<
>

Prensa publica pruebas del supuesto amaño en juego Valladolid-Valencia

play
Detienen a jugadores en España por presunto amaño de partidos (2:16)

La Policía Nacional ha iniciado esta mañana una operación contra el presunto amaño de partidos de fútbol en Primera y Segunda División. (2:16)

BARCELONA -- El partido entre el Valladolid y el Valencia, que cerró la Liga con un triunfo visitante por 0-2 que le clasificó para la Champions League, fue amañado, de acuerdo con las grabaciones en poder de la policía española y de las que informó este martes el diario El Mundo.

“Había siete jugadores (del Valladolid) comprados, nada más”, es una de las frases atribuidas a Carlos Aranda, ex futbolista en libertad bajo fianza y considerado uno de los cabecillas de la trama junto a Raúl Bravo en la ‘Operación Oikos’ que investiga la policía.

A pesar de la gravedad de las investigaciones y la sospecha de que hubiera más de media docena de futbolistas del Valladolid implicados en el amaño del partido, se descartaría en principio, según informó la Cadena Cope, el descenso ejecutivo del Valladolid, que podría sufrir una reducción de tres puntos en la clasificación final que no le perjudicaría ya que cerró el campeonato con cuatro puntos más que el Girona, que sí descendió.

Los futbolistas implicados, en caso de probarse su participación, serían multados con sanciones que van de 3 mil a 30 mil euros y una suspensión de su licencia de entre dos y cinco años.

La información publicada por El Mundo apunta que el Juzgado de Huesca posee grabaciones telefónicas de los implicados en la investigación durante seis meses y concluye que “el resultado pactado fue la victoria del Valencia CF en la primera parte y la victoria final del mismo equipo, pronóstico éste que efectivamente se cumplió con la ayuda de jugadores del Valladolid. Por su parte, Carlos Aranda Reina y Raúl Bravo Sanfélix hicieron apuestas deportivas en la línea con el resultado previamente pactado”, de acuerdo con el instructor del juzgado 5 de Huesca.

“Mira, hermano (se refiere una conversación interceptada de Aranda), el Valencia gana la primera parte y la segunda, ¿vale? Escúchame, que gana la primera parte y la segunda. O sea que gana la primera parte y el partido lo gana también; no que gana, que tiene que marcar dos goles en las dos partes, que gana primera y segunda (...). Mira, tú sabes lo que es, no se puede enterar nadie, pero sabes lo que es. Nadie. Nadie es nadie, nadie, ni tus amigos, ni nadie”.

Borja Fernández, capitán del Valladolid, fue el enlace con la plantilla de su equipo y por la que Aranda afirmó irónicamente que “solo” habían acordado el amaño con siete jugadores. Así, Bravo viajó a la ciudad castellana y dos días antes del partido se reunió con el ya ex capitán del Valladolid en un local propiedad del propio jugador, el Bar Corinto.

Durante la misma semana Borja mantuvo un encuentro con “varios jugadores de la plantilla del Valladolid en casa de uno de ellos, Sergio Gotán, Keko, para coordinar el amaño del encuentro”, lo que le habría beneficado al referido Borja con un cobro de 50 mil euros.

EL VALENCIA, LIBRE DE SOSPECHA
La documentación reunida por los investigadores no implica ni al Valencia ni tampoco a su entorno, no apareciendo ninguna conexión y dándose por hecho que el club levantino, que efectivamente ganó el partido por 0-2 y marcando un gol en cada parte, ni tuvo nada que ver en la corrupción ni la conocía.

El beneficio para los implicados, jugadores del Valladolid, sería de tal consideración que el diario El Mundo apunta en su información que la plantilla del club castellano pudo recibir una oferta de prima por parte de un tercero (se supondría que el Getafe o alguien de su entorno) por ganar al Valencia... Y que se rechazó desde Pucela.