cultural Leonesa en noviembre de 2016, en que no dejó, precisamente, grandes apuntes.

“En dos años pasé de jugar en juveniles, en mi país, a debutar con la selección y jugar en el Real Madrid. Fue un tiempo bastante loco y tuve criticas muy negativas” recordó Odegaard durante una entrevista, en noviembre de 2019, en que valoró la cesión a la Real Sociedad como un paso definitivo para apuntalar su carrera, cuya mejoría ha sido mayúscula.

Su última actuación en el Bernabéu, con gol incluido y siendo trascendental en la eliminación del Real Madrid en la Copa del Rey, acabó por disparar unas expectativas que ya son generalizadas en el fútbol y a las que ni Zidane ha permanecido al margen. “Desde que comenzó la temporada se le ha visto muy bien, contribuyendo a todo su equipo”, explicó el entrenador francés, que ya tiene claro su reingreso, definitivo, al equipo merengue, quizá la próxima temporada aunque la Real Sociedad querría mantenerlo en San Sebastián hasta 2021.

LA PRUEBA DEFINITIVA
Semifinalista por primera vez desde 2014 (cuando le eliminó el Barcelona), la Real Sociedad busca billete para su primera final de Copa desde 1988 (en la que fue derrotada también por el Barcelona) en el sueño conquistar su primer título desde el título logrado un año antes, en 1987 en que venció en la tanda de penalties al Atlético de Madrid.

La Real, que llegó a esta penúltima ronda del torneo tras eliminar sucesivamente a Becerril, Ceuta, Espanyol, Osasuna y Real Madrid, parte como indiscutible favorita frente al modesto Mirandés, de Segunda División y que disputa por segunda vez en toda su historia la semifinal, después de caer en la edición de 2012 ante el Athletic de Bilbao.

Para el Mirandés el reto es, otra vez, mayúsculo. Después de dejar por el camino a Coruxo, UCAM Murcia, Celta, Sevilla y Villarreal, la ilusión en el conjunto castellano es máxima por ser el primer equipo de Segunda División desde 1980 que logra clasificarse para la gran final de la Copa.

Solo el Betis en 1931 (perdió frente al Athletic), el Sabadell en 1935 (fue derrotado por el Sevilla) y el Castilla en 1980 (fue goleado por el Real Madrid) disputaron una final de Copa siendo clubs de Segunda División. Curiosamente el Castilla era, y es, filial del Real Madrid y su participación en la final provocó que al año siguiente la Federación Española de Fútbol no permitiera a los equipos filiales tomar parte del torneo, circunstancia que se ha mantenido hasta la actualidad.